Un héroe de la Fuerza Aérea Alemana: Junkers JU 87

Recordado por sus alas de gaviota invertidas y el tren de aterrizaje fijo, el Junkers Ju 87 Stuka fue el bombardero en picado alemán protagonista en la II Guerra Mundial. Este martes con EL TIEMPO.

Redacción Motor

05:00 a.m. 09 de octubre del 2009

Empleado por la Luftwaffe, el Junkers Ju 87 fue diseñado por Hermann Pohlmann, miembro de la armada de Hitler. Su diseño y configuración iniciales fueron tomadas del monomotor K47, que los germanos le vendieron a China en 1928. Ambos tenían el tren de aterrizaje fijo y la tripulación se acomodaba espalda con espalda bajo una cubierta acristalada.

Las diferencias entre el K47 y el 87 eran significativas: que este último contaba con una estructura metálica de revestimiento más resistente y tenía alas quebradas tipo W, también conocidas como 'alas de gaviota invertidas'.

El Stuka (como también era conocido) estaba clasificado como un bombardero 'en picado'. Es el nombre técnico que se les da a los aviones que están diseñados para hacer un picado directamente hacia su objetivo, lo que le da mayor precisión y poco tiempo a la reacción a la defensa antiaérea del enemigo en tierra. Esta técnica era muy común durante la primera guerra mundial.

El primer prototipo, equipado con un motor Rolls Royce Kestrel de 640 caballos, voló en 1935, pero por fallas en la estructura de la cola se estrelló durante la maniobra de picado. Después de este fallido intento, se cambió el motor del prototipo por un Junkers Jumo 210 Ca, con la misma potencia, pero de hélice 'tripala' de paso variable.

Así comenzó a producirse en serie el Ju 87 serie A-0 en 1937. Desde entonces se fabricaron cerca de 200 ejemplares que iban de la serie A-0 a la A-2, modelo este que incorporaba un motor más potente, el Jumo 210DA, de 680 caballos.

Desde 1939, la serie A pasó a ser de entrenamiento y comenzó la producción de los Ju 87 B-1, los cuales incorporaban un diseño mucho más aerodinámico y contaban con un motor con inyección directa de combustible, dos veces más potente (1.200 caballos), que alcanzaba los 550 kph y estaba artillado con dos ametralladoras MG 17 y una MG15, de 7,92 milímetros.

De esta serie se construyeron 5.709 aviones para la Fuerza Aérea Alemana durante la Segunda Guerra Mundial.

Según lo expertos, el Stuka era un avión estable, preciso y muy efectivo, pero muy vulnerable frente a los cazas enemigos. A pesar de esto, su éxito durante la guerra lo llevó a ser parte de las fuerzas aéreas de Italia, Hungría, Eslovaquia, Rumania y Bulgaria, en sus múltiples versiones que pasaron de la A, a la G.

MECÁNICA DE COLECCIÓN
Este martes 13 de octubre adquiera al bombardero alemán Junkers Ju 87, con solo recortar el cupón que aparece en EL TIEMPO, más 10.900 pesos, en centros de ventas EL TIEMPO, expendios o con su voceador de confianza.

Los suscriptores de EL TIEMPO podrán asegurar el paquete completo por 129.000 pesos (envío gratis), llamando en Bogotá al 343 01 02, a la línea nacional 01 8000 112 049 o en la página Web www.eltiempo.com/superavionesdecombate.

El Junkers Ju 87, también conocido como el Stuka, dejó su misión de bombardero en picada para convertirse en Schlachtgeschwaders (alas de ataque a tierra) que eran los aviones de ataque a ras del suelo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.