Un híbrido hecho en Colombia

Investigadores de la Autónoma de Occidente desarrollaron un vehículo híbrido, al que le adaptaron una planta de energía portátil y un motor eléctrico. Es el primer híbrido fabricado en Colombia.

Redacción Motor

05:00 a.m. 11 de diciembre del 2008

Cuando los profesores de ingeniería eléctrica, e ingeniería mecánica de la Universidad Autónoma de Occidente en Cali se dedicaban a pensar en un vehículo que sustituyera las carretillas de tracción animal, prohibidas por la ley 022 desde el 2005, les surgió la idea de un proyecto del híbrido criollo. Los gestores del proyecto son Carlos Hernán Aponte, Roberto de Jesús Vega y José Kenji Watanabe.

En uno de los artículos de esa Ley se pedía a las alcaldías municipales y autoridades competentes, en asocio con el Sena, promover actividades sustitutivas para los dueños de las llamadas 'zorras' en Bogotá y 'carretillas' en Cali. 

Fue entonces que se unieron en los laboratorios de la universidad y comenzaron a trabajar bajo la dirección del profesor Carlos Hernán Aponte, magíster en ingeniería mecánica. En el equipo se sumaron los ingenieros Roberto de Jesús Vega y José Kenji Watanabe.

Inicialmente pensaron en adaptar las partes del híbrido a un Renault 4, luego trataron de hacer un convenio con el Sena e instalarlo en un Renault 9, para entonces, habían descartado el uso del vehículo como una alternativa para sustituir las carretillas por los altos costos y se encaminaron al desarrollo de un vehículo que redujera el impacto ambiental. 

Debido a las trabas que se encontraron en el camino, decidieron realizar el proyecto en su totalidad en los laboratorios de la universidad, y fue así como, luego de dos años, salió de este el 'híbrido serie'.

A este auto se le llama híbrido porque utiliza dos tipos de energía: la térmica, que es la que produce la combustión de combustibles fósiles, y la eléctrica. Tomaron el principio de un vehículo tradicional y le acondicionaron un subsistema de generación eléctrica (una planta de energía portátil alimentada por gasolina).

La tracción del vehículo no la ejerce el motor de combustión interna, sino un motor eléctrico, que es alimentado por la planta eléctrica. La aceleración, por su parte, se produce mediante un driver electrónico, que regula las revoluciones del motor mediante la variación de  frecuencia.

Vega, magíster en ingeniería eléctrica, dice que "escogimos el prototipo de vehículo híbrido tipo serie, con un motor de base termodinámica, que acciona a su vez el generador que produce la energía eléctrica necesaria para accionar el motor eléctrico de tracción. La autonomía de este vehículo en particular la puede determinar la capacidad del tanque de combustible del generador termodinámico".

La reducción en la emisión de gases contaminantes se da porque, al no haber aceleración del motor de energía termodinámica, ésta es mínima.

Tecnología colombiana

Una de las características de este vehículo es que su construcción no es compleja: su fuente de energía es un grupo electrógeno que le suministra energía a un motor eléctrico regulado por un dispositivo electrónico (trifásico) de 4hp, 220 V, un generador de 5.5 Kw. monofásico, un motor de combustión interna de 10 hp y un driver electrónico.

Todo esto montado en un chasís de tubería redonda, acondicionado con sus respectivos dispositivos de maniobrabilidad. Para disminuir el ruido de la planta eléctrica, le acondicionaron un exhosto.

En el proyecto se invirtieron nueve millones de pesos. El profesor José Kenji Watanabe, magíster en ingeniería eléctrica, dice que el vehículo híbrido serie se caracteriza porque la fuente de energía que acciona el motor eléctrico puede ser sustituida por cualquier dispositivo que genere energía y que se tenga a nuestra disposición.

"Pensamos que este es solo un paso para convertir este vehículo en uno totalmente eléctrico, es uno de los retos que tenemos para la siguiente etapa del proyecto", asegura.

Mientras que esto llega el híbrido criollo seguirá siendo exhibido con orgullo en alguna de las ferias de tecnología del país. Si se lo encuentra, acérquese y mírelo, no contamina y es tecnología colombiana.

HISTORIA DE UN VEHÍCULO MENOS CONTAMINANTE
El prototipo del primer vehículo eléctrico se desarrolló en 1839. Para 1912, los pocos carros eléctricos se encontraban en su mayor apogeo en Estados Unidos, pero ocho años después fueron desplazados por los vehículos de motor a gasolina por sus costos y potencia.

Para los años 70, la comunidad ecológica mundial cuestionó fuertemente la contaminación producida por la emisión de gases de los vehículos de combustión interna y se recomiendan los eléctricos, por ser más limpios en términos ecológicos.

Surgió por esta época la crisis de los combustibles fósiles y los fabricantes de vehículos se lanzaron a la búsqueda de alternativas que permitieran la eficiencia energética para disminuir la contaminación ambiental.

Fue en el Instituto de Investigación de Vehículos en la Western Washington Universty de Estados Unidos en donde se empezaron a desarrollar vehículos económicos en combustible y con una baja emisión de gases. Países como Japón y Canadá se unieron a esta propuesta.

En los 90, los fabricantes empezaron a trabajar en un vehículo cuyo performance tuviera dos características: bajo consumo de combustible y menos contaminación. A partir de allí, los fabricantes de vehículos optaron por la alternativa de aumentar la eficiencia energética, combinando la tecnología eléctrica y la de combustión interna. Es así que surgieron los híbridos.

BENEFICIOS DE LOS HÍBRIDOS

Reducen las emisiones de gases contaminantes.
Mejoran la calidad de vida de los seres vivos.
Minimizan el consumo de recursos no renovables.
Incrementan el uso de los recursos renovables.
Favorecen la eficiencia de los combustibles.
No requieren carga externa.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.