La historia del Toyota RAV4: de radical a convencional

Lanzado en 1994, cautivó por su particular diseño y fue precursor de los SUV gracias a su mezcla de cualidades.

Redacción Motor

10:57 p.m. 14 de noviembre del 2014

Luego de la idea inicial concebida por Toyota en 1986, el RAV4 se dio a conocer al mundo en 1994 con carrocería de tres puertas. Estaba montado sobre la plataforma del Corolla, el motor 2.0 de 120 caballos venía del Camry y la suspensión del Celica.

Con su manejo dinámico, este pequeño campero con total confianza respaldaba las siglas de su nombre, abreviación de Recreational Active Vehicle, o vehículo activo recreacional, con tracción a las cuatro ruedas. Al año siguiente se lanzó la versión cinco puertas.

Su particular diseño exterior lo diferenciaba de los demás vehículos y lo hacía inconfundible. Combinando las capacidades de un campero ligero con el manejo y comodidad de un automóvil, se convertiría en uno de los precursores de los ahora populares SUV.

En Colombia lo recibimos en 1995 en ambas carrocerías y a pesar de ser un mercado “tradicionalista” en cuanto a diseño, logró un importante reconocimiento y nivel de ventas. Para el año modelo 1998 recibió un facelift que actualizaba su diseño, y aunque no llegó a nuestro país, se introdujo una versión descapotable.

La llegada de nuevos competidores a este segmento llevó a que Toyota presentara en el 2000 la segunda generación del RAV4. A pesar de tener un 70 por ciento de componentes propios y mostrar una clara evolución, su diseño radical comenzó a perderse, fenómeno que acrecentaría con la introducción de la tercera generación para el año modelo 2006.

A pesar de haber perdido la esencia y apariencia del primer modelo, en su actual cuarta generación el RAV4 sigue siendo un vehículo muy completo, capaz y por supuesto confiable.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.