Historia del Zastava 750: el "Topolino" criollo

Resolviendo el desafío de crear un carro pequeño, de bajo peso, precio y para cuatro personas, en 1953 el ingeniero Dante Giacosa presentó ante el presidente de Fiat la primera versión del Fiat 600.

Redacción Motor

07:10 p.m. 19 de diciembre del 2014

El modelo definitivo se presentó en el Salón de Ginebra de 1955, marcando 585 kg y equipando un pequeño motor de 633 cm3 con 21.5 caballos, que junto con la transmisión de cuatro velocidades y el diferencial, se montó atrás para favorecer el espacio interior.

Su éxito fue rotundo, con 2.591.000 unidades fabricadas hasta 1969, sin contar las variantes de SEAT y Zastava, que eran filiales de Fiat.

A través de Corauto, en 1964 llegaron a Colombia 100 unidades del Fiat 600 D, y al año siguiente, la compañía Barreiros trajo de España 150 unidades del SEAT 600.

Al día de hoy son pocas las unidades que sobreviven del “Topolino” italiano, mientras que de su contraparte española ya parecen no haber. Es por eso que el gran representante de este modelo en Colombia es el Zastava 750, que inicialmente llegaba desde la planta yugoslava de Kragujevac.

Gracias a la gran acogida que seguía teniendo este modelo, en 1977 comenzó su ensamble local en la CCA con partes traídas de Yugoslavia, labor que se extendió hasta 1979 e incluso los años posteriores, a un menor ritmo.

A pesar de sus conocidos problemas de recalentamiento y el no muy favorable trato de algunos dueños, el “Topolino” sigue siendo un vehículo reconocido y querido por muchos colombianos.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.