Y usted, ¿ya hizo bien sus cuentas para comprar carro nuevo?

Por estos días, cuando se acerca la tan esperada 'prima', concesionarios y bancos ofrecen llamativas formas de financiación. Hay por ejemplo una que dice: "su carro desde 9.990 pesos diarios".

Redacción Motor

04:47 p.m. 27 de mayo del 2011

Obviamente, para quien va en la buseta y desde allí observa el aviso en la vitrina, y en la vitrina el carrito de sus sueños, su primer carrito, esta es una oferta que empieza a darle vueltas en la cabeza. "Con lo que me gasto en buses y taxis...y si hago un esfuerzo... tal vez puedo". 

Y es probable que una persona gaste menos, pero la realidad de esas ofertas es que son una estrategia de ventas. "Nadie paga un crédito diario, el costo de administración del crédito es tan alto que no funciona", afirma Ricardo Ávila, director del diario Portafolio. 

Para que se den estas oportunidades se han conjugado en el país varios elementos. Carros a precios llamativos, hay liquidez, la inflación sigue baja,  una pequeña baja en las tasas de interés y lo más importante, el aumento en el plazo porque la cuota mensual es más baja. 

Para los bancos es un buen negocio pues tienen la plata prestada más tiempo, y para la gente, "si la cuota es menor, comparativamente, por la misma plata tiene acceso un carro mejor, o la gente que no tendría acceso en condiciones normales tienen acceso por cuenta de esas facilidades", explica Ávila. 

El banco está protegido 

Para dar estas atractivas facilidades el banco o las entidades de crédito están protegidos. El problema es cuando la persona 'se cuelga'. El cliente ha dado una cuota inicial y en un crédito a cinco años o 72 cuotas, estaría pagando un 18 por ciento del crédito cada año. 

"El banco está relativamente protegido, ellos han hecho sus cuentas, tienen las tablas de depreciación del bien, de tal manera que ellos siempre van a tener un margen, y si una persona se cuelga, van a recuperar su dinero. Obviamente el negocio de los bancos es que la gente les pague, no que la gente se atrase y quedarse con los carros, ahí estarían en líos", explica Ávila. 

Y así como los bancos 'leen'  las señales de la economía, usted también debe leer otras señales. Y tener en cuenta la estabilidad laboral y la capacidad de pago, entre otros aspectos. 

Pero otro punto clave es examinar a futuro en realidad cuánto le costará tener el carro de sus sueños. El valor de la gasolina, y los mantenimientos de rutina como cambios de aceite y filtros, impuestos y seguros que son más o menos estables durante los primeros 2 o 3 años de uso del carro. 

De ahí en adelante, ya hay que ir pensando en gastos que implican más plata del presupuesto mensual. Cambio de llantas, amortiguadores, batería y otros elementos que cumplen su ciclo vital cuyas facturas 'descuadran' las cuentas iniciales. 

Ahora, tenga en cuenta lo siguiente: Si compró un auto de 21 millones de pesos, pagó el 10 por ciento de cuota inicial (2 millones 100 mil pesos), y le financiaron el resto (18 millones 900 mil pesos), al final del crédito (de 72 cuotas de 461.651 pesos), usted habrá pagado más de 33 millones de pesos.  

La otra cuenta, también muy dolorosa, es que el carro -para dar un ejemplo genérico y que en algunos casos puede ser más alto- se deprecia un 15 por ciento en el primer año, y de ahí en adelante, un 10 por ciento cada año. Así, si el auto es bien reputado en el mercado y está en buenas condiciones podría costar a los cinco años unos 11 millones de pesos.  

En conclusión, al final del día usted tendrá más carro que plata. ¿Le cuadran las cuentas?

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.