La Honda CR250, una clásica del 'cross', llega a la Colección Mitos de Dos Ruedas

Esta joya mecánica nació a principios de los años 70 y llegó equipada con un motor dos tiempos de 250 centímetros cúbicos, el cual la hizo brillar entre las motos de su categoría.

Redacción Motor

01:18 p.m. 22 de noviembre del 2013

Pocos modelos de motos logran permane­cer en el mercado durante décadas y se convierten en referentes de una marca, dentro de un determinado segmento.

Con un diseño simple que remite de manera inequí­voca al estilo de las clásicas motos de ‘cross’ con un motor de dos tiempos y una confiabilidad inusitada, la CR comenzó a fabricarse a principios de los 70 y se man­tuvo hasta hace pocos años, entre las más populares.

El primer prototipo fue construido en 1971, pero el primer modelo que se construyó en serie estuvo ter­minado a finales de 1972, y comenzó a venderse al año siguiente.

Una de las unidades más elogiadas a lo largo de la historia es la que se fabricó a principios de 2000. El chasis de aluminio fue uno de sus puntos más sobresalientes. Liviano y muy rígido, se destacó por su comportamiento a la hora de encarar curvas y con­tracurvas, que además le permitía salir bien afirmada, para después aprovechar la potencia del motor.

Además del chasis una de las principales virtudes de la CR250, es el rendimiento de su motor de dos tiempos con una entrega de potencia progresiva, que se notaba a las 1.700 rpm y que brilla por encima de las 7.000.

En cuanto a su confiabilidad, tiene las características comunes a la fabricación japonesa en general y a las virtudes de Honda en particular. La CR es una clásica que conquistó a varias generaciones de aficionados a las motocicletas.

Reclame mañana la Honda

Para obtener la CR250, recorte el cupón que circula mañana con EL TIEMPO, más 13.900 pesos, y reclámelo en librerías, almacenes de cadena, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO Casa Editorial.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.