Honda presentó la motocicleta CBF 150 que viene a competir con la Pulsar en el segmento deportivo

La marca japonesa pone un punto alto para sus competidores gracias a la buena relación entre calidad y precio de su nueva máquina.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

La motocicleta viene a ocupar el segmento Sport (cilindradas entre 150 y 200 c.c.), un renglón en el que se posicionó con fuerza hace un par de años la Pulsar, de Bajaj, modelo al que le viene a competir con muchos argumentos y un buen precio.

Para este modelo se realizó un desarrollo de cuatro años luego de los cuales acumuló todo el diseño y la alta tecnología de las motos Grand Prix de la marca japonesa. La mayoría de sus componentes son fabricados en la planta Honda de India, origen también de su más directa competidora, y será ensamblada en el país.

Dentro de las principales novedades tecnológicas con las que cuenta está el sistema de monosuspensión, que es tomado de las motocicletas de alta competencia, y que ofrece mayor estabilidad y maniobrabilidad en las frenadas.

También cuenta con el sistema AMI (Advanced Microprocessor Ignition) que le da una mejor relación entre aceleración y economía de combustible, por lo cual no solo hace de 0 a 60 kph en apenas 5 segundos, sino que también le permite un impresionante rendimiento de 160 kilómetros por galón en la ciudad.

Como la mayoría de motores de Honda, es un cuatro tiempos de 150 c.c., como mandan las actuales normas ecológicas a nivel mundial, que entrega 13.3 caballos de potencia.

Dentro de los accesorios cuenta con rines de lujo, llantas con una ayuda de autorreparación en caso de pinchazo, luces bifocales, tanque ergonómico y un stop trasero con un excelente diseño.

Su precio de introducción es de 5¿890.000 pesos, por lo cual llega con la energía necesaria para pelear por un buen lugar en un segmento en el que se venden 30 mil motocicletas cada mes.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.