'Huecografía' de las calles del norte de Bogotá

Tres de las principales vías del norte de Bogotá (Carrera Séptima, Avenida 19 Y Avenida Novena), están deterioradas. Recorrido.

Redacción Motor

04:35 p.m. 09 de diciembre del 2011

Transitar por vías como la Avenida Séptima, la Avenida Novena o la Avenida 19, tres de los principales corredores viales del norte de Bogotá es toda una odisea.

A pesar de que hace poco fueron repavimentadas, enormes cráteres atraviesan las calzadas y en muchos casos, los dos o tres carriles se reducen a uno, haciendo no solo más lento el tráfico sino causando cuantiosos daños a todo tipo de vehículos.

El domingo pasado, la ambulancia que transportaba a uno de los pilotos accidentados en las 6 Horas de Bogotá, perdió dos de sus llantas al coger un hueco en la calle 121 con Séptima. Al paciente hubo que pasarlo a otra ambulancia.

Lo que la ciudadanía no entiende es cómo vías de vital importancia para el tráfico de la ciudad se dejan deteriorar de esta manera.
Tampoco se entiende que si el Instituto de Desarrollo Urabano (IDU), supuestamente 'monitorea' la 'malla vial', no haga una labor preventiva y oportuna; ni mucho menos, que vías que fueron 'arregladas' vuelvan a presentar los mismos problemas. 
 
 
'Paso a un carril' por la Avenida 19
Por la Avenida 19, entre las calles 161 y 127, no se puede andar en línea recta.
 
En zig-zag, atravesándose en la calzada o haciendo mil maniobras con el timón, es la única forma de conducir un vehículo por la Avenida 19, una de las vías más importantes del norte de Bogotá.
Ls problemas empiezan en la calle 161 donde confluye el tráfico del norte y el oriente. Por ahí pasa casi todo el transporte público que viene de la autopista y va hacia Unicentro, El Chicó, Chapinero y el centro.

Esa es razón más que suficiente para que el IDU o quienes tienen a cargo su mantenimiento estuvieran más atentos a reparar los daños que ocasiona el invierno y el alto flujo de vehículos.
En esa zona hay verdaderos cráteres que tienen unos hermanos más adelante, sobre todo, en cruces importantes como las calles 159, 153, 145, 142 y 134.

Los huecos tienen profundidades de entre 20 y 25 centímetros que hasta los buses y busetas los pasan con gran dificultad.
Entre las calles 153 y 147, en sentido norte-sur, prácticamente la vía se reduce a un solo carril por el mal estado de la calzada; inluso, algunos de los huecos atraviesan toda la calzada.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.