Nissan IDS, el primer vehículo autónomo de su tipo

Este carro cargado de tecnología fue la nota central de la exhibición de la marca japonesa en el reciente Salón del Automóvil de Tokio.

Revista Motor

05:56 p.m. 17 de noviembre del 2015
El futuro llegó a Nissan

El futuro llegó a Nissan

Sus virtudes estéticas saltan a la vista, pero lo realmente importante está de puertas para adentro: es el primero de su tipo que se mueve solo y el llamado a masificar una tecnología que cambiará la relación del conductor con su carro.

¿Cómo convertir el vehículo en socio del conductor y ya no en su subalterno? ¿Cómo hacer que se integre a la sociedad como un actor inteligente de las vías y no como una simple herramienta de movilidad? Son las dudas que están respondiendo los ingenieros del Centro de Tecnología de Nissan en Japón para atender el llamado del primer ministro de ese país, que les pidió a esta y a las demás marcas automotrices niponas tener solucionada la conducción autónoma para el 2020, cuando se celebrarán los Juegos Olímpicos en Tokio.

El futuro llegó a Nissan

El futuro llegó a Nissan

Su respuesta inicial es este conceptual, bautizado Nissan IDS y pensado desde ceros como vehículo autónomo. No se trata, pues, de la adaptación de un modelo existente de la marca, sino de un carro con su propia personalidad, alérgico a los errores humanos y amable con su entorno, gracias a que fue concebido bajo el concepto ‘Together, we ride’ (juntos nos movemos).

Esta filosofía involucra no solo las ayudas tecnológicas propias de este tipo de conducción. Intervienen también factores como el diseño de la carrocería, los materiales con que fue fabricada cada una de sus piezas (incluida la fibra de carbono), el estilo y el confort de la cabina y la eficiencia de las nuevas energías que se están imponiendo en el mundo automotor, en este caso, la electricidad.

De entrada, los ingenieros niegan tajantemente que se trate de un robot. Para conducirlo –dicen– es indispensable la intervención del ser humano, pues es él quien lo programa y es a él a quien se adapta el vehículo cuando descubre sus gustos de conducción. No es robot porque el conductor puede elegir si quiere estar al volante o si prefiere que el IDS lo lleve con bien de un punto a otro. No lo es, simplemente, porque alguien tiene que prenderlo y apagarlo.

El futuro llegó a Nissan

El futuro llegó a Nissan

La ventaja aquí es que lo hace con toda seguridad. Según los investigadores de Nissan, el 93 por ciento de los accidentes en el mundo los provocan las malas decisiones de quienes conducen los vehículos. El IDS es inmune a esa estadística, gracias a que está dotado de una serie de sistemas que detectan cuanto peatón, carro, bicicleta, camión o perro interviene en su recorrido y toma siempre decisiones inteligentes y ajustadas a las normas viales.

Esto lleva al gran obstáculo que enfrentará esta tecnología: la ciudad a donde llegará. Por lo pronto, Nissan está realizando experimentos en carreteras y autopistas de Japón, y en Silicon Valley (Estados Unidos), en donde Google prueba también su ‘androide’. Es un lugar ideal porque allí los carros paran cuando el semáforo está en rojo, el peatón cruza por las cebras y las bicicletas circulan por las ciclorrutas.

El futuro llegó a Nissan

El futuro llegó a Nissan

Distinto es en Sao Paulo (Brasil), a donde pretende aterrizar con sus experimentos autónomos, para los cuales se eligieron ya varios cruces en donde el comportamiento es diametralmente opuesto.

¿Se adaptará el IDS a ese desorden, que es muy similar al nuestro? La respuesta está en la cultura vial, según lo dicho por los ingenieros del IDS. “El reto no es cómo hacer para que estos vehículos se adapten a la sociedad, sino cómo hacer para que la sociedad se adapte a estos vehículos”.

El futuro llegó a Nissan

El futuro llegó a Nissan

El Nissan IDS ya está listo para el reto, pues fue dotado de ayudas visuales para peatones y ciclistas, como luces ledes ubicadas a lo largo de la carrocería, llamados “indicadores de intención” por Nissan, que les avisan a los demás actores de la vía qué piensa hacer a continuación. También despliega un letrero luminoso, ubicado en el panorámico delantero, en donde le advierte al peatón que cruza por la cebra su intención de circular por allí.

Pase lo que pase con la conducción autónoma, lo innegable es que ya llegó a un país en donde la industria automotriz está cambiando a paso de vencedores, pero sin negar que lo que aun rueda lo seguirá haciendo por muchos años más. En eso coinciden los presidentes de las diferentes casas automotrices japonesas, que no ven problemática la interacción entre todas las tecnologías existentes, como la eléctrica, la híbrida y la de combustión interna.

El futuro llegó a Nissan

El futuro llegó a Nissan

La conducción autónoma, en cambio, “es un desarrollo que debe ir paso a paso, pues requiere condiciones especiales para su masificación. El concepto del IDS es disfrutar durante el desplazamiento, es la prueba de que la máquina es capaz de conducir un vehículo mejor que un ser humano”, dijo el director de diseño de este proyecto, Mitsunori Morita, en el marco del Salón de Tokio 2015.

El futuro llegó a Nissan

El futuro llegó a Nissan

Inmune a la mala conducción

Radares, cámaras y escáneres forman una especie de escudo alrededor del vehículo y le permiten al IDS estar atento a los obstáculos de la vía para tomar decisiones ajustadas a las normas de tránsito para evitar encuentros desagradables con otros actores de la vía. Una pantalla ubicada en el panorámico saluda al conductor cuando este lo saca del parqueadero o el garaje a través de una aplicación del teléfono móvil, y se comunica con los peatones con frases como “Después de usted”.

El futuro llegó a Nissan

El futuro llegó a Nissan

Cabina inteligente

Conducirlo o no es una decisión que se puede tomar mientras el IDS circula con solo presionar un botón ubicado en todo el centro del volante, que le da la orden a este de esconderse y desplegar una pantalla de mando a través de la cual el ‘humano’ accede a todo tipo de información, desde la ruta, el clima o el tráfico, hasta la ubicación de un restaurante o la casa de un amigo. Los asientos también se mueven de manera tal que los cuatro ocupantes quedan integrados, como en una sala.

El futuro llegó a Nissan

El futuro llegó a Nissan

DATOS

1.388 milímetros de espesor tiene la muy liviana carrocería de fibra de carbono del IDS, con un diseño que incluye vórtices para suavizar el flujo de aire que lo hacen muy aerodinámico.

35 millones de personas mueren en accidentes de tránsito cada año, 90 por ciento de las cuales pertenecen a países emergentes como el nuestro, según la asociación japonesa de automóviles. La conducción autónoma reduciría dramáticamente esa cifra.

La estrategia de Nissan está en los vehículos de cero emisiones a la atmósfera, y para ello están mejorando los motores, las baterías y los convertidores de sus vehículos eléctricos para venderlos masivamente, en un corto plazo, al lado de los de combustión interna.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.