Improvisación y confusión en el Código Nacional de Tránsito

El caso más elocuente es el de las licencias de conducción. En los últimos dos años se han expedido tres normas distintas.

Redacción Motor

08:55 p.m. 03 de agosto del 2012

El 16 de marzo de 2010 empezó a regir la Ley 1383 que fijó un plazo de cuatro años, es decir, hasta marzo de 2014, para que todos los colombianos tuvieran una licencia de conducción única nacional, con unas especificaciones técnicas y de seguridad especiales que serían definidas por el Ministerio de Transporte.

La obligación de esa cartera era entonces, definir la ficha técnica, los mecanismos de control y que la licencia tuviera entre otras características, aparte de los datos del usuario, "un código de barra bidimensional u otro dispositivo electrónico, magnético u óptico con los datos del registro que permita la lectura y actualización de éstos".

En junio de 2011, la Ley 1450 indicaba que a partir de su promulgación se fijaban 48 meses para el cambio de las licencias, es decir, hasta junio de 2015. Y señalaba "Que quien actualmente sea titular de una licencia de conducción, que no cumpla con las condiciones técnicas establecidas en el presente Artículo (que son los mismos de la Ley 1383) y en la reglamentación que para tal efecto expida el Ministerio de Transporte, deberá sustituirla..."

Pero nada de eso ha pasado, (nadie en Colombia tiene una licencia con esas características) y hoy no se sabe cuándo se cumplirá la Ley y empezará el proceso para cambiar las licencias. Para rematar, en enero de este año el Gobierno expidió el Decreto Ley 019 que amplió la vigencia de las licencias de conducción para automóviles particulares a 10 años para los conductores menores de 60 años.

La situación es tan enredada y confusa que el año pasado, el Ministerio de Transporte dijo que "todos los formatos (de licencias de conducción) deben ser aceptados, incluso los vencidos, pues ahora las licencias de conducción son a término indefinido...

Mientras no se haga efectiva la nueva normativa, los anteriores pases son válidos, porque no se le puede trasladar al usuario una responsabilidad del Estado", explicó Jorge Carrillo a este diario el 18 de junio del año pasado.

Gracias a la falta de gestión del Ministerio hay una enorme confusión entre los usuarios, y hay 'vivos' que quieren pescar en río revuelto para que la gente acuda a cambiar sus licencias. Incluso a través de correos electrónicos virales (Ver recuadro).

RECUADROS:
Los que quieren pescar en río revuelto
Por la confusión creada por el Ministerio de Transporte, los conductores no saben qué hacer con sus licencias, y entre tanto, la Policía hace 'su agosto' poniendo comparendos y otros 'vivos' se aprovechan de la situación.

Como se sabe, algunos organismos de tránsito les expiden a los usuarios licencias de conducción de categoría C1, que es para servicio público, cuando debieron entregar una de categoría B1.

Aquí hay dos problemas serios, el menos grave es que la licencia de categoría C1, por ser de servicio público debe renovarse con más frecuencia y eso significa sacar más plata de su bolsillo, pero lo realmente grave es que si la persona se ve involucrada en un accidente y tiene una licencia de estas, así conduzca un auto particular, las sanciones son más altas, por ejemplo, si conduce en estado de embriaguez.

Por esta razón en los cursos pedagógicos están recomendado 'cambiar esa licencia' para evitarse problemas.

Los 'vivos' de algunos CDA
A esta Sección han llegado consultas de varios lectores acerca de la revisión técnico mecánica. Algunos 'vivos' de centros de diagnóstico automotor están llamando muy amablemente a sus clientes a recordarles que se les vencerá la revisión técnico mecánica.

Es una treta para pescar incautos, pues el Decreto Ley 019 estableció que la primera revisión para los carros nuevos debe hacerse a los seis años contados a partir de la fecha de matrícula inicial. Además, la Policía de Tránsito tiene instrucciones precisas sobre este caso.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.