El infaltable de la colección de Autos Clásicos: el VW Escarabajo

Ferdinand Porsche fue el genio creador de este 'medio huevo con llantas', un hito del diseño, cuya construcción fue encargada por Adolfo Hitler.

Redacción Motor

05:00 a.m. 24 de octubre del 2008

La colección 'Autos Clásicos' de EL TIEMPO y la revista Motor redondea la primera media docena de entregas de carros a escala -el próximo jueves 30 de octubre- con uno de los más consentidos de la historia automovilística mundial: el escarabajo.

El ingeniero Ferdinand Porsche empezó a 'cranearse' este 'Käfer' (cucarrón) en 1934, siguiendo los lineamientos de Adolfo Hitler: que fuera cómodo para la familia, fácil de maniobrar, de mecánica sencilla y durable.

En resumen, debía ser un verdadero 'auto del pueblo'  ('volkswagen'), refrigerado por aire, con un consumo de no más de seis litros por cada 100 kilómetros y una estructura capaz de resguardar a los pesados germanos.

De ahí su redondez: entrar y salir de un automóvil tan pequeño, pero de techo plano, no era tan fácil como hacerlo de uno redondo. Ese diseño fue tan exitoso, que se mantuvo hasta 2003, año que se construyó el último 'Käfer' en la planta de Puebla (México).

En 1938 se presentó la Serie 38 del Volkswagen escarabajo y, en agosto 1945, terminada la II Guerra Mundial, se oficializó el primer encargo masivo de unidades (20.000), fecha considerada como el nacimiento oficial de este pequeño gran clásico.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.