Se intensifica el apagón comercial de los vehículos eléctricos en EE. UU.

En menos de un mes ya son dos los fabricantes que se retiran del mercado, haciendo dudar a los expertos del desafío lanzado por Barack Obama de colocar un millón de estos vehículos hasta el 2015.

Redacción Motor

10:16 p.m. 15 de mayo del 2013

Siguen siendo altos los obstáculos que los fabricantes de vehículos eléctricos encuentran en el mercado estadounidense. Algunos de ellos se mantienen en la cuerda floja sin alcanzar el volumen de las ventas que se requieren para cubrir los costos fijos y variables de su negocio, y otros, en casos más puntuales, decidieron dar un paso al costado y retirarse del mercado antes de colapsar financieramente.

En tan solo el mes de abril, dos fabricantes debieron rebajar sus pretensiones, haciendo dudar a los expertos del desafío lanzado por Barack Obama de colocar un millón de estos vehículos en el mercado en menos de dos años.

Es el caso de Coda Automotive, una de las jóvenes empresas más prometedoras del rubro del vehículo eléctrico, se tuvo que declarar en quiebra durante el cuarto mes del año (Ver nota anexa). Y Fisker Automotive, en crisis financiera desde hace meses, anunció el despido del 75 por ciento de sus empleados, haciendo presagiar también una bancarrota (Ver nota anexa).

Por su parte, el fabricante de automóviles de lujo Tesla, mantiene las vehículos de sus eléctricos en el mercado, así como los grandes del sector, General Motors o Nissan, pero el panorama tampoco es muy brillante que digamos. Pocos expertos creen posible alcanzar el objetivo lanzado por Obama: colocar un millón de estos vehículos en el mercado estadounidense en dos años.

Mike VanNieuwkuyk, de JD Power and Associates, dice que cada vez más personas saben que existen "pero pocos hablan de comprar". Según un informe de JD Power y LMC Automotive, la venta de estos vehículos aumentó a 0,08 por ciento del mercado en 2012 y espera llegar a representar apenas 0,47 por ciento en 2015.

Sólo el 3 por ciento de los encuestados dice que su próxima compra probablemente será un eléctrico. Para VanNieuwkuyk, los consumidores se frenan por la pequeña cantidad de estaciones de recarga, la poca autonomía y el alto costo, mientras que paralelamente los vehículos de gasolina "mejoran".

Jason Kavanagh, de la firma Edmunds.com, estima que los autos totalmente eléctricos no superarán el 1 por ciento del mercado estadounidense hasta 2040, debido a la autonomía y a la necesidad de demasiado tiempo para recargar la batería. Además, y esto parece ser lo más importante, la red eléctrica de Estados Unidos no podría soportar la carga de un gran número de vehículos, para lo que "haría falta una gran cantidad de pequeñas plantas de energía nuclear".

Chevrolet redujo la producción de sus Volt el año pasado debido a la baja demanda y está trabajando en una versión más barata. Toyota y Honda también han rebajado sus expectativas para el mercado estadounidense. El director general de Chrysler, Sergio Marchionne, declaró recientemente que su empresa perdió 10.000 dólares por cada uno de sus Fiat 500 eléctricos vendidos en California.

Pero no todo oscuro para el mercado
No todo son malas noticias, sin embargo. Tesla Motors recibió por primera vez ganancias en el primer trimestre, con 11 millones de dólares, o sea, 83 por ciento más que en el trimestre anterior. Tesla cuenta con su Model S, de una autonomía de 300 kilómetros y que puede llegar a costar hasta 60.000 dólares, bien valorado por los consumidores.

Nissan vio las ventas de su línea eléctrica Leaf superar las 5.000 unidades en el primer trimestre, superando al Volt de Chevrolet. Para Brett Smith, del Centro de Investigación Automotriz en Ann Arbor, Michigan, el entusiasmo por la idea por lo menos ha impulsado la investigación. Para Kavanagh, de Edmunds.com, los carros híbridos, de gasolina y electricidad, serán los grandes ganadores y sus ventas aumentarán "porque tendrán más autonomía y serán más económicos".

Con información de agencias.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.