Jueves de Mecánica: 10 consejos para conducir bajo la lluvia y qué hacer si su carro naufraga

Una vez más las lluvias volvieron y con ellas se dificulta el tránsito y aumenta el riesgo de accidentes. Siga estos consejos para circular con seguridad y tratar de proteger un auto de las aguas.

Redacción Motor

05:52 a.m. 30 de octubre del 2014

Aunque este artículo es, literalmente, un 'llover sobre mojado' y de mecánica como tal tiene muy poco no sobra recordar algunos consejos que aunque parezcan obvios pueden ser de gran utilidad a la hora de enfrentar los poderosos aguaceros que por esta época están cayendo en las principales ciudades del país.

1. Con la lluvia se reduce la visibilidad. Esta obvia pero a veces subvalorada situación se convierte en el principal peligro de las temporadas invernales. Ante un diluvio se diluyen los peatones y motociclistas que están más preocupados por escampar que por lo que sucede a su alrededor. Por eso, en vez de correr como estos últimos, levante el pie derecho del acelerador en proporción directa a la intensidad de la lluvia.

2. Los huecos desaparecen. Algunos de los elementos que más se dañan en la temporada de lluvias son las llantas, los rines y las piezas de la suspensión, todo ello gracias a que el agua empozada crea 'lindos espejos de agua' bajo los cuales casi siempre (desconfíe, es siempre) se encuentra oculto un hueco. La solución es de nuevo reducir la velocidad, hacerse ver con las luces de parqueo si tuvo que detenerse para pasarlo y estar atento adelante pues a veces los carros afanados nos van mostrando dónde se encuentran.

3. El hidroplaneo o aquaplaning. Sobre algunas superficies se forma una capa de agua muy fina sobre una zona muy grande que la mayoría de veces no se ve sino cuando ya se está encima. Este es de los peores obstáculos bajo la lluvia si se conduce a alta velocidad pues hace que el carro pierda adherencia y que las llantas 'floten' por lo que el carro se queda sin dirección. Si el carro no tiene llantas nuevas, y ojalá de una buena marca y referencia, lo mejor es que no corra, no sea terco y evítese un mal momento.

4. Si el carro patina. Evite frenar en 'seco' y mantenga ambas manos sobre el volante. Si el derrape es leve, trate de corregir en ambos sentidos con el timón sin tocar ni el freno, ni el acelerador. Si el derrape es fuerte, gire le timón hacia la misma dirección en que están derrapando las ruedas traseras. Al enderezar, gire de nuevo hacia el sentido contrario, hasta enderezarlo por completo.

5. Las lagunas. Por lo general el 80 por ciento de las personas las vemos y casi ese mismo porcentaje las esquiva o pasa muy despacio, pero nunca falta el que no las vio o que le dio lo mismo pasar a toda velocidad. Para estos últimos el problema consiste en que con la misma fuerza que desplazan el agua hacia el exterior (esa inmensa ola que a veces se alza contra los peatones y otros vehículos) también se 'inyecta' hacia el motor y muchas veces moja partes eléctricas por lo que a los pocos metros termina la feroz estampida de estos bólidos.

6. Cuando el carro se apaga. Esto sucede porque se mojó el sistema eléctrico. En este caso, no intente prenderlo, pues se puede descargar la batería. Lo mejor es bajarse, abrir el capó, tratar de secar los conectores con un trapo seco y esperar a que salga el agua por completo. Una vez se haya secado el motor, intente prenderlo.

7. Preparado para el naufragio. Si la lluvia no cede y es deficiente el sistema de alcantarillado se irá creciendo el nivel del agua hasta que pueda ingresar por el tubo de escape. En estos casos en los que ya se sienta el 'agua al cuello' lo mejor es pasar los charcos con el pie rozando con delicadeza el acelerador, muy despacio y siempre a velocidad constante, para que el carro pueda salir adelante sin problemas y al mismo tiempo para que la emisión de gases expulse el agua que intentó colarse. Este es un truco clásico de los expertos en 4x4, aunque la mayoría de ellos prefieran instalarle a sus camperos los esnórquel que les garantizan pasar incluso por ríos.

8. Si ya salió del agua. Una vez superado el charco lo más importante es 'secar' los frenos por lo que se recomienda tener ligeramente presionado este pedal mientras se avanza o irlo 'bombeando' suavemente. También se aconseja pasar los charcos con el pie izquierdo puesto en el freno para que se reduzca la cantidad de agua que puede acumularse entre las pastillas y el disco.

9. No a la grasa. Para que pueda seguir adelante, de nuevo haga lo que esté a su alcance para mejorar su visibilidad. Por eso es recomendable en esta época mantener los vidrios impecables principalmente en el interior, libres de la grasa que es el principal enemigo cuando se empañan. A veces los productos líquidos desengrasantes para cocina son muy eficientes a la hora de mantenerlos sin 'rastros de grasa'.

10. El aire acondicionado está de su lado. Este sistema es el más efectivo para eliminar el empañamiento, pero si su carro no tiene, no se preocupe que con el sistema básico de calefacción puede solucionar el problema. Oriéntelo hacia el panorámico y utilice el aire que contiene la cabina del carro, no el del exterior, y póngalo a trabajar al máximo.


Aliste su carro


- Los frenos: hágalos revisar. Los expertos recomiendan cambiar pastillas cada año, pero en época de invierno es mejor estar seguros de que todo anda en orden.

- Las plumillas: el invierno es la oportunidad para saber con exactitud su eficiencia, aunque ésta depende también de su limpieza. Antes de comprarlas nuevas, límpie bien las que tiene su carro.

- El depósito de agua: el agua permite combatir la suciedad y las salpicaduras que sufre el parabrisas, siempre y cuando salga con facilidad los 'chorros'. Por eso, los orificios que los 'disparan' deben estar limpios.

- El sistema de ventilación: el aire acondicionado y el sistema de calefacción son ideales para desempañar los vidrios y mantener el habitáculo a una temperatura ideal para poder ver. Se debe mantener el vidrio trasero despejado y verificar que funcione este desempañador.

- Las llantas: el labrado en estado aceptable y el inflado recomendado por el fabricante son dos aspectos mínimos a tener en cuenta para enfrentar el invierno. Si las llantas no están en buenas condiciones, la adherencia disminuye en un 50 por ciento.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.