Latin Ncap le hizo pruebas al Lifan 320 y el resultado fue un cero en seguridad

Es el último carro evaluado por Latin NCAP en su quinta fase de pruebas y sus resultados fueron malos en todas las variables. El organismo hizo un llamado a los fabricantes para mejorar la seguridad.

Redacción Motor

05:02 a.m. 05 de diciembre del 2014

El pasado jueves 4 de diciembre Latin NCAP dio a conocer el último vehículo evaluado durante su quinta fase de pruebas, el Lifan 320, y los resultados del ensayo, en palabras de María Fernanda Rodríguez, presidenta de la organización sin ánimo de lucro, son preocupantes.

Luego de la prueba de choque frontal, que se realiza a 64 km/h impactando una barrera deformable sobre el 40 por ciento de la superficie delantera izquierda del carro, simulando un golpe contra otro vehículo que se intentó esquivar, los daños ocasionados a la estructura del Lifan 320 y consecuentemente las lesiones a sus ocupantes le valieron la calificación de cero estrellas.

Dicho resultado aplica tanto para los ocupantes de los asientos delanteros como para los traseros, que simulan a un niño de tres años y a uno de 18 meses, cada uno acomodado en una silla especial por medio de sistemas de retención infantiles (SRI). Sobre un máximo posible de 17.00 puntos para pasajeros adultos, la calificación fue de cero; y sobre el puntaje máximo de 49.00 en niños, apenas se llegó a 4.72.

Durante el choque no solo se evidencia que la estructura del carro se ve totalmente comprometida, sino que además el timón se desprende de su lugar y golpea al conductor en la cara y el pecho, lo que causaría heridas de gravedad en un humano. Al mismo tiempo, se estableció que “las rodillas del conductor y el acompañante podrían impactar con partes peligrosas detrás del tablero”, causando aún más lesiones.

Tanto la estructura declarada inestable, como el desprendimiento del volante, llevaron a Latin NCAP a concluir que “la seguridad del pasajero adulto no mejoraría aún si el vehículo estuviese equipado con airbags”. Y en palabras de Alejandro Furas, secretario general de Latin NCAP, “los consumidores que compran estos modelos son familias que adquieren su primer auto cero kilómetros haciendo un gran esfuerzo […] Es inaceptable para Latin NCAP que expongan a los consumidores a estos niveles tan bajos de seguridad”.

Y aunque no tan catastrófico, pero igualmente grave, en la protección para los pasajeros niños se comenzó penalizando la calificación debido a que el fabricante no recomendó un SRI, como sí lo han hecho los demás, al igual que por la dificultad presentada por los cinturones traseros para la instalación de las sillas de niños.

En cuanto al desempeño, el sistema de retención para el niño de 18 meses fue adecuado, mientras que en el caso del niño de tres años fue inevitable “un excesivo movimiento hacia adelante durante el impacto”.

Tras esta quinta fase de pruebas, las conclusiones generales siguen siendo las mismas. Como bien lo dice María Fernanda Rodríguez, “expreso mi descontento al ver que seguimos teniendo vehículos con resultados inaceptables. Necesitamos que los gobiernos exijan y controlen que los vehículos vendidos en Latinoamérica cumplan con las normas mínimas de la ONU en seguridad”. Hay mejoras, pero aún falta mucho por recorrer.

Vehículos probados
Durante esta quinta fase de pruebas, los vehículos evaluados junto con sus respectivas calificaciones en protección para adultos y niños fueron: Volkswagen Golf (cinco estrellas adultos, cinco estrellas niños), Toyota Corolla (cinco y cuatro estrellas), Peugeot 208 (cuatro y tres estrellas), Chevrolet Onix (tres y dos), Fiat New Palio con dos airbags (tres y dos), Chevrolet Spark (cero y dos), Fiat New Palio sin airbags (cero y dos).

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.