¿A quién le sirve el Plan Retorno?

Mientras la infraestructura vial del país no mejore, las obras que están en camino no avancen y no se adopten mecanismos para agilizar el tráfico, no habrá 'Plan Retorno' que sirva.

Redacción Motor

08:29 p.m. 18 de enero del 2011


Los trancones y largas esperas que tuvieron que soportar miles de viajeros en las carreteras colombianas es la prueba fehaciente de que Colombia está en pañales en materia de movilidad. Eso no es nuevo, pero lo grave es que a estas alturas no se estén tomando los correctivos.

En octubre de 2009, la sección Vehículos publicó un amplio informe sobre el estado de las obras de la doble calzada Bogotá Girardot. Por esa época nos dijeron que en diciembre el Túnel del Sumapaz estaría en servicio en diciembre de ese año y que habría peajes electrónicos. Hoy, el Túnel, aunque fue inaugurado meses después con bombos y platillos por el entonces presidente Álvaro Uribe y su ministro Andrés Uriel Gallego, acompañados de una amplia comitiva, no está en servicio.

Se sabe que hubo problemas con algunos contratistas, pero no se entiende que a estas alturas esta obra esté casi paralizada, teniendo en cuenta que es vital para el transporte pues por allí se mueve toda la carga que va y viene del puerto más importante del país como lo es Buenaventura.

El martes pasado volvimos a recorrer la doble calzada Bogotá-Girardot, y está casi en las mismas condiciones del 2009. Apenas unos pocos obreros y unas cuántas máquinas se ven en algunos tramos cuando se esperaría que allí hubiera cuadrillas de trabajadores adelantando una obra clave para la economía del país.

¿Y la movilidad?

Según el último balance del puente de Reyes de la Policía de Carreteras, "los ajustes hechos al plan retorno resultaron exitosos". ¿Puede catalogarse como exitoso que un conductor se demore cuatro horas entre Melgar y Bogotá en un recorrido de 95 kilómetros? O, ¿nueve horas entre Armenia y Bogotá?

¿Es exitoso el plan retorno para las estadísticas de las autoridades? O ¿lo es para los viajeros?  Del informe se desprende que los resultados son favorables para las autoridades en cuanto a cifras de accidentalidad, pero no para la movilidad pues se supone que el tráfico debe fluir, más cuando el número de vehículos aumenta considerablemente en temporada de vacaciones o puentes festivos. (Ver recuadro Cifras de la Policía de carreteras).

Con los conductores circulando a 30 o 40 kilómetros por hora como sucede en muchas carreteras por cuenta de las obras inconclusas, los operativos policiales, de los conos en los lugares donde se puede adelantar, de las largas dobles líneas amarillas o de retenes de 'papeles', es muy poco probable que se presenten accidentes graves, pero sí significan para el turismo y el comercio grandes pérdidas.

¿Cuánto puede equivaler en costos de combustibles y tiempo para el transporte de carga y el comercio las largas esperas (media hora) en el puente de Cajamarca? O ¿las constantes detenciones en los retazos de doble calzada que tiene la vía Bogotá-Girardot? ¿Con estas vías se aspira a tener Tratados de Libre Comercio que sugieren movilización y ventas de mercancías en mayor escala y por vía terrestre pues no hay ferrocarriles?

A esto hay que agregar el eterno problema de vías como la mal llamada Autopista Sur en donde hay más de 18 pasos peatonales que obligan a la detención del tráfico y que alargan el ingreso a Bogotá en casi dos horas.

Han pasado años sin que el Gobierno Nacional o las autoridades de Soacha, o a quien le corresponda, construyan puentes peatonales y vehiculares que permitan que los carros transiten sin atropellar a los centenares de peatones que necesitan cruzar la vía.

Las cifras de la Policía

El balance de la Policía de Carreteras dice que 3.167.058 vehículos circularon por el país en el pasado puente festivo. Es una cifra abultada que no refleja la realidad ya que se contabiliza el número de vehículos cada vez que un automóvil pasa por un peaje.

En otras palabras un automóvil que va de Bogotá a Melgar y regresa equivale, según las cuentas de la Policía, a cuatro carros pues pasa por los peajes de Chusacá y Chinauta. Y si es hacia Cartagena (ida y regreso), ese mismo carro se puede multiplicar por 28 pues existen en ese tramo 14 peajes.

En ese orden de ideas, según la Policía por Cundinamarca circularon 843.166 vehículos, Antioquia 601.417, Valle 197.366, Meta 183.180 y Tolima 178.971.

Para las autoridades hubo un incremento en la movilidad del 4.04 por ciento comparado con la misma "Fiesta de Reyes" del 2010.

Cifras más localizadas y unitarias indican que durante el último puente festivo ingresaron por el peaje de Chusacá 58.307 vehículos y salieron 44.785. Por Chinauta salieron 41.456 y regresaron 54.385.

En un fin de semana normal, en promedio,  por Chuzacá  hacia el sur pasan 12.757 y entran 11.024; mientras que por Chinauta, pasan 10.722 y regresan 7.510. Esto indica que el aumento en días festivos es en pormedio de entre 30 mil y 40 mil carros. Estas cifras fueron suministradas por la Policía de Carreteras pues no fue posible obtenerlas de los concesionarios que no contestan en los teléfonos de las oficinas, y mucho menos en los números que aparecen impresos en el tiquete de pago del peaje.

Se informa además que se impusieron 6.872 comparendos sancionatorios por distintas infracciones a las normas de tránsito y que gracias a los controles policiales "se salvaron 149 vidas".

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.