Los lectores dan su voto de apoyo al editorial de la Revista Motor sobre el pésimo estado de las vías en la capital del país

Durante toda la semana, la sección Vehículos recibió varias cartas de lectores que critican la deplorable malla víal que deja el Alcalde Luis Eduardo Garzón, y apoyan las críticas con bases, pruebas y fundamentos que realiza José Clopatofsky a varias 'embarradas' de la saliente administración.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Varias cartas ha recibido la sección Vehículos en apoyo a la editorial de la revista Motor, ¿Las vías bogotanas, una vergüenza nacional¿.

A pesar de su popularidad, y del evidente apoyo que los electores le dieron a su partido político, los analistas y los mismos bogotanos aún no entienden cómo la administración de Luis Eduardo Garzón dejó que la malla vial llegara al estado deplorable en que se encuentra hoy.

Esta es la conclusión que el director de la revista Motor, José Clopatofsky Londoño, puso en consideración de sus lectores, en la edición No. 457 del 28 de noviembre y que se convirtió en un verdadero ¿desvare¿ para los conductores atrapados en los innumerables huecos de la capital.

Para la muestra, seis cartas.

No paguemos impuestos
Es el colmo que los gobernantes evadan su responsabilidad, aduciendo falta de presupuesto para el mantenimiento de la malla vial, que ¿además- es de mala calidad en su pavimentación.

Sí. Aumentó el número de carros que transitan por las vías del país, pero al mismo tiempo ingresaron millones de millones de pesos por el pago del impuesto vehicular. Diría que el presupuesto se habría quintuplicado con relación a años pasados.

No puedo creer que los contratistas encargados de las obras de reparcheo para sostener la 'teta' de los millonarios contratos, realicen un mal trabajo. Es penoso, pero en nuestro país todo puede ser.

¿Hasta qué punto podríamos interponer los ciudadanos una acción popular o una tutela, como protesta al mal estado de las vías, para no pagar los impuestos que puntualmente cancelamos por usar la pésima malla vial de Colombia, y en el caso suscrito, de Bogotá? ¿Se puede?

Déjenme insistir que la revista Motor y la sección Vehículos de EL TIEMPO son la brújula para saber de automóviles.
Juan Carlos Martínez Plata


Vías acaba-carros
Señor Clopatofsky, siempre leo con mucho interés su columna ¿Arranque¿ en la Revista Motor. En varias oportunidades he pensado en escribirle, felicitándolo por sus comentarios y propuestas.

Hoy me refiero a su columna sobre las vías de Bogotá. Estoy totalmente de acuerdo con sus apreciaciones sobre este tema y me alegro mucho de que haya alguien como usted que, teniendo una importante audiencia, se atreva a tratar este tema en su completa y lamentable realidad.

Tiene toda la razón: las vías de Bogotá son una vergüenza nacional. Pero parece que a las autoridades y, en particular, al actual alcalde, no les preocupan mucho. Hay tramos en zonas tan importantes como el sector de Unilago, en la carrera 16 (para mencionar un sólo caso), que son como para un concurso de vías acaba-carros.

Y el caso del conector de la calle 80 es en realidad increíble, dada la importancia de esta obra en el tráfico de la ciudad. Reciba un cordial saludo.
Arcadio Botero


¿Para qué metro sin calles?
Excelente su ¿Arranque¿ del 28 de noviembre. Tiene toda la razón. Pero lo triste de todo es que la ciudad eligió un alcalde que solo habla de metro y metro, mientras las calles están destrozadas, la inseguridad acecha a toda hora y la movilidad es cada día más difícil (¿).

Si es que Moreno cumple, tendremos un flamante metro pasando por encima de las calles destrozadas y seis millones de ciudadanos llenos de nuevos impuestos.
Rodrigo Morales


Armando Calle, sinónimo de incompetencia
Estoy completamente de acuerdo con la crítica que realiza a la gestión de Luis Eduardo Garzón el editorial de la revista Motor del pasado 28 de noviembre: los resultados en materia de subsidios de vivienda, seguridad, aseo, espacio público, movilidad e infraestructura vial no pueden ser peores.
 
Solo para poner un ejemplo, los bogotanos pagamos 1.500 millones de pesos por la campaña publicitaria de Armando Calle y el Reparche, a pesar de que, tener en buen estado las vías es una obligación de la administración distrital y el IDU.

¡No debe haber necesidad de campaña publicitaria alguna, a menos que se quiera ocultar a última hora una incompetencia evidente en el manejo del tema!
 
Escribí un derecho de petición al IDU, pidiendo que se revisara el estado de los trabajos alrededor del Centro Comercial Atlantis Plaza y exigiendo que se borraran los avisos pintados en la calle, que, estoy seguro, no cumplen con ninguna norma vigente de señalización. Me respondieron que dichas calles estaban perfectas y que la solicitud de borrar los avisos no era con ellos.
 
La foto que adjunto corresponde a la carrera 14A con calle 83, en donde claramente se ve el resultado de la gestión. Juzguen ustedes mismos.
Daniel Cabra


La 170, reflejo del desastre
No sé si alguna vez haya transitado por la calle 170, desde la Séptima hasta la Boyacá: es una demostración más del descuido y la falta de gestión de la administración distrital en el manejo de la movilidad y reparación de vías.

Es una vergüenza para la capital que una vía de ingreso se presente en ese estado tan deplorable. No sé si el señor alcalde Luis Garzón haya transitado alguna vez por ella¿ Seguramente no lo ha hecho, porque es evidente su descuido.

Esperamos que Samuel Moreno se pase por la 170 y tenga la vergüenza necesaria para ordenar su repavimentación total y que los ilustres habitantes y visitantes de la capital sepan que sus impuestos están siendo invertidos en mejorar su calidad de vida y mantener sus activos (vehículos) en buen estado.

La 170 es el fiel reflejo de la gestión en movilidad y reparación de vías de la administración de Garzón: ¡un desastre! Es que ni los agentes de tránsito se atreven a pasar por ahí para no dañar sus motocicletas.
Mauricio Correa


¡No prohíban girar a la izquierda!
Estimados amigos: como una ayuda para mejorar el caótico tráfico capitalino, me permito insinuar una práctica de uso general en países desarrollados: permitir el giro a la izquierda en todas los cruces de calles o avenidas.

Por citar un solo ejemplo: calle 100 con avenida 19.  Si aquí la ¿Secretaría de la Inmovilidad¿ pensara en permitirlo, se evitarían miles de trancones y vueltas inútiles, que cogestionan barrios vecinos a esta intersección y acaban con el pavimento hecho para carros familiares o taxis y no para camiones o buses ejecutivos.

¿Y que tal la ¿belleza¿ de vuelta en ¿U¿ de la 94, abajo de la NQS... monumento a la ignorancia de nuestra famosa ¿secretaría¿? Gracias por leer estas líneas y ojalá les sean útiles en el futuro inmediato.
Guillermo González Villamizar

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.