Les quieren poner 'tatequieto' a los alcaldes y sus 'pico y placa'

Antes de adoptar medidas de restricción vehicular los alcaldes deberán haber agotado acciones previas y progresivas tendientes a mejorar los indicadores de movilidad. Proyecto en el Congreso.

Redacción Motor

05:00 a.m. 06 de noviembre del 2009

Si el Congreso de la República hace la tarea, dentro de muy poco los alcaldes no podrán 'sacar del sombrero' argumentos para limitar el uso de vehículos en sus respectivas ciudades, tal como ocurrió en Bogotá en febrero pasado, cuando el alcalde Samuel Moreno impuso el pico y placa de 14 horas, durante dos días a la semana. 

Esa tarea ya la inició la Comisión Sexta de la Cámara, que la semana pasada aprobó en primer debate un proyecto de ley que les fija unos requisitos previos a los alcaldes para decretar este tipo de restricciones. En otras palabras, dicen los congresistas del movimiento  Mira, autores del proyecto, "les estamos diciendo que no podrán improvisar con la medida del pico y placa". 

La preocupación sobre las implicaciones negativas de estas restricciones no es nueva. En el Congreso vienen haciendo su trámite otras dos iniciativas que también buscan ponerle freno a los abusos del pico y placa. (Ver recuadros, abajo) 

En el caso actual, si el proyecto de ley logra superar los tres debates restantes y llega a convertirse en ley, los alcaldes tendrían un plazo de ocho meses donde sea implantado el pico y placa para cumplir con los requisitos establecidos. 

En primer término, los alcaldes quedarían obligados a tomar medidas previas antes de adoptar el pico y placa para contrarrestar los efectos económicos y sociales sobre el grueso de la población.  

Algo que no se hizo en Bogotá, o al menos nunca se conocieron los estudios que sustentaran la medida. De hecho, hasta ahora lo que se ha sabido corresponde a estudios particulares que revelan cómo el pico y placa impacta en el comercio, a las finanzas de la ciudad y afecta, sobre todo, a los estratos medios y bajos. 

En efecto, un informe de la firma Econcept reveló en septiembre pasado que el 53 por ciento de propietarios de vehículos perjudicados por la ampliación del pico y placa están en los estratos 1, 2 y 3 y que estos hogares pierden un 14 por ciento de su ingreso. Además, se deterioró la  confianza en Bogotá y cayó el recaudo de impuestos. 

En este punto, los autores del proyecto afirman que la ampliación del pico y placa en Bogotá "careció de estudios serios que fundamentaran la medida de restricción al derecho fundamental de locomoción, lo cual ha generado una reacción adversa por parte de los habitantes de la ciudad capital".  

Sostienen que implementar y ampliar una medida como el pico y placa sin estos estudios, "resulta injusta, porque significa una inadecuada inversión de las cargas públicas. Uno de los principios de la tributación es la redistribución. El ciudadano paga sus impuestos en espera de un bienestar social".  

Y enfatizan en que el recaudo de tributos le impone al administrador la carga de ejecutar obras públicas, realizar más y mejores vías, realizar el mantenimiento de las vías existentes, hacer puentes, organizar la semaforización, educar a conductores, y abrir más espacios públicos. 

Por lo tanto, concluyen que el pico y placa "se torna en realidad en consecuencia de las deficiencias de gestión pública local, que en lugar de lograr una adecuada gestión de inversiones públicas en pro de la movilidad, termina trasladando las deficiencias acumuladas al asociado, impidiéndole el uso de su vehículo. Así entonces, quien termina asumiendo la mayor carga, es el administrado".  

Los requisitos que exigiría la nueva ley 

De aprobarse el proyecto de ley, las administraciones en cabeza de los alcaldes deberán realizar un estudio previo sobre la situación actual de la movilidad en la ciudad  o  vía donde se pretenda imponer el pico y placa. 

En dicho estudio se determinarán los indicadores propios del tránsito como  congestión, afectación al medio ambiente, ocupación del espacio público y accidentalidad. 

Los alcaldes deberán realizar un estudio previo sobre el impacto económico que generará la medida, en el que se determine la afectación a la competitividad, productividad, informalidad y recaudo de los ingresos por sobretasa a la gasolina.   

Un aspecto importante de este proyecto de ley, es que antes de adoptar el pico y placa, deben haber agotado acciones previas y progresivas tendientes a mejorar los indicadores de movilidad, como medidas de control de tráfico y pico y placa zonales. 

Así mismo, deberán implementar una política que garantice la oferta de transporte público ampliada para atender el servicio que dejará de proveerse por cuenta de la restricción. 

El proyecto aborda el tema de la compensación tributaria, al cual se ha negado la Alcaldía de Bogotá. Es decir, que los alcaldes deben establecer medidas de compensación tributaria que sean proporcionales al tiempo de restricción vehicular. Esto es, por ejemplo, una rebaja en los impuestos equivalente proporcional a los días en que los carros están parados. 

El cumplimiento de los requisitos indicados será verificado por la Superintendencia de Puertos y Transporte. 

Por último, hay un parágrafo transitorio que obliga a que los funcionarios que, con anterioridad a la vigencia de la ley, "hubieren proferido actos de restricción de circulación de vehículos automotores particulares (...) tendrán un término de seis meses contados a partir de la fecha en que entra en vigencia esta ley, para cumplir con los requisitos y obtener la verificación previa de la Superintendencia de Puertos y Transporte".

Es decir, que las medidas actuales de pico y placa se podrían caer si las alcaldías no lograr demostrar su necesidad y medidas colaterales que lo justifiquen..

 Pico y placa sería a nivel nacional 

Este proyecto busca que la restricción de vehículos públicos y particulares se unifique en todo el territorio nacional. Esto es, adoptar de manera obligatoria, la Tabla Única Nacional de Restricción que hoy se aplica en las principales capitales y ciudades del país de acuerdo con el dígito final de la placa del vehículo, lo que unificaría los horarios.

Además, la restricción sería para los mismos números de placa en todas las ciudades. Por ejemplo, un carro que tenga pico y placa en Bogotá los lunes, tendría esa misma restricción en el resto del país. 

Prohibición del pico y placa todo el día 

Este es uno de los proyectos que más ha logrado 'correr' en el Congreso pues sólo le faltan dos debates. Su objetivo es prohibirles a los alcaldes imponer medidas restrictivas vehiculares como el pico y placa por más de siete horas al día.

El argumento principal de este proyecto es que se "se violan los derechos fundamentales de los ciudadanos (derecho a la locomoción, al trabajo y a la libre empresa) y que las nocivas consecuencias de la restricción vehicular no pongan en peligro la economía familiar y los recursos de cientos de miles de ciudadanos". 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.