Licor: si va a manejar, manténgalo a raya (informe especial)

Incluso en mínimas cantidades produce desequilibrios en el organismo, que afectan los reflejos y la capacidad de respuesta. Un trago afecta la motricidad fina y un poco más genera retardo en reflejos.

Redacción Motor

05:00 a.m. 22 de enero del 2010

REDACCIÓN SALUD Y VEHÍCULOS

Las estadísticas son claras: ocho de cada diez colombianos mayores de 12 años han consumido trago alguna vez en su vida. El 40 por ciento de ese total lo hace de manera habitual, pese a lo riesgoso que resulta para la salud.

Dado que tomar es una costumbre socialmente aceptada, pocos se detienen a pensar en que el alcohol etílico es una sustancia derivada de la fermentación de los carbohidratos vegetales. Al no ser un producto normal en el cuerpo produce desequilibrios de todo tipo en el organismo, antes y después de su ingesta. Por eso el cuerpo lo elimina a toda costa.

El alcohol, que es afín al agua, traspasa cualquier membrana y se mete en todas las células; además es altamente energético: por cada gramo de alcohol se liberan 7,2 kilocalorías. Sus efectos empiezan a sentirse a los 10 minutos y el pico se observa a los 40 minutos. Se necesitan seis horas para que la absorción sea completa.

Por todo esto, aunque siempre se dice que el licor en exceso es perjudicial, la verdad es que incluso en pequeñas cantidades causa alteraciones en el organismo: "Un solo trago afecta la motricidad fina; un poco más genera retardo en los reflejos. Por eso siempre se recomienda no manejar cuando se ha bebido, así sea un poco", dice Alexander Paz, coordinador de capacitación del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (Crue), de Bogotá.

A mayores cantidades el bebedor ya presenta lenguaje farfullante o locuacidad, cambio en el estado de ánimo, irritabilidad y amnesia.

Si sigue tomando, incrementa el riesgo de padecer convulsiones, pérdida de la conciencia e incluso de morir por paro cardiorrespiratorio.

Paz advierte que niños, mujeres, ancianos, personas con el estómago vacío y bebedores ocasionales tienen menor tolerancia al alcohol, lo que los hace más susceptibles a sufrir intoxicación aguda.

Si toma, que sea con cuidado
Es claro que lo más responsable es que las personas no conduzcan, incluso si sólo han bebido un poco. Una vez entreguen las llaves hay que adoptar medidas para no caer en borracheras. A eso se le llama comúnmente "saber beber".

Coma primero: la comida en el estómago (sobre todo aquella rica en grasas) retrasa el paso del alcohol al duodeno, que es donde se absorbe el alcohol. Así que trate de no consumir licor con el estómago vacío.

Elija la bebida: a algunas personas los licores fermentados, como el vino y la cerveza, les causan guayabos terribles, debido a que contienen sustancias distintas al alcohol etílico (tiraminas y aldehídos, por ejemplo); para ellas son recomendables las bebidas destiladas, como el vodka, el whisky y el ron.

Tome despacio: tenga en cuenta que el organismo elimina el licor a un ritmo fijo (aproximadamente 30 centímetros cúbicos por hora), así que déle tiempo de hacerlo, de este modo se acumulará menos en la sangre y usted se sentirá menos embriagado.

Ojo con las bebidas burbujeantes: las burbujas empujan el alcohol a la sangre y el cerebro con rapidez; este se acumula y el hígado tiene dificultades para eliminarlo a la misma velocidad.

Beba a su propio ritmo: la capacidad de tolerar alcohol es proporcional al volumen y al peso de cada persona. Si su contextura es delgada, trate de tomar menos.

Antes de ir a dormir: aunque esta recomendación no tiene base científica, quienes consumen licor recomiendan tomarse una bebida efervescente (en sales o tabletas); aseguran que esta medida atenúa los efectos del licor al día siguiente.

OJO CON ESOS MITOS
Las siguientes son algunas de las creencias más comunes que las personas han ido construyendo en torno al consumo de licor:

1. Mezclar diferentes licores hace que la persona se embriague más rápido. No es cierto. Lo único que importa es la cantidad y velocidad con que se ingiere el alcohol.

2. Tomar café ayuda a la persona embriagada a recuperar la sobriedad. Mientras haya alcohol en el cuerpo sin metabolizarse, la persona seguirá embriagada. La sobriedad se recupera cuando éste se elimina del todo.

3. Hombres y mujeres del mismo peso y estatura pueden beber alcohol en cantidades iguales. El alcohol se fija en la grasa corporal, como las mujeres tienen una distribución de tejido adiposo distinta a la de los hombres, tienen una menor capacidad para beber.

4. Entre más años se lleve bebiendo, más se demora la persona en embriagarse. Debido al fenómeno de tolerancia esto es cierto en la primera fase del proceso de alcoholización, pero en la segunda fase ocurre todo lo contrario. El alcohol genera tolerancia en el cuerpo que, con el tiempo, hace parecer que no hace efecto, pero cuando la persona ya es alcohólica, con muy poca cantidad se embriaga.

5. Todo alcohol ingerido se elimina a través de la orina y el sudor. Sólo un porcentaje muy pequeño (10 por ciento) se elimina de esta manera, el resto es metabolizado por el hígado y convertido en azúcar.

6. La cerveza o el vino son menos nocivos que alcoholes destilados como whisky, ron y vodka. Alcohol es alcohol. El vino y la cerveza tienen alcohol originado en fermentos, los demás tienen el mismo componente destilado.

7. Los alcoholes baratos embriagan más que los licores finos. Realmente el riesgo radica en que los consumidores acaben adquiriendo licores adulterados que pueden causar serios problemas de salud (intoxicación, ceguera y hasta muerte).

8. El alcohol facilita las relacione sexuales.
Solo en muy pequeñas cantidades puede ayudar a alguien tímido, pero en general, por ser un depresor del Sistema Nervioso Central, el consumo en exceso de alcohol inhibe la respuesta sexual.
Fuente: 'Recomendaciones para el Consumo Responsable de Alcohol - Cartilla de Diageo y Fondo de Prevención Vial'.

ACCIDENTE CON ALCOHOL DA CÁRCEL
Antes de promulgada la Ley 1326 del 2009, el homicidio culposo tenía cárcel para agravantes como la embriaguez o la huida del lugar de los hechos sin razón justificable. Esa 'cárcel', sin embargo, no era física, pues la pena establecida para homicidios en accidente de tránsito era de 32 meses, menos de los cuatro años que exige el Código Penal para detener al culpable de un hecho delictivo cualquiera.

Sin embargo, la mencionada ley modifica el artículo 110 del Código Penal y establece un incremento de penas para el homicidio culposo, especialmente severo para quienes lo cometen en estado de embriaguez y ordena que el culpable de homicidio en accidente de tránsito pague cárcel, ya no de 32 meses como estaba estipulado, sino de entre 37 meses (tres años y un mes) y 162 meses (13 años y seis meses).

Para el director de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional, Rodolfo Palomino, esta ley aun no es lo suficientemente severa: "No tiene sentido que se penalice a quien ya ha causado la muerte por manejar con tragos; se debe penalizar también a quien 'pesca' la Policía conduciendo embriagado".

LOS GRADOS DE ALCOHOL SEGÚN LA LEY
La Resolución 000414 del 2002, artículo segundo, define los grados de embriaguez.

Resultados menores a 40 miligramos de etanol por 100 mililitros de sangre total se interpretan como estado de embriaguez negativo.

Resultados entre 40 y 99 miligramos de etanol por 100 mililitros de sangre total corresponden al primer grado de embriaguez.

Resultados entre 100 y 140 miligramos de etanol por 100 mililitros de sangre total corresponden al segundo grado de embriaguez.

Resultados mayores o iguales a 150 miligramos de etanol por 100 mililitros de sangre total corresponden al tercer grado de embriaguez.

Fuente: Instituto de Medicina Legal

LOS RESULTADOS DEBEN COINCIDIR
Los agentes de tránsito, están obligados a realizar segunda muestra 15 minutos después de tomada la primera con el fin de estar seguros de que el alcohol no estaba concentrado en boca, sino que, en realidad, fue absorbido por el cuerpo.

Pasados 10 ó 15 minutos se debe tomar una segunda muestra, si la medición da como positiva para la infracción. Cotejada la contravención, al infractor se le inmoviliza el vehículo y se le extiende un comparendo que equivale a 30 salarios diarios mínimos legales vigentes.

Si los resultados de la muestra y la 'contramuestra' difieren en más de un 5 por ciento, los agentes deben romperlas y empezar de nuevo, pues la idea de hacerla de nuevo a los 10 ó 15 minutos es descartar que haya alcohol en boca, pero no en la sangre.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.