Llantas de motos: contacto con la vida

Los motociclistas dependen de apenas unos centímetros cuadrados de área de contacto de las llantas con el suelo y de ahí la importancia de instalar siempre las mejores. Aquí le decimos cómo leerlas.

Redacción Motor

09:48 p.m. 18 de enero del 2011

Las llantas son los únicos elementos en contacto con el suelo. Son, por tanto, las encargadas de mantener la motocicleta en la dirección adecuada, durante la trayectoria recta así como en las curvas.

Este trabajo no es sencillo, ya que se hace necesario mantener la adherencia entre el terreno y las llantas en situaciones muy diferentes, tanto por el tipo de suelo, como por las condiciones de humedad, temperatura y velocidad.

Así, las llantas tienen dos misiones que cumplir: permitir la transferencia de la fuerza conductora o fuerza de frenado al suelo y generar las fuerzas laterales necesarias para mantener la motocicleta en equilibrio en una curva, o a lo largo de una trayectoria curvilínea como, por ejemplo, las generadas al evitar un obstáculo o para negociar una curva tipo S.

Existen tantos tipos de llantas, como tipos de motocicletas. Veamos. Una para cada aplicación, gusto y necesidad En principio hay que aclarar que por razones de seguridad se están descontinuando las llantas con manguera a favor de las llamadas sellomáticas, ya que el motociclista cuenta con más tiempo para advertir una baja presión y correr al montallantas, en lugar del inmediato desinflado que sufre el neumático.

Últimamente, la francesa Michelin y la alemana Metzeler ofrecen las llantas mousse. Consisten en una cámara rellena de material elástico que la convierte en un elemento macizo que no es posible pinchar, pero con la sensación y suavidad de una inflable tradicional.

Dejando en claro esto, hay otra clasificación de llantas según su uso: sport, sport/carretera, carretera, mixtas, todoterreno y competición.

Las Sport son llantas de goma blanda destinadas a un uso deportivo en carretera y ocasionalmente en circuito. Tienen una temperatura de funcionamiento relativamente elevada, pero menor que las de competición, y poco labrado. Su longevidad es corta debido a la blanda goma utilizada en su fabricación.

Las Sport / Carretera, también llamadas "sport/touring", están en general compuestas de gomas intermedias que ofrecen un agarre muy bueno, una temperatura de funcionamiento más baja que para neumáticos "sport" y un mayor perfil. Duran más que la de las "sport". Son adecuadas para un uso variado, desde recorridos en ciudad hasta viajes, pasando por el paseo dominical.

Las llantas de carretera o "touring" están
hechas de gomas duras con una temperatura de
funcionamiento baja y rápidamente alcanzable.
Ofrecen una buena adherencia y llevan en general
buen labrado que las hacen muy seguras sobre
pavimento mojado. El uso de gomas duras les
confiere una longevidad muy buena.

Las llantas mixtas o "trail" están montadas en motos
capaces de salir del asfalto y rodar sobre caminos de
tierra. Como su nombre lo indica permiten un uso mixto
"asfalto/tierra". Su principal característica es un labrado
muy ancho, sobre todo sobre la llanta trasera,
segmentándola en tacos con el fin de ofrecer una mejor
motricidad sobre suelos blandos. En general, están
constituidas por gomas duras, tienen una temperatura
de funcionamiento relativamente baja y una gran
longevidad. Ofrecen una buena adherencia, aunque
inferior a las de carretera, debido al ancho del labrado
que disminuye la superficie de contacto al suelo.
Las llantas todoterreno o "cross" son constituidas por
tacos anchos con el fin de ser lo más eficientes posible
sobre superficies que no sean carreteras. Se
utilizan principalmente sobre pistas de
tierra, en canteras, caminos... Los tacos
ofrecen un mejor agarre sobre estas
superficies. Son muy poco eficientes en
carretera y pueden utilizarse en cortas
distancias.
Las llantas de competición están
reservadas para uso en circuito. Están
hechas de gomas muy blandas y funcionan a
temperaturas elevadas que corresponden a las
alcanzadas en circuitos de carreras en respuesta a los
fuertes esfuerzos mecánicos a los cuales están
sometidas: velocidades elevadas, fuertes aceleraciones,
frenadas violentas, fuerzas laterales intensas.
Nomenclatura
En las llantas modernas, el ancho se expresa en
milímetros y no en pulgadas. Se acompaña de una barra
a la que le sigue la altura en forma de número índice, es
decir, en tanto por ciento respecto del ancho. Por
ejemplo, una llanta con la medida 180/55 - 17, tiene un
ancho total de la banda de rodamiento de 180
milímetros, mientras que su altura (segunda cifra)
equivaldrá al 55% del ancho, o sea, 99 milímetros. La
tercera cifra, expresada en pulgadas, indica el diámetro
del rin en que deberá montarse.
Algunos defectos
Un desgaste irregular que puede producirse es
el resultante de realizar una fuerte frenada
bloqueando la llanta. En este caso se presentará
un desgaste más acusado a lo ancho del labrado
(en la zona de huella de la llanta, donde hace
contacto con el suelo), que se sitúa en varios
puntos si se han realizado varias frenadas bruscas.
En el caso de motos dotadas del sistema
antibloqueo ABS, un desgaste así podría significar
fallos en el sistema, aunque este tipo de fallos se
detectan rápidamente al aumentar la distancia de
frenado y al escuchar el "frenazo" del neumático
en lugar del típico sonido de la frenada con ABS.
Un último caso, parecido al
anterior, es el de los desgastes
irregulares y en distintos puntos de
la llanta. Aunque pueden deberse a
frenazos, también ocurren por una
falla en los amortiguadores, bien
porque ya estén muy desgastados o
bien porque estén en mal estado.
De todas formas, cuando el
desgaste irregular hace insoportable
la conducción de la moto hay que cambiar alguna
o ambas llantas. Sin embargo, es raro que ambas
llantas estén con el mismo grado de desgaste al
mismo tiempo porque, generalmente, la trasera
se desgasta antes que la delantera.
Aunque lo más recomendable es cambiar por
las mismas originales, si se quiere experimentar
intente poner el neumático más blando adelante.
En efecto, es primordial asegurar la mejor
adherencia posible en el tren delantero. Un
derrape del trasero puede controlarse, mientras
que uno delantero resulta casi siempre en una
caída.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.