Con la llegada de las bicicletas a motor, se hace urgente la necesidad de normas y leyes para el tránsito de estos vehículos

Con la llegada de las bicicletas a motor, se hace urgente la necesidad de normas y leyes para el tránsito de estos vehículos

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

ORLANDO GÓMEZ CAMACHO
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

En los últimos días, un novedoso medio de transporte alternativo ha aparecido con fuerza en las calles; se trata de la bicicleta con motor, un vehículo basado en una bicicleta convencional que incorpora un motor de dos tiempos y alcanza velocidades hasta de 50 kilómetros por hora. Su ventaja reside en que ofrece mayor rapidez en horas pico y mayor economía de combustible que los vehículos tradicionales.

Su comercialización ha sido un alivio para muchas personas que requieren una solución de transporte sencilla, individual y efectiva en costos, y a su vez sirve para divertirse y hacer deporte. Sin embargo, el Código Nacional de Tránsito (CNT) no contempla una definición exacta para estos vehículos, razón por la cual se han generado dudas sobre su correcta clasificación, ya que no es claro si se trata de una moto o de una bicicleta.

El CNT define a la bicicleta como un: ¿vehículo no motorizado de dos o más ruedas en línea, el cual se desplaza por el esfuerzo de su conductor accionando (sic) por medio de pedales¿, y a la motocicleta como: ¿Vehículo automotor de dos ruedas en línea, con capacidad para el conductor y un acompañante¿.

Lo que dice Mintransporte

¿La bicicleta con motor se asemeja a una motocicleta, en tal virtud el artículo 94 de la misma normatividad (el CNT) establece las normas generales para bicicletas, triciclos, motocicletas, motociclos y mototriciclos¿ de tal suerte que una bicicleta con motor debe registrarse de conformidad con el artículo 37 de la citada normatividad y para circular debe portar la licencia de tránsito, con el lleno de los requisitos exigidos en el artículo 38 ibidem¿, señaló Antonio José Serrano Martínez, jefe de la oficina asesora jurídica del Ministerio de Transporte.

De igual forma, la Secretaria de Movilidad, al ser consultada sobre el tema, sostuvo que ¿Existe en el Código Nacional de Tránsito un vehículo denominado motociclo, que se asemeja al vehículo descrito y por lo tanto se equipara a las restricciones y obligaciones de las motocicletas, aunque en el capítulo de definiciones no aparezca expresamente expuesto¿.

La misma entidad aclara que: ¿Este vehículo se asemeja a la definición de vehículo automotor de servicio particular y debe cumplir con los requisitos y obligaciones de las motocicletas, motociclos y mototriciclos y por lo tanto necesita tramitar documentos ante la autoridad de tránsito (registro o matrícula); necesita seguro obligatorio de accidentes de tránsito (Soat); el conductor requiere licencia de conducción de categoría de moto; y, no puede circular por las ciclorrutas mientras tenga el motor encendido; sólo lo puede hacer en el modo de bicicleta.¿

Hablan los fabricantes

Sin embargo, algunos fabricantes utilizan argumentos de venta que contradicen los conceptos del Ministerio de Transporte y de la Secretaría de Movilidad. En sus anuncios de publicidad se lee: ¿Sin pase de moto, sin Soat, sin placa, sin pagar impuestos y puede rodar en las ciclorrutas¿.

Ante ello, John Salazar, gerente de S.M. International Trade, firma colombiana que fabrica y comercializa dos modelos de bicicletas con motor, sostiene que ¿esta repuesta es un concepto de un asesor jurídico del Ministerio de Transporte y por lo tanto no es una norma ya reglamentada. Nuestra posición es que el ciclomotor, al apagar el motor, funciona exactamente igual que una bicicleta; así que no hay un argumento que diga que no es una  bicicleta. 

El ciclomotor tiene capacidad y está diseñado como transporte unipersonal con un motor de baja cilindrada, así que no entraría en la definición de motocicleta¿.

En la actualidad, las normas que regulan el tránsito de bicicletas con motor no son claras ni están estipuladas en el Código Nacional de Tránsito o en otras reglamentaciones y por ello se hace necesario que los organismos de control fijen normas precisas sobre esta eficiente alternativa de transporte que ya comienzan a utilizar los colombianos.
 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.