Luces LED: ahorro y efectividad

La adaptación de esta tecnología en vehículos que lo permitan se traducirá en un ahorro de energía y una mejor iluminación.

Redacción Vehículos

08:48 p.m. 25 de marzo del 2016
Luces LED (light emitting diode)

Kit de luces LED (light emitting diode)

Foto: Juan Manuel Vargas

Iniciando con las lámparas de vela, que más que iluminar el camino se encargaban de hacer notar su presencia, las luces de los vehículos también han evolucionado con el pasar de los años, adoptando nuevos sistemas y tecnologías conforme los desarrollos del momento lo iban permitiendo.

Actualmente las HID (High intensity discharge) podrían considerarse como protagonistas de la industria, pues aunque en sus inicios estuvieron limitadas a vehículos de alta gama ahora hacen parte de cualquier auto, ya sea porque vienen de fábrica o porque se instalan posteriormente.

Luces LED: ahorro y efectividad

Luces LED: ahorro y efectividad

Sin embargo, estas parecen estar empezando a apagarse, dándole paso a las LED (light emitting diode).

Hacia mediados de la primera década de este siglo Audi comenzó a marcar la pauta al adoptarlas para las luces de marcha diurna de sus autos, de paso dándoles una identidad que los hacía inconfundibles. Pero la competencia no tardó en “ponerse al día” y en poco tiempo estos diodos ya podían verse en un buen número de autos, eso sí, limitados a luces de posición o interior, en razón a que no producían la potencia necesaria para iluminar.

Una vez superado este limitante, el camino empezó a iluminarse y las diferentes bondades de los LED se aclararon, como el menor consumo de energía, un haz de luz más focalizado que evita encandilamiento en las personas y una mayor durabilidad. De cualquier forma, también hay algunas desventajas.

Al tener que convertir la energía de la batería a la de las luces, esa potencia “perdida” se transforma en calor, que si bien no produce una temperatura tan alta como la de unos bombillos halógenos o unidades HID, sí debe manejarse. Para esto se incluye en el módulo una especie de ventilador, el cual es accionado por la energía producida por el mismo LED.

Entre más efectivo sea el ventilador, mejor el producto, pues habrá menos calor que lo afecte, pero al mismo tiempo será mayor su tamaño. Así, el módulo completo no cabrá en el espacio que algunos carros tengan para sus luces, limitando su posibilidad de adaptarse a un mayor número de modelos.

Por otro lado, los computadores de algunos vehículos están programados específica y hasta con mucho celo para el tipo de luces que equipan de fábrica, por lo que al “detectar” un sistema distinto este se identificará como un error y no funcionará. Claro, pueden hacerse adaptaciones, pero no suele ser recomendable ni confiable.

Luces LED: ahorro y efectividad

Luces LED: ahorro y efectividad

En cuanto a la potencia lumínica, los LED están cerca de un 20 por ciento por debajo de lo que ofrecen unas HID, pero un 30 por ciento por encima de lo que logran unos bombillos halógenos. Sin embargo, como ya mencionamos, tienen la ventaja de no necesitar ningún tipo de enfocador, pues su haz de luz está más centralizado.

En cifras, la potencia ideal debería estar alrededor de los 5.500 K (grados kelvin), que es la que se asemeja a la luz del sol, y por lo tanto no molesta a la vista humana.

Sin embargo, como en las luces alcanza a jugar el factor de la moda, la luz blanca es más aceptada por las personas y por eso se ven unidades con potencias de 7.000 y hasta 8.000 K.

Desde ese rango en adelante, la luz blanca empieza a tomar una coloración más azul y luego más violeta, pero en esos casos la efectividad de iluminación comienza a perderse y más aún en condiciones de lluvia o niebla, pues allí se dispersa y la potencia lumínica puede perderse hasta en un 50 por ciento. Todo esto, claramente, refuta la concepción errónea de que entre más potencia habrá una mejor iluminación.

En suma, las luces LED sin duda tienen algunas desventajas, la principal de ellas el hecho de no poder equiparse en todos los vehículos debido al tamaño de su módulo, pero fuera de eso hay un menor consumo de energía, un haz de luz más focalizado y por lo tanto una iluminación más eficiente, respaldando el hecho de que puedan tomar el lugar de las HID como protagonistas en la industria.

Luces LED: ahorro y efectividad

Luces LED: ahorro y efectividad

No hay que perder de vista que, sin darnos cuenta, estas se vuelvan cosa del pasado, pues el desarrollo de las luces láser viene evolucionando a un buen ritmo.

Inteligencia lumínica

Una de las grandes bondades de las luces Led es que pueden ser manipuladas electrónicamente para modificar el haz de luz proyectado. Aunque la función de giro ya era posible con los demás sistemas, aquí se agrega la posibilidad, por ejemplo, de reducir la intensidad del haz que se proyecta hacia un vehículo que se aproxima en sentido contrario, evitando encandilar a los conductores.

Igualmente, se pueden adaptar según el tipo de vía por el que transite el auto, iluminando parte de los costados de la carretera o solo la vía hacia adelante.


La (i)legalidad de las HID

Uno de los casos más polémicos en nuestro país se dio con las luces HID, pues convergieron los productos de mala calidad y un Código de Tránsito anticuado y además escueto. Según la normatividad existente, prácticamente cualquier modificación a los vehículos es ilegal, y si dicho cambio se trataba de unas luces que más que iluminar, dispersaban la luz de diferentes colores y encandilaban a los demás conductores, no faltaron los multados y hasta inmovilizados.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.