La mala experiencia del Nissan Leaf como taxi en Osaka, Japón

Hace dos años arrancó en la ciudad de Osaka un experimento subsidiado para probar el desempeño de 50 de estos carros para el transporte público pero los resultados decepcionaron a sus propietarios.

Redacción Motor

10:30 p.m. 11 de marzo del 2013

A pesar de que el Nissan Leaf es uno de los carros eléctricos más vendidos del mundo, en la ciudad japonesa de Osaka su reputación no está tan bien posicionada después de dos años de un proyecto piloto con el que esta ciudad puso a trabajar para el servicio público a 50 de estos vehículos.

Esta propuesta pionera se convirtió en la prueba más fuerte a la que ha sido sometido un vehículo de propulsión 100 por ciento eléctrica y esos dos años mostraron que no todas las promesas iniciales del Leaf se cumplieron.

Desde que estos 50 carros fueron puestos como taxis para diferentes compañías en febrero de 2011, con un subsidio del gobierno de la ciudad que dejaba a sus propietarios con un costo final de 16 mil dólares por modelo, los problemas no se hicieron esperar.

El primero de ellos, hay que decirlo, no compromete ni a la marca ni a su vehículo. Debido al tsunami que sacudió la costa nororiental de Japón y que afectó seriamente la planta nuclear de Fukushima, la electricidad se convirtió en un artículo de lujo, muy escasa por esos días, y en una fuente energética de alto riesgo por su origen. Entonces, arrancó mal este experimento.

El segundo problema comprometió la autonomía, talón de Aquiles de los eléctricos, pues al poco tiempo sus propietarios se empezaron a quejar de que las cuentas, comparadas con las que ofrecía la marca, no les cuadraban pues los 100 km de recorrido que los primeros días eran efectivos empezaron a disminuir paulatinamente.

En la actualidad aseguran que apenas alcanzan a hacer 50 km de recorrido con cada recarga y esto obliga a los taxistas a rechazar carreras de larga distancia.

En consecuencia, para aprovechar la jornada, los taxistas deben recargar hasta tres veces en un día los Leaf con lo que además, los cargadores que se instalaron en la ciudad, suficientes en un comienzo, ahora están todo el día ocupados.

La búsqueda de estaciones de carga desocupadas, así como la espera para 'llenar' las baterías que al parecer también se tarda más de lo estipulado en un principio, hace que el negocio sea cada día menos rentable.

Y para empeorar las cosas, muchos de los sistemas auxiliares del Leaf alimentados con electricidad, se deben dejar de usar para hacer 'rendir' la energía. Así, en invierno, muchos de los propietarios les ofrecen cobijas a los pasajeros para no tener que usar algo tan básico como la calefacción.

Este carro, diseñado especialmente para la ciudad, para no producir emisiones contaminantes y de bajo consumo energético tiene en problemas a sus propietarios que deben permanecer un año más con los vehículos.

Lo que se espera es que Nissan revise el comportamiento de estas baterías ante el uso frecuente y los constantes ciclos de carga y descarga para que este proyecto, tan loable, eficiente y efectivo en las pruebas de laboratorio se convierta en una realidad tangible para que no haga 'corto circuito' con el futuro.

DATO
Nueva York, México, Hong Kong y Sao Paulo son otras de las ciudades que tienen proyectos de movilización pública con el Nissan Leaf.

Con Autobloggreen.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.