De esta manera estafan algunas compraventas de vehículos a los incautos en el país

Existe una gran diferencia entre un concesionario y una compraventa de autos. A continuación, unos prácticos consejos para tener en cuenta al momento de comprar un carro y no 'caer' en engaños.

Redacción Motor

05:09 a.m. 01 de junio del 2012

El lunes pasado se conoció que al menos unas 35 personas fueron víctimas de una estafa por parte de los dueños de una compraventa de carros ubicada en la Avenida Boyacá.

Estas personas dejaron sus autos allí, recibieron solo un pequeño porcentaje del valor pactado, pero a los pocos días solo se encontraron con una oficina vacía, sin carro y sin plata.

Con algunas pautas, casos como estos se pueden evitar. Reinaldo José Ortiz, gerente de vehículos usados de Distoyota, explica cuáles son los métodos más comunes utilizados por los delincuentes y los aspectos que usted debe tener en cuenta al momento de comprar o vender un carro usado.

Lo primero que debe saber es que hay una gran diferencia entre un concesionario y una compraventa de vehículos. Desde hace algunos años las personas se han acostumbrado a llamar de manera genérica concesionario a cualquier tipo de negocio donde se venden automóviles nuevos o usados.

"Cabe aclarar que concesionario solamente es el negocio en el que se venden vehículos de una marca en exclusiva con permiso de la marca que representan y cumpliendo con estrictos parámetros de calidad y garantía para el cliente", asegura Ortíz.

Y agrega: "Una compraventa o vitrina convencional -que no es un concesionario así la valla en su puerta lo afirme-, es un establecimiento comercial sin control alguno por parte de una marca y que se rige por los directrices de su propietario. Las garantías que ofrecen algunas compraventas son tendenciosas".
Con información de www.carroya.com

Si va a comprar en una compraventa

Antes de pagar el vehículo, dar un adelantó o firmar algún contrato, haga lo siguiente y cuide su capital.

Visite una que sea reconocida. Lo ideal es que tenga respaldo de un concesionario legalmente establecido. También puede recurrir a medios como Carroya donde las compraventas y concesionarios más reconocidos y serios del sector tienen publicado su inventario de vehículos, además de otra información de tipo institucional.

Verifique que el carro sí se encuentra en la compraventa. Revíselo y hágale una prueba de ruta. Antes de comprar el vehículo exija a la compraventa un peritaje técnico y legal; procure no hacer esta revisión en talleres de barrio, lleve el carro a un lugar seguro, profesional y confiable que luego de revisarlo le dará un informe completo y detallado del estado del vehículo. Esto le ayudará a saber qué esta comprando y le evitará problemas.

Antes de dar dinero o firmar un contrato revise la tarjeta de propiedad del vehículo, que le enseñen la original; y lo más importante que usted debe revisar es que este documento se encuentre a nombre de la compraventa y no a nombre de un tercero.

Los 'métodos' más comunes

*Después de cancelar el valor del carro, le dicen que lo entregan cuando se hagan los trámites de Tránsito. En ese lapso la compraventa puede desaparecer con el dinero y el vehículo.

*El comprador paga el carro, se lo lleva y le prometen que en unos días le hacen el traspaso. Eso no ocurre y cuando se da cuenta, el carro nunca le perteneció. Busca reclamar, pero la compraventa ya no existe. 

*Los estafadores usan el mecanismo de vender carros robados o 'gemeleados'. Es mejor verificar con la Dijin si tiene algún problema legal.

*El carro que va a comprar puede tener una deuda vieja. Por eso, es recomendable antes de adquirirlo solicitar o sacar el certificado de tradición del vehículo. Este documento dice si el carro tiene alguna prenda o embargo con una entidad financiera o con un tercero.

Es recomendable que usted mismo haga los trámites en el organismo de tránsito.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.