El McLaren M7C, el monoplaza con el chasís más curioso de la Fórmula Uno

Las páginas de la Fórmula Uno están repletas de grandes equipos, chasises, desarrollos, hazañas y leyendas deportivas. Algunos han sido reconocidos por su efectividad a la hora de generar resultados.

Redacción Motor

08:28 p.m. 21 de diciembre del 2012

Otros, en cambio, no saborearon mucha gloria pero grabaron su nombre en la máxima categoría del automovilismo gracias a su carisma y tesón.

Es el caso del singular chasís M7C y su jinete Bruce McLaren, quien fuera un gran piloto, notable ingeniero y gran empresario del automóvil y quien murió a los 32 años dejando tras de sí un legado que permanece hasta la Fórmula 1 de nuestros días.

El McLaren M7C fue diseñado en 1967 por el ingeniero Robin Herd, Gordon Coppuck y el propio Bruce McLaren, quienes le incorporaron alerones sobrealzados, de ahí que sea considerado como uno de los monoplazas más curiosos de la historia de la F1, muy a pesar de sus logros.

Para 1969, la escudería le dio el chasís M7A a su piloto Denny Hulme, mientras que Bruce McLaren estrenaba la versión M7C en el GP de España.

Ese auto usaba unos alerones que se alzaban casi metro y medio sobre los ejes delantero y trasero que lo hacía lucir como un hidroavión.  Las escuderías Lotus, Matra y BRM tenían alerones similares, pero dos accidentes obligaron a la FIA a prohibirlos antes del Gran Premio de Mónaco.

Bruce McLaren, fundador de la compañía en 1963, a pesar de haber sido un buen piloto, nunca ganó un título mundial como conductor.

El último de la colección 'Fórmula 1'
Encuentre el próximo viernes 28 de diciembre el McLaren M7C, último ejemplar de la colección Fórmula 1, en grandes superficies, librerías y centros de venta de nuestra Casa Editorial, con el cupón que aparecerá ese día en EL TIEMPO, más 13.900 pesos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.