El Mercedes Benz C200 también llegó en versión familiar

La Mercedes Benz C200 Kompressor T regresa al estilo de las camionetas 'station wagon'. Un carro familiar al que le cabe de todo.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Las personas que deseen tener lo mejor del sedán C200 Kompressor pero que requieran más espacio de carga cuentan con una opción muy interesante en la camioneta C200 Kompressor T, que fue lanzada el miércoles pasado al mercado colombiano.

Esta ¿station wagon¿ tiene exactamente la misma plataforma mecánica del automóvil de la misma referencia, es decir, un motor de 1,8 litros y 184 caballos de potencia.

Lo que la hace diferente es que el espacio de carga es muy versátil, pues con el cupo de pasajeros completo ofrece gran capacidad de bodegaje, y si necesita todo un ¿camión¿ para llevar cachivaches o trasteos pequeños, la configuración de los asientos traseros permite convertir en baúl la zona ubicada detrás del espaldar de las sillas de piloto y copiloto.

Y no solo eso, el espacio que queda es completamente plano, lo que hace posible llevar carga alta, larga y ancha ¿a sus anchas¿.
La zona de carga viene con algunos aditamentos útiles, como son un cubre equipajes con red de seguridad, que separa el baúl del resto del habitáculo; una canasta plegable que se esconde en el piso y que cae bien cuando de ahorrar bolsas de mercado se trata; cuatro argollas de sujeción y dos ganchos internos para colgar objetos.

La apertura y el cierre de la puerta del baúl son tareas sencillas que no requieren de mucho esfuerzo. Incluso, el fabricante alemán pensó en que esta parte del vehículo se ensucia con facilidad y por tal motivo protegió la manija para que las manos no se llenen de tierra.

Para el cierre, cuenta con unas manijas internas desde las cuales se impulsa la puerta hacia abajo para que ajuste, sin ensuciarse las manos.  

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.