Mercedes Benz GLK280: suspensión firme, comodidad grande

Usted puede programarle casi todo a este computador con carrocería, de acuerdo con el uso que le vaya a dar cada vez que lo maneja.

Redacción Motor

05:00 a.m. 23 de enero del 2009

Si hay una palabra para definir al nuevo Mercedes Benz GLK280, esa es 'agresividad': los ángulos rectos y filosos, los rines de 19 pulgadas y su tamaño compacto definitivamente lo sacan de todo molde y, de paso, sacuden el segmento 4x4 de lujo, que desde hace un buen tiempo lo caracteriza la monotonía.

Pero no se engañe: detrás de esa cara bravucona se esconde una 'monjita de la caridad', un Mercedes en toda la extensión de la palabra, que nos hizo olvidar durante todo un fin de semana que estábamos a bordo de un todoterreno 'pura sangre'.

No en vano el manual del usuario lo componen cientos de páginas, en donde le explican todas las opciones que tiene para conducirlo 'como Dios manda'. ¿Cómo quiere la caja: secuencial, operada desde el timón o desde la barra de cambios? ¿La quiere deportiva o con una relación de cambios 'relajada'?

¿Prefiere luces de chorro o de expansión? ¿Que giren con el timón o que permanezcan estáticas? ¿Qué se enciendan automáticamente o manualmente? ¿Necesita que el auto le ayude a frenar en las bajadas? ¿Que acelere 'a motu propio' en las subidas? ¿Qué le avise la cercanía de objetos exteriores desde cualquier ángulo? 

Usted puede programarle casi todo a este computador con carrocería, de acuerdo con el uso que le vaya a dar cada vez que lo maneja.

Así lo hicimos cuando lo aceleramos con la caja deportiva por la Avenida Boyacá, entre las calles 170 y 134 (aquí en donde no nos oiga la Policía de Tránsito). "Me sentí como en una de esas películas del espacio, en donde todas las cosas pasan a mil", dijo uno de nuestros pasajeros.

O cuando lo metimos en destapado, aún sabiendo que el ahijado de 7 años venía sentado en la banca trasera, jugando 'nintendo': no protestó con cada ondulado y cada rizado porque el GLK y, por ende, su 'nintendo', ni se mosquearon.

También lo probamos en los trancones, mientras charlábamos y escuchábamos uno que otro de los seis discos que guardamos en la caja que trae el equipo de sonido, y la música del IPod, que conectamos en el 'plug in' dispuesto discretamente dentro de la enorme guantera delantera.

Botiquín original, bodegas pequeñas, enchufe de 12V, potentes luces de lectura, manos libres operado desde el timón y hasta una canastilla plegable que se guarda sin problema sobre la llanta de repuesto nos recuerdan que este auto, diseñado para vivir cómodamente la ciudad, fue hecho para las carreteras más difíciles.

Ficha técnica

Motor: 3,0 litros 6V.
Potencia: 230 CV.
Velocidad máxima: 210 kph.
Transmisión: automática de siete velocidades y secuencial operada desde el timón o la barra de cambios.
Airbag frontales y laterales para conductor y pasajero.
Airbag para las rodillas del conductor.
Frenos: ABS, ASR con ayuda de arranque en pendientes.
Programa electrónico de estabilidad ESP.
Tracción permanente 4Matic.
Sistema electrónico de tracción.
Programador de velocidad.
Climatizador automático de dos zonas.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.