La moda de los pequeños SUV, esos utilitarios deportivos hechos sobre plataformas de automóviles

La idea se le ocurrió a Ford en el 2003, con la Ecosport, un 'Sport Utility Vehicle', que se montó sobre el modelo Fiesta, del que heredó casi todos los componentes mecánicos y parte de su estructura.

Redacción Motor

05:32 a.m. 30 de mayo del 2014

A diferencia del automóvil, Ford le dio más altura, un aspecto aventurero y en general le otorgó las características de un todoterreno, incluida la tracción 4X4. El experimento fue tan bueno que otras marcas empezaron a recorrer el mismo camino, es decir, agrandaron los autos y encogieron las ‘crossover’.

La huella de la Ecosport la siguieron en su momento, entre otros en Brasil, Fiat con la Idea Adventure sobre la base del Palio; Volkswagen con su CroosFox y luego Renault con el Sandero Stepway en un primer paso y luego con la Duster. KIA terminó figurando ahí con la Soul, que fue concebida con un espíritu diferente pero daba las mismas funciones.

Esta moda se está expandiendo en todo el mundo y Colombia no ha sido la excepción. Los pequeños SUV están y seguirán de moda pues así lo demuestran las cifras de ventas de las más exitosas en nuestro país que, además, reflejan el creciente gusto de los clientes por este tipo de vehículos.

En el 2012 Ford presentó la última generación de la Ecosport, con un rediseño total. Ese nuevo ‘look’ no solo atrajo más seguidores, sino que Renault con la Duster, proveniente del Sandero; y Chevrolet con la Tracker sobre la base del Sonic, se trenzaron en una batalla por más compradores, curiosamente, dejando atrás en ventas a la ‘precursora’ de Ford.

Entre las tres lideran las ventas y todo indica que seguirán creciendo pues se estima que el potencial es alto. En el 2013, de las vitrinas de los concesionarios Renault salieron 11.391 unidades de Duster; Chevrolet con la Tracker vendió 9.067 unidades, y de Ford Ecosport se vendieron 2.261.

En los primeros cuatro meses de 2014 el panorama y las proyecciones se ven bien. Hasta el 30 de abril se vendieron 3.383 unidades de Renault Duster; 2.930 unidades de Chevrolet Tracker y 913 de Ford Ecosport.

El éxito es tan notorio que incluso las grandes ‘crossover’ a las que una gran masa de los clientes no podía llegar empezaron una especie de ‘dieta’. Así, Toyota, Mitsubishi, entre otras marcas, están lanzando al mercado versiones de sus Fortuner y Nativa en las que se ha eliminado la tracción 4x4.

Una de las principales razones para explicar lo que viene ocurriendo está en el precio. Para muchos compradores resultaba difícil dar el salto del automóvil hacia una ‘crossover’, que por lo general arrancan por arriba de los 60 millones de pesos. Los SUV ‘petites’ se ubicaron justo en un punto intermedio al cual es más fácil llegar. Ese ha sido el secreto de Renault con su Duster para ubicarse en el primer lugar de ventas. De las cuatro versiones que tiene y que varían según su configuración, la más económica está en 43 millones y la más costosa en 53 millones de pesos.

Además del precio, hay otras explicaciones, en particular, para la alta clientela femenina que tienen. Para ellas, este tipo de vehículo es más seguro por su posición elevada de manejo. Y en Bogotá, porque pasa muy bien sobre las deterioradas calles y, más importante aún, porque los otros carros ‘las respetan más’.

Otro punto a favor está en el diseño y sus líneas agresivas, y aunque no sean tan cómodos como un automóvil y claramente su capacidad de carga (baúl), no es uno de sus mejores atributos, estos pequeños SUV han sabido conquistar al público con todo y sus inconvenientes.

Por eso, dejamos para el final, una última razón por la cual la gente los prefiere: son diseñados para moverse con seguridad y agilidad sin sacrificar su integridad, en terrenos relativamente complicados como suelen ser nuestras carreteras y eso lo valoran mucho los potenciales compradores.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.