La motocicleta Yamaha XP500 TMax, ágil en la ciudad y divertida en las carreteras

Este maxi scooter japonés con motor de 500 c.c. se convierte en la cuarta entrega de la Colección Mitos de Dos Ruedas de EL TIEMPO y Revista Motor.

Redacción Motor

08:18 p.m. 04 de octubre del 2013

Las scooters son las herederas de las motos citadinas de baja cilindrada, como las recordadas Vespa o Lambretta. Destacadas por su versatilidad y dinamismo, de gran ayuda en el complicado tránsito de las grandes ciudades, muy pocos considerarían hacer viajes de larga distancia en ellas.

Pero la concepción cambió a mediados de los años 90 cuando llegaron las maxi-scooters, categoría de motos de mayor tamaño, motores más complejos y potentes y con más capacidad de carga. Estas maxi-scooters rápidamente se convirtieron en una opción muy apetecida porque sumaban a los atributos intrínsecos de sus hermanas menores un mayor rendimiento, propicio para salir a carretera.

Este es el caso de la Yamaha 2001 XP500 TMax; transporta dos pasajeros con bien acomodados, además de lucir muy deportiva. Tiene diseño original con líneas agresivas que realzan su modernidad y un frente aerodinámico que contribuye a marcar su estilo personal.

Como virtud principal, este modelo ofrece gran soltura y buen rendimiento para viajes largos, además de una confortable posición para el piloto, gracias a su motor bicilíndrico con 500 cm3 de desplazamiento y con los arrestos suficientes para caminar bien en ciudad y carretera.

Entrega casi 40 caballos de potencia de manera progresiva mediante una caja de transmisión automática, combinada con el embrague multidisco.

Mañana sábado, con EL TIEMPO

Reclame la moto Yamaha 2001 XP500 TMax, en grandes superficies, librerías y centros de venta de nuestra Casa Editorial, con el cupón que aparece en la edición de EL TIEMPO, más 13.900 pesos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.