Motociclistas de Bogotá firman pacto para reducir índices de accidentalidad

Es un compromiso para adoptar comportamientos seguros en las calles y reducir los accidentes de tránsito.

Redacción Motor

08:56 p.m. 01 de marzo del 2013

Corresponsabilidad y autorregulación. Estos son los dos pilares en que se fundamenta la nueva estrategia de la Secretaría de Movilidad de Bogotá, SDM, para lograr un cambio en el comportamiento de los motociclistas en las calles y reducir la accidentalidad.

"El compromiso es trabajar, desde la corresponsabilidad y la participación, para ganarle a la muerte por siniestros de tránsito", dijo la SDM, al suscribir con gremios, motociclistas y clubes el 'Pacto Motociclistas por Bogotá'.

Para la SDM, el 2013 es el año de 'quiebre' de las estadísticas de accidentes de tránsito que involucren motociclistas, y para ello los convocó a firmar un acuerdo de voluntades.

La idea es que los motociclistas, por iniciativa propia y apoyados por campañas pedagógicas, adopten conductas y comportamientos seguros "que permitan un cambio cultural en la movilidad de la ciudad (...) por convicción y no solo por el control y la coerción.

Una de las acciones que se vienen realizando son las mesas de trabajo. El año pasado fueron 13; y para este año está previstas 11, en las que se de discute y evalúa la situación de los motociclistas.

De forma simultánea con el desarrollo del proceso 'Pacto Motociclistas por Bogotá', con el apoyo Pedagogía y grupo guía de la SDM, la Policía Metropolitana y representantes de los motoclubes, de la Liga de Motociclismo de Bogotá, el Club de Motociclistas de Colombia y Vive Tu Moto, se realiza cada semana una campaña en vía en distintos puntos de la ciudad para hacer sensibilización sobre Seguridad Vial y recordación de las medidas preventivas.

La moto, el vehículo más atractivo en Bogotá
Según el Runt, en Colombia hay 4 millones 576 mil 568 motocicletas matriculadas. De acuerdo con esa cifra, por las calles de Bogotá ruedan en la actualidad 332.976.

La moto se ha convertido en Bogotá en el vehículo más apetecido, en primer lugar como medio de trabajo. Y las restricciones al uso del automóvil, el alto costo de la gasolina, así como el deficiente sistema de transporte público, generan una oleada de compradores nuevos y de automovilistas que se pasan a las dos ruedas.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.