Las motos rodaron y protestaron por el proyecto de ley 207

A las 9 a.m. de ayer, 600 motociclistas se reunieron frente a la Biblioteca Virgilio Barco y desde allí partieron para protestar porque les quieren cobrar peaje, impuestos y controlarles el uso.

Redacción Motor

05:00 a.m. 12 de febrero del 2010

El proyecto de ley 207 al que se refirió ampliamente esta sección el pasado 9 de enero generó una ola de protestas entre los motociclistas del país que desembocó finalmente en una marcha organizada por la Asociación de Motociclistas de Colombia (Asomocol). 

La cita fue a las 9 de la mañana en la carrera 50, frente a la Biblioteca Virgilio Barco, desde donde partieron más de 600 motociclistas que recorrieron pacíficamente por la calle 63 y la carrera 7 para llegar finalmente a la Plaza de Toros La Santamaría.

La consigna fue: "No pitar, circular con respeto y acatar las normas de tránsito", y así lo hicieron. Una vez en La Santamaría, dejaron claro que no están de acuerdo con el proyecto de ley que cursa en la Cámara de Representantes y que contempla cambios drásticos en la forma de comprar, vender y utilizar esos vehículos. 

"De las 18 puntos que contempla el proyecto de ley 207 del 2009, al menos 15 van en contra de nuestros derechos, más si se tiene en cuenta que el 90 por ciento de quienes rodamos en estos aparatos lo hacemos por trabajo", dijo uno de los manifestantes que, como muchos otros, lucía un brazalete con la leyenda ¿No a la Ley 207". 

Todos llegaron con la mismA intención: tumbar el proyecto de ley 207 que, según otro de los manifestantes, carece de sentido y deja ver que quienes promueven la norma "están legislando desde una silla en lugar de legislar desde el sillín de los miles de motociclistas que dependen su sustento de este medio de transporte. 

A continuación registramos algunos de los puntos más álgidos, peros qi quiere ver el Proyecto de Ley 207 del 2009 en su totalidad, visite nuestra página www.motor.com.co

PEAJE, EN CARRETERAS NACIONALES

El artículo 16 del proyecto 207 obligaría al pago de peaje, el cual equivaldría al 75 por ciento del menor valor asignado a los vehículos particulares y funcionaría exclusivamente para las carreteras a cargo de la nación.

IMPUESTOS Y SOAT

En la actualidad, las motos de menos de 125 cm3 están exentas de pagar impuestos, pero de convertirse en ley, se levantaría esa prerrogativa y tendrían que cancelarlo.

Así mismo, el Soat de los vehículos particulares dejaría de subsidiar al de las motocicletas, y el desmonte de ese subsidio se haría de forma gradual y en un término no mayor a cinco años.

PARRILLEROS Y DOMICILIARIOS

En cuanto a los parrilleros, tan solo personas mayores a 10 años y mujeres que no estén embarazadas serían los autorizados para viajar en la parte posterior de la moto.

Sin embargo, "cuando el acompañante o parrillero sea menor de edad, mayor o igual a los 10 años y menor a los 18, sólo se autoriza su transporte cuando el conductor sea el padre o madre del mismo o aquel que ostente la patria potestad o custodia".

Los domiciliarios deberían inscribirse ante la autoridad de tránsito de la jurisdicción en la que realizarán el reparto. Para ello tendrían la obligación de cumplir con la norma de competencia laboral que establezca el Sena para esa actividad y las motos no pueden ser de propiedad de nadie distinto al conductor o de la persona natural o jurídica para la que trabajan. 

MOVILIDAD REGULADA

Otra iniciativa que quedaría reglamentada para todo el país sería la de la restricción de parrilleros o la prohibición de circular por zonas específicas o en horarios especiales, si la autoridad de la ciudad o la jurisdicción lo amerita, en virtud de "circunstancias excepcionales que atenten contra la alteración del orden público o se ponga en riesgo la integridad de los derechos fundamentales de la ciudadanía (...)".

También tendrían la posibilidad de regular el mototaxismo por zonas, horarios y por un espacio de tiempo definido.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.