'No todo el mundo puede tener un carro un nuevo'

Los carros 'viejos' podrían salir de las calles a través de una política estatal de sustitución y en ningún caso obligatoria.

Redacción Motor

04:51 p.m. 09 de septiembre del 2011

Solamente mediante una indemnización a sus propietarios, o con una política estatal de sustitución e incentivos de acatamiento voluntario, el Gobierno podría entrar a regular la circulación de los automotores con más de 20 años de uso. De otra forma, expertos consultados por Vehículos consideran que sería inconstitucional esta medida.

El tema no es fácil. De un lado están puntos importantes como el derecho al trabajo, la movilidad y la propiedad, y por otro, el derecho a un ambiente sano y limpio. Pero lo ambiental no es lo fundamental si los autos cumplen con el rango permitido de emisiones y pasan sin problemas la vida en las calles.

Clara Inés Vargas, ex presidenta de la Corte Constitucional, asegura que, en principio, una decisión en tal sentido -en contra de los particulares- sería inconstitucional. "Se violaría el derecho al trabajo y a la circulación; no se puede obligar a todo el mundo a tener carro nuevo".

Lo que sí puede hacerse, agrega, es reglamentar que estos carros circulen en buenas condiciones técnicas, previendo condiciones de seguridad para sus usuarios y terceros.

Pero esas herramientas ya existen en el país. Un carro contaminante o en malas condiciones puede ser inmovilizado por las autoridades, y también está la exigencia del certificado de revisión técnico mecánica y de gases. Otra cosa es que el sistema 'deje pasar' esos vehículos.

En cuanto a la posibilidad de una expropiación, la ex magistrada Vargas cree que eso no aplicaría en el caso de los vehículos. En el caso de las viviendas, se hace porque se necesita para construir una calle o una avenida, pero hay un procedimiento, a la persona le pagan y existe un interés general.

"No creo que las limitaciones de propiedad sean constitucionales. Nadie compra un carro para tenerlo en un garaje, hay que controlar que la gente cumpla con las normas", aseguró.

La Constitución Nacional establece el derecho a un ambiente sano. "En ese orden de ideas, si los vehículos contaminan el ambiente y no hay manera de evitarlo, el Congreso sí tendría la competencia para llegar a la medida radical de la prohibición", explicó el ex presidente de la Corte Constitucional Alfredo Beltrán.

El jurista considera que lo que el Gobierno podría hacer es estimular la adquisición y uso de vehículos nuevos que lleven a la gente a prescindir de los antiguos, sin que esto sea obligatorio. Esto, con 'primas de ruptura' que subsidien también los vendedores de autos. 

El problema no está en los 'viejos', está en los controles

Como se dice popularmente, en materia de automóviles, 'la calentura no está en las sábanas'. Un taxi, por ejemplo, puede ser viejo a los tres años. Un auto particular de más de 20 años puede estar como nuevo.

Todo está en su cuidado, mantenimiento y condición mecánica. Y para eso existen controles como la Revisión Técnico Mecánica y de Gases (RTM), que está concebida para que todos los carros pasen.

O lo peor, se han detectado síntomas de corrupción y por eso circulan por las calles verdaderos adefesios mecánicos: carros 'truqueados' a los que les cambian artesanalmente todas las especificaciones de fábrica. Y siguen como el whisky escocés, 'tan campantes'. A la RTM, como se ha dicho en muchas ocasiones, le 'faltan dientes'. No tiene la autoridad para determinar que un carro ya cumplió con su ciclo y debe salir de circulación.

Por último, lo que cuenta para las autoridades es el recaudo de dinero vía multas, pues si el carro es inmovilizado y llevado los patios por no tener la RTM, al otro día, después de pagar la sanción, ese carro sale andando por sus propios medios, cuando se supone que es un peligro rodante.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.