El mundo ya rueda en el 'auto fantástico'

Los vehículos de hoy son computadores con llantas que velan por la seguridad.

Redacción Motor

10:13 p.m. 23 de septiembre del 2011

¿Cómo hace un vehículo para 'advinar' que está lloviendo, que bajó la luz, que el conductor maneja cansado o que hay un obstáculo acercándose peligrosamente? ¿Qué le dice que el motor está listo para el cambio de aceite o que está consumiendo demasiado? 

Todo esto lo está logrando desde la entrada del computador al mundo automotor, es decir, a partir de la inclusión de la electrónica de los vehículos, que no es otra cosa que una serie de sistemas reunidos en un computador central, cuya función consiste en poner a funcionar, 'como debe ser', todas las conexiones interdependientes y permitir un andar cómodo y seguro. A los vehículos de última generación les cabe de todo.

Eso sí, dependen del presupuesto que les dediquen sus casas matrices no sólo a la investigación de los sistemas que les instalan sino a la observación del entorno, como los diferentes tipos de vías a los que se enfrentarán, los cambios de clima, la legislación vial y hasta al mismo comportamiento humano, variables sin las cuales es casi imposible incursionar en los mercados más especializados.

"Hoy en día, nosotros seguimos el mercado y no al revés", nos dijo el año pasado durante el lanzamiento de uno de sus modelos Hans Kuscher, del departamento de diseño de BMW, a propósito de la diversificación que están experimentando ésta y otras casas automotrices para el desarrollo de las nuevas tecnologías, una tarea que, en gran medida, les encomiendan a compañías especializadas.

Lo malo del asunto es que dependen cada día más de terceros para la construcción de sistemas inteligentes, que si fallan, ponen en riesgo su nombre y su tradición. Lo bueno: que la relación hombre/máquina es cada día más evidente y se puede encaminar muchísimo más hacia la seguridad propia y del entorno.

Los frenos
 Un sensor ubicado en la rueda mide su velocidad; si 'siente' que hay diferencias en el frenado con respecto a las otras tres, reduce la presión. Un computador procesa esos datos y compara la velocidad del carro con la de las ruedas, en caso de un frenazo duro. Resultado: el auto no patina porque no bloquea por completo las llantas y, por lo tanto, es eficiente. Es el 'Antilock Brake System' (ABS).

1 sensor en cada rueda  Encargados de su velocidad; si alguno 'siente' que hay diferencias en el frenado con respecto a las otras tres, reduce la presión.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.