Los neumáticos cambian de perfil: línea ecológica

La onda ecológica está obligando a las llanteras a mejorar el índice de rodamiento de sus productos para reducir el consumo. Michelin las baja de tamaño. Segurndo rubro para transportadores.

Redacción Motor

05:00 a.m. 23 de octubre del 2009

"Lo que las fábricas de llantas deben procurarles a los transportadores de carga y de pasajeros es una mayor productividad y una reducción en sus gastos".

Con estas palabras inició su charla con esta sección el director mundial del Grupo Michelin para Neumáticos de Camión, Pete Selleck, quien nos invitó a visitar la planta de la empresa, ubicada en Campo Grande (Brasil) y nos dio algunas pautas sobre el mercado de estos accesorios en la región.

El área empresarial que dirige está enfocada hacia tres pilares fundamentales, que son los que guían la producción de sus neumáticos: seguridad, longevidad y eficiencia energética. Esos tres principios son especialmente aplicables en América del Sur, en donde las carreteras, las políticas viales y los modos de transporte son tan variados como sus innumerables climas.

"Teniendo en cuenta el mercado de la región, soportamos la estrategia de Michelin en tres metas específicas: inversión, innovación y distribución -aseguró el alto ejecutivo-. También estamos lanzando llantas más ecológicas y productivas para nuestros clientes de Suramérica".

Al hablar de 'inversión', Selleck se refirió específicamente a un desembolso de 1.000 millones de dólares que Michelin está ejecutando desde el 2006 hasta el 2011 y que incluye las tres plantas que tiene la marca en Suramérica: Campo Grande, Bogotá y Cali (esta última, productora de neumáticos para autos livianos).

"Específicamente en nuestras plantas colombianas, hemos invertido en capacitación y en tecnología, dos temas en los que nuestra empresa es especialmente rigurosa  -puntualizó el director mundial del Grupo Michelin para Neumáticos de Camión -. Esas plantas son muy importantes porque nos permiten cubrir no solo el mercado local, sino el venezolano".

En cuanto a la innovación, la fábrica de llantas francesa sabe que Brasil es el segundo mercado mundial de reencuache y por ello está haciendo especial énfasis en mejorar la movilidad de las flotillas de transportadores y procurarles una llanta más durable, 'reencauchable' y ecológica.

Cabe decir que esta empresa es pionera de muchas de las características de los neumáticos que ruedan hoy en día, como la banda radial y el sistema dual que usan los camiones para soportar una mayor carga.

Esto último le da la autoridad suficiente para experimentar con llantas más anchas que reemplacen ese sistema y que les permitan más economía a los propietarios de buses y camiones. El programa lo denominan MDT Dual Technologies, y en este momento se encuentra en manos de cerca de 4.000 investigadores alrededor del mundo.

La distribución es un punto fundamental en la estrategia de Michelin, toda vez que posee 500 puntos de venta en la región, número que tiende al alza, pues la empresa calcula que el parque automotor camionero aumentará en 500 mil durante los próximos años.

Hace 13 años. Michelin tiene presencia en el país, aunque solo hasta 1999 adquirió las dos plantas que funcionan en Cazucá y Cali y que producen alrededor de 775 mil unidades anuales (456 mil radiales y 319 mil convencionales). La empresa es parte activa del sistema TransMilenio de Bogotá, con una participación del 58 por ciento.

Michelin tuvo también sus propias plantas de reencauche, que luego decidió entregarles a terceros para que, con su aval y estricta vigilancia provean ese servicio con todas las garantías. La compañía las apoya con tecnología y capacitación y da una garantía si hacen las cosas bien y que es equivalente a las de las llantas nuevas.

"Hay que tener en cuenta que, especialmente para el transportador, la escogencia del neumático se centra en la relación costo/beneficio, distinto al usuario de vehículos livianos, que buscan buenas prestaciones y condiciones estéticas", reconoció el ejecutivo de Michelin-. Ellos saben que 30 por ciento del gasto de combustible es responsabilidad de las llantas y nuestra meta es mejorar esa cifra".

XTE2, EL TAMAÑO ES LO DE MÁS
Actualmente, una de las 'joyas de la corona' del área de camiones de Michelin es la llanta XTE Serie 70 (275/70 R22.5), más baja y liviana, pero con la misma capacidad de aguante que la tradicional 295/80 R22.5, cuya carcasa, hecha con tecnología MDT, permite la misma capacidad de carga a un menor costo, según sus productores.

"La principal propuesta de esta nueva oferta es apoyar a los transportadores para que puedan reducir sus costos operacionales. La XTE2 proporciona una mejor rentabilidad por kilómetro en la primera vida y en la vida total", aseguró Pete Selleck.

Precisamente al ser más pequeña y liviana, reduce 10 kilogramos por llanta y hasta 10 centímetros de altura, según cifras de Michelin, lo que permite ganar hasta 3,8 metros cúbicos de capacidad volumétrica a los semirremolques.

"La altura de la llanta también decide sobre la seguridad del vehículo, ya que el centro de gravedad es menor que con las dimensiones actuales. El diseño de la estructura es específico para ejes de semirremolque, que son los que generalmente sufren los mayores esfuerzos durante las maniobras" aseguró el ejecutivo. 

Según Michelin, esta nueva llanta consume menos petróleo en su fabricación y disminuye las emisiones de CO2, gracias a que mejora la eficiencia en el rodaje.

EL MERCADO HA BAJADO
Michelin es consciente de que le mercado de los camiones ha bajado en el mundo entero, incluso hasta niveles del 50 por ciento, pues las empresas transportadoras están tratando de ser más eficientes en épocas de crisis.

"El ajuste de inventarios de las empresas transportadoras ha incidido en la reducción del mercado, por eso Michelin está reduciendo los gastos a la mitad y está controlando sus inversiones. Sabemos que el mercado no se va a recuperar ya", reconoció Pete Selleck.


LA PLANTA DE CAMPO GRANDE
Durante la visita a la cuarta planta de Michelin más grande del mundo, en Campo Grande (Brasil), no hubo cifras ni datos que comprometieran 'los secretos bien guardados' de la empresa, pero sí un completo recorrido, dirigido por Grant Ferguson, director de esa unidad industrial, quien nos mostró las cuatro etapas de fabricación de sus neumáticos.

1. Mezclas. Como la masa del pan, que va compactándose y formándose, el caucho y sus diferentes componentes van haciendo lo propio en una enorme 'amasadora' que deja como resultado enormes bandas de caucho preparado.
2. Preparación. Esa masa se convierte en grandes y compactos cilindros, que ya dejan entrever, al menos, la redondez de la llanta, pero que más parecen anillos gigantes y lisos.
3. Confección y acabado. Los cilindros son recibidos por otros operarios que los introducen en especies de moldes, que los aplastan y les dan la forma a la llanta. Previamente, el operario les coloca bandas de refuerzo cruzadas y, finalmente, la banda de rodamiento final.
4. Vulcanización. Enormes hornos esperan a las llantas ya formadas, que son introducidas por unos segundos a xxx grados para que las diferentes capas de la llanta se compacten y queden 'agarrados'.
5. Verificación. La empresa desbarata una llanta diaria y, con una tabla especial, mide que todos los componentes se ajusten a lo requerido. Según Ferguson, el índice de rechazo es mínimo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.