Nissan Esflow, el segundo vehículo eléctrico de Nissan estará en Ginebra

Es un prototipo de un auto deportivo pero de tipo eléctrico. Utiliza la misma tecnología del Leaf aplicada a una carrocería cupé y con tracción gracias a dos motores ubicados en las ruedas traseras.

Redacción Motor

05:00 a.m. 14 de febrero del 2011

El auto familiar eléctrico de Nissan, el Leaf, ya tiene compañía. La marca japonesa presentará en Ginebra su más reciente prototipo eléctrico con el que quiere demostrar que, como algunas de las marcas especializadas en autos deportivos que ya han mostrado sus arranques en las tendencias ecológicas, sabe combinar las cero emisiones y con una conducción deportiva.

El Esflow es la propuesta de Nissan de cómo serán los autos deportivos en el futuro. Con una carrocería cupé, capacidad únicamente  para dos ocupantes, como se estila en esta categoría, y tracción trasera, este auto es 100 por ciento eléctrico.

Sin embargo, sus prestaciones van de acuerdo con su aspecto. Hace de 0 a 100 km/h en apenas 5 segundo.

Esto lo consigue porque tiene montados dos motores eléctricos que aplican su potencia en cada una de las ruedas y que están ubicados un poco por delante del eje trasero. Cada propulsor puede actuar de manera independiente y por lo tanto el par entregado se optimiza para asegurar una estabilidad total del vehículo y controlar al mismo tiempo la regeneración de potencia más eficiente. 
 
La energía para los motores la proporcionan los mismos paquetes de baterías laminadas de iones de litio que utiliza el Nissan Leaf, pero en el Esflow los conjuntos se han situado a lo largo de los ejes delantero y trasero del vehículo. Con ello se centran las masas del y se le da una mayor maniobriabilidad. Al mismo tiempo, están ubicadas muy bajo y le da un óptimo reparto de pesos lo que le permite tener una autonomía de hasta 240 km con una única carga.

El desarrollo más importante de este vehículo es que no es un prototipo que en principio nació con motor de combustión y que se adapto para moverse en modo eléctrico sino que desde el principio nació como un deportivo de 'emiciones cero'. Eso significa que los ingenieros tuvieron absoluta libertad para situar los propulstores y las baterías hasta conseguir el mejor comportamiento y las mejores prestaciones posibles.

El diseño y los materiales también contribuyen en la optimización del vehículo, tanto en proporciones como en rendimiento. El Esflow tiene una carrocería de material compuesto sobre un chasis de aluminio y posee una línea de cintura alta que permite integrar una rígida estructura de jaula de seguridad no intrusiva detrás de los asientos y que asume todo el peso, en caso de volcamiento, evitando así la necesidad de crear unos pilares A anchos y reforzados y eliminando los ángulos muertos. De esta manera, la visibilidad hacia adelante es enorme y el conductor está en una posición central.  

Datos del Esflow

* No tiene espejos retrovisores, se sustituyeron por unas diminutas cámaras de retrovisión.

* Tiene cuatro pantallas LCD multifunción iluminadas.

* Tiene luces tipo led de color azul que acentuan las luces delanteras que también son azules, así como el logotipo.

* Los asientos están moldeados y no tienen unas estructura rígida lo cual elimina su peso pero implica que no pueden moverse.

* Para las diferentes alturas de los conductores, tanto el volante, que es 'fly by wire', como los pedales pueden desplazarse eléctricamente hasta encontrar una posición de conducción correcta.

* Baterías laminadas de iones de litio montadas en posición baja para un mejor reparto de pesos. 

* De 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos. 

* Más de 240 km de autonomía con una única recarga.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.