El noble Chevrolet Swift llegó a la colección 'Los carros más queridos de Colombia'

Este modelo corresponde a la segunda generación del Suzuki Cultus japonés, cuya primera serie llegó a Colombia como Chevrolet Sprint. Confiable y rendidor.

Redacción Motor

05:26 a.m. 10 de octubre del 2014

Inicialmente importado de Japón, el Swift se empezó a comercializar en el mercado colombiano, en 1991, con la versión de cuatro puertas (sedán), siendo sus principales competidores el Mazda 323 y el Renault 9.

Por mecánica, adoptaba un bloque de 1.300 cm3 y ocho válvulas, primero con carburador de doble cuerpo y reemplazado por un sistema de inyección en 1997. Asociado a una caja de cambios de cinco velocidades entregaba una potencia de 66 caballos a 6.000 rpm.

A finales de 1991, la oferta del Swift sedán se amplió con el motor de 1.600 cm3 y 16 válvulas, alimentado por un carburador de accionamiento progresivo que entregaba 91 caballos de potencia a 6.000 rpm.

Tras el lanzamiento de la carrocería sedán, Colmotores comenzó a ensamblar el Swift en su planta de Bogotá, en 1992.

Este era una variante de tres puertas, con una longitud de 3,71 metros y las icónicas siglas GTi, sinónimo de deportividad y máximo rendimiento pues alcanzaba los 100 caballos de potencia.

Su maniobrabilidad y desempeño que permitía acercarse a la barrera de los 190 km/h convirtió a este modelo en un auto propicio para los circuitos de velocidad y rallys nacionales.

Junto al recordado Sprint, el Chevrolet Swift se mantuvo en las salas de ventas hasta el año 2004 y su aceptación contribuyó significativamente a afianzar el liderazgo de GM Colmotores en el mercado colombiano.

Reclámelo este jueves

Para obtener el Chevorlet Swift, recorte el cupón que aparecerá el jueves 16 de octubre en EL TIEMPO, más 14.900 pesos, y reclámelo en librerías, almacenes de cadena, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO Casa Editorial.

 

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.