El nuevo Volkswagen Jetta llega al país 'pisando' fuerte en precio y equipamiento

Su origen mexicano de arancel '0' permite ofrecerlo a precios atractivos y lo pone a competir con modelos menos equipados. Tiene un motor de 2.5 litros con caja automática de 6 cambios y 170 caballos.

Redacción Motor

04:30 p.m. 18 de mayo del 2012

A finales del año pasado, Porsche Holding, filial de Volkswagen AG en el mundo, anunció que la casa matriz llegaría a Colombia para hacerse cargo de la operación de la marca, y dijo que a partir de ese momento sería el distribuidor exclusivo para los concesionarios que llevan años posicionando exitosamente los modelos de la casa de Wolfsburg en todo el país.

Cinco meses después, Porsche Colombia (así se llama la nueva empresa) inició una comercialización agresiva de todos sus modelos, adquirió la operación de camiones y buses Volkswagen e incluso abrió una vitrina propia en la calle 116 de Bogotá siguiendo los parámetros de diseño de la casa matriz.

Allí tiene, para prueba de clientes y medios, ejemplares de sus modelos más emblemáticos, el Tiguan y el Jetta, el primero 100 por ciento alemán y el segundo proveniente de la planta de México.

Precisamente el nuevo VW Jetta, que llegó hace dos años al país, es un sedán netamente familiar, con una cabina muy amplia y confortable y un enorme baúl de 510 litros, además de radio con ocho parlantes y pantalla táctil de 6,5 pulgadas para la versión más equipada; techo corredizo, espejos con desempañante y manos libres Bluetooth, entre otros accesorios de norma.

Esto le permite una vida a bordo ideal y segura gracias también a su motor de 2,5 litros de desplazamiento con transmisión automática y 'secuencial' de seis velocidades que le permite desarrollar 170 caballos de potencia.

Las llantas son de perfil bajo en el Comfortline, versión a la que le fueron instalados rines de 17 pulgadas (de 16 para la versión Trendline básica) que lo hacen ver y sentir muy deportivo, más aun si se acciona la posición 'S' en la caja automática para un torque más alto, ideal en carreteras escarpadas como las nuestras.

Pero las líneas clásicas y la vida a bordo no son el gran argumento de este nuevo sedán de VW, sino su origen mexicano de arancel '0' que permite ofrecerlo a precios muy atractivos y lo ponen a competir con modelos de similar equipamiento y confort, pero más costosos. El Jetta Comfortline (full) cuesta 64'500 mil pesos y el Jetta Trendline, 55'500 mil pesos.

Algunos accesorios de norma

*Motor 2,5 litros de cinco cilindros en línea.
*Transmisión triptronic de seis velocidades.
*Frenos de disco con ABS y bloqueo diferencial EDL.
*Airbag frontales (y de cortina para el Comfortline).
*Bluetooth manos libres.
*Conexión para iPod.
*Lector de temperatura exterior.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.