Nuevos límites de velocidad siguen en el papel

El plazo para la nueva señalización vence dentro diez días y todavía no han puesto la primera. En las dobles calzadas de Bogotá -Tunja - Sogamoso y Bogotá -Melgar- Girardot se mantendrán los 80 km/h.

Redacción Motor

05:00 a.m. 08 de octubre del 2010

La Ley 1239 que reglamentó los nuevos límites de velocidad en el país está a punto de convertirse en una norma de papel, y todo, porque a pesar de su entrada en vigencia desde julio de 2008, cada día surgen nuevos tropiezos para su aplicación.
 
El último de ellos está  a punto de ocurrir. El próximo 20 de octubre vence el plazo de seis meses que el Ministerio de Transporte le dio al Instituto Nacional de Concesiones, Inco, para que realizara "las acciones necesarias para establecer y señalizar los límites en la red vial a su cargo".
 
A más tardar ese día todas las carreteras concesionadas deben estar señalizadas, con base en la metodología que arrojó el estudio que hizo la Universidad del Cauca a finales del año pasado.
 
Pero eso no va a suceder. A poco más diez días de vencerse el plazo no hay una sola señal con los límites de velocidad. Ahora la disculpa del Inco es que no tiene los recursos para la nueva señalización pero no se conoce de gestiones o avances para lograrlos.
 
Esto se suma a una larga cadena de tropiezos que ha tenido la ley a lo largo de los dos últimos años,  mientras que los conductores siguen pagando costosos comparendos por exceder los 80 kilómetros por hora, pues la penalización sí se ha cumplido al pie de la letra. Desde el 2008 hasta hoy se han impuesto en el país 50.705 comparendos por este tema en Bogotá.
 
 
Comparendos por exceso de velocidad en Bogotá

2008 - 30.116
2009 - 10.227
2010 - 10.362
 
A no más de 80 kph
 
Uno de los argumentos de las autoridades de tránsito para multar a los conductores que excedían los 80 kph, era que la ley no estaba reglamentada; y que se necesitaba un estudio y una metodología.
 
Finalmente el estudio se contrató con la Universidad del Cauca y arrojó como una de las principales conclusiones que en Colombia no existen carreteras con condiciones técnicas y de seguridad para andar a 120 kilómetros por hora, y que a lo máximo que se podría a llegar en algunos tramos es a velocidades máximas de 90 y 100 kph.
 
Y ni siquiera hasta allá. El ingeniero Rodolfo Castiblanco, quien ha estado a  cargo del proceso en el Inco, le aseguró a Vehículos que, según los resultados preliminares, la velocidad máxima que se permitirá en vías como las nuevas dobles calzada Briceño - Tunja - Sogamoso  (BTS) y la Bosa - Granada - Melgar - Girardot, será de 80 kilómetros por hora, "pues así se hizo el diseño de velocidad para esas vías".
 
A comienzos de este año se capacitó a funcionarios del Inco y de los concesionarios en la aplicación de la metodología diseñada por la Universidad del Cauca que consiste en aplicar un software especial al diseño de las vías en el cual se estiman la geometría y otros aspectos técnicos de las carreteras que al final determinarían las velocidades máximas permitidas.
 
Con base en esos resultados, se debe proceder a poner la nueva señalización, pero todo parece indicar que hasta ahí llegó el trabajo porque, según el ingeniero Castiblanco, no hay recursos y se debe recurrir a un Conpes para conseguirlos. En otras palabras, no hay plata para la señalización.
 
"Continuamos a la espera para la implementación definitiva de la nueva señalización, contar con los recursos y estamos considerando la posibilidad de pedir una prórroga del plazo. Ha sido difícil dentro del ejercicio hacer cumplir esos plazos, la intención es pedir una ampliación en el tiempo, tanto para las carreteras a cargo de Invías como las concesionadas", explicó Castiblanco.
 
Por su parte los concesionarios alegan que la señalización está por fuera del contrato de concesión y que no pueden asumir esos costos. 

La abogada Clara Plazas, de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, que actúa como vocera de los concesionarios viales, le dijo a Vehículos que esa es una responsabilidad del Inco y del Invías.
 
Agregó que el pasado 31 de agosto le enviaron una carta a la directora ( E ) del Inco, Gloria Beatriz Álvarez Jaime, en la cual le plantearon la urgencia de cumplir con la resolución 1384, pero que hasta la fecha no habían recibido ninguna respuesta.
 
El interrogante que queda, si ya se cumplió con la reglamentación de la ley 1239, es, ¿qué pasará en adelante cuando un conductor sobrepase los 80 kilómetros por hora? Esa inquietud se la trasladamos al abogado e investigador de la Universidad del Rosario, Manuel Alberto Restrepo. (Los conductores y la ley de velocidad).
 
Y lo otro, es que dirá ahora -que todo está reglamentado, pero quien ha incumplido es el mismo gobierno-, el director de Tránsito y Transporte de la Policía, general  Rodolfo Palomino, quien en febrero pasado aseguró que "mientras no se reglamente la norma, yo tengo que hacer cumplir la ley". 
 

El costo de las señales
 
Según el ingeniero Bustamante, el costo promedio de una señal es de 300 a 400 mil pesos. Ahora, independientemente de si se aumentan o no los límites,  pues los concesionarios pueden decir que no hay condiciones para aumentar la velocidad, de todas formas la ley obliga a que haya una nueva señalización.
 
Esto significa, por ejemplo, que si en la ruta Bogotá - Girardot se mantiene la velocidad máxima de 80 kilómetros por hora, de todas formas y tal como lo ordena el manual, se debe proceder a señalizar la ruta.
 
Según el estudio de la U. del Cauca debe haber una señal cada kilómetro, así como señales de ratificación de velocidad. Y deben ponerse en ambos sentidos de la vía. 
 
 El proceso de la ley 1239
 
La ley entró a regir a partir del 16 de julio de 2008 y autorizó aumentar de 80 a 120 kph la velocidad en carreteras nacionales, únicamente para vehículos particulares. Los vehículos de  transporte público de carga y pasajeros, así como escolar no podrán exceder los 80 kph.
 
Una vez sancionada por el presidente Álvaro Uribe, el Ministerio de Transporte debía iniciar su reglamentación. Hubo recurrir a una acción de cumplimiento para que atendiera ese mandato.
 
El 2 de abril del 2009 el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, en un fallo de segunda y última instancia le fijó al Ministerio de Transporte un plazo de cinco meses para señalizar los nuevos límites de velocidad en el país. De esos cinco meses, el Ministerio tenía tres para contratar los estudios técnicos  y dos más para señalizar y fijar los nuevos límites de velocidad en las carreteras nacionales.
 
El plazo se venció y solamente hasta comienzos de este año se conocieron los estudios técnicos que hizo la Universidad del Cauca.
 
El 20 de abril pasado, el Ministerio de Transporte expidió la resolución 1384 que le ordena al Inco y al Invías proceder a poner en marcha la nueva señalización con base en los estudios técnicos.
 
La resolución fijó un plazo de 6 meses para las carreteras concesionadas y de un año paras que están a cargo del Instituto Nacional de Vías.
 

Conductores no pueden ser multados
El abogado y profesor de la Universidad de la Universidad del Rosario, Manuel Alberto Restrepo Medina, afirmó que dado el incumplimiento del Instituto Nacional de Concesiones, Inco, al no proceder en el tiempo fijado para la señalización de los nuevos límites de velocidad, los conductores no pueden ser objeto de sanciones por parte de las autoridades de tránsito. ``Al ciudadano no se le puede trasladar la ineficiencia de las autoridades¿¿, dijo.

Restrepo Medina, impulsor de una acción de cumplimiento, que mediante fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, obligó al Ministerio de Transporte a acometer las acciones necesarias para la reglamentación de la Ley 1239, explicó además, que la actual señalización prácticamente pierde su vigencia  hasta tanto, como lo ordena la ley, se instalen las nuevas señales con las velocidades mínimas y máximas permitidas. 

¿¿ Ese límite de velocidad menor deja de tener vigencia porque existe una ley que los modificó y se supone que la nueva señalización debe estar instalada, es obligatorio que haya una nueva señalización¿¿, explicó.

Por lo tanto, como consecuencia de esa falta de señalización, sostiene Restrepo, ¿¿la consecuencia es que a partir de esa fecha ningún conductor podrá ser sancionado por conducir a velocidades de hasta 120 km/h en las vías de doble calzada y de 90 km/h en las vías de calzada sencilla, a menos que haya una nueva señalización de asignación de límites menores en sectores específicos de esas mismas vías, sin que por tales puedan tenerse los límites indicados en las señales de velocidad colocadas con anterioridad a la vigencia de la Ley 1239". 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.