Obras viales en Bogotá, en 'plan tortuga'

Ya están los recursos para la construcción de las primeras obras. Ante el caos vial de Bogotá, piden al Distrito mayor celeridad en su ejecución.

Redacción Motor

05:00 a.m. 24 de octubre del 2008

Mientras la Administración Distrital se las ingenia para poner nuevas restricciones a los automovilistas como el pico y placa los sábados, y a las autoridades se les salió de las manos el control del tránsito, las obras que la ciudad pide a gritos para aliviar los problemas de movilidad parecen ir a paso de tortuga. 

Así lo demuestra la lentitud con la que avanzan obras que no son de gran envergadura, pero que su demora sí causa fuerte impacto en el flujo del tráfico, y problemas al comercio y a los residentes en zonas como las calle 106, 122 y avenida 116 (Pepe  Sierra). 

El problema no para ahí. El 20 de octubre del 2005, el Concejo de Bogotá aprobó el acuerdo 180 de valorización por beneficio local, que entre otros aspectos fijó el monto para el diseño y construcción de cuatro grupos de obras para Bogotá, entre vías, parques, puentes y pasos peatonales. El valor estimado es de 2 billones 103 mil millones de pesos. 

Dicho acuerdo estableció que "el plazo máximo para iniciar la etapa de construcción de las obras de cada grupo, no podrá exceder el término de dos años contados a partir del momento en que se expida el acto administrativo". Dicho plazo comenzó a correr desde el 28 de noviembre del 2007, cuando se expidió la resolución 5993. 

Si bien es cierto que ese plazo no se ha cumplido todavía, hay voces que reclaman mayor celeridad en la construcción de las obras teniendo en cuenta la crítica situación de la ciudad en materia de tránsito, y además, porque ya el Distrito cuenta con los recursos necesarios. 

Por citar un ejemplo, las obras del Grupo 1, solamente las que tienen que ver con movilidad cuestan 463 mil 604 millones de pesos. En agosto pasado, los bogotanos sacaron de sus bolsillos, es decir, pagaron cumplidamente más de 417 mil millones de pesos, el 74 por ciento del total programado para este año que es de un poco más de 560 mil millones de pesos. 

Entre las obras de ese grupo están entre otras, la ampliación de la avenida desde la calle 147 hasta la 170; la carrera 11 desde la calle 106 hasta la Avenida Novena; la carrera 129, desde la calle 24 hasta la Avenida Centenario; la Avenida Villavicencio, desde la Ciudad de Cali hasta la Avenida El Tintal. Las intersecciones viales que ayudarían a agilizar el tráfico en la carrera 11 con Avenida Novena; la carrera 15 con calle 100, la Avenida Novena con calle 94; y la Avenida Villavicencio con Avenida Boyacá (orejas y conectantes). 

Son en total 18 obras de gran impacto en el mejoramiento del flujo vehicular de la ciudad, pero que según el IDU están en etapa de diseño. (Ver Lo que dice el IDU). En resumen, y de acuerdo con los cronogramas de la entidad 'la primera piedra' de estas obras solo se pondrá a mediados del año entrante. 

Operación tortuga 

Aunque el IDU sostiene que las obras del Grupo 1 ya se iniciaron en referencia a algunos andenes y parques, el representante Simón Gaviria Muñoz, señala que "el estado de la malla vial de la ciudad es tan crítico que el Distrito no puede pretender tomarse los dos años de plazo para empezar a ejecutar los recursos recaudados para el primer grupo de obras por valorización". 

Para Gaviria Muñoz es incomprensible la posición de las autoridades de Bogotá.

"Uno no entiende a algunos funcionarios del Distrito. Viven quejándose de que no tienen plata suficiente para sacar de esta crisis vial a la capital, y cuando tienen el dinero prefieren dejarlo en los bancos, en lugar de invertirlo lo más rápido posible". 

Y agrega: "Qué hace el Distrito con esos millones de pesos guardados cuando necesitamos ser ágiles en la inversión de esos recursos. De esa plata, 340 mil millones ya completan nueve meses en las cuentas del IDU. No es válida la disculpa de que aún están en la etapa de diseños. Esa 'operación tortuga' no corresponde a la agilidad que se necesita para empezar a solucionar el problema vial". 

Por su parte, el concejal Carlos Galán, asegura que no se está cumpliendo con las obras prioritarias contempladas en el Plan de Ordenamiento Territorial. 

"El Plan de Obras del Acuerdo 180 de 2005 no se ciñó a la priorización realizada por el POT, en lo relacionado con la ejecución de proyectos de corto plazo y las directrices para el desarrollo de Operaciones Estratégicas, desconociendo el instrumento que guía el ordenamiento y desarrollo urbano de la ciudad", explicó. 

Galán coincide con Gaviria en que con el caos vial que padece Bogotá no son tan fuertes los argumentos del IDU para justificar las demoras en el inicio de la construcción de obras.

 

Obras, en fase de estudio y diseño

Son varias las razones que impiden al IDU hacer obras en horas de la noche. La generación de ruido y la imposibilidad de realizar maniobras son dos ellas. 
 

¿Por qué no se han iniciado las obras?

Realmente las obras de Grupo ya iniciaron. Se están construyendo los andenes de la carrera 13 en Chapinero y los de la calle 122 entre la carrera 15 y la 19. Hace aproximadamente 15 días entregamos a la ciudadanía los andenes de la calle 100 que también hacen parte del proyecto de Valorización. De igual forma, el IDU inició los Estudios y Diseños de las Obras de Grupo I. 

Si bien es cierto que el Acuerdo 180 les otorga dos años para iniciarlas, con la difícil situación de movilidad (trancones) ¿Es justo que si los bogotanos ya pagaron, tengan que esperar ese plazo para empezar las obras? 

(...) Los procesos constructivos tienen varias etapas las cuales se están surtiendo conforme a los cronogramas programados desde el mismo Acuerdo 180/05. El proceso incluye las licitaciones de estudios y diseños y posteriormente la construcción de obra como tal. Los estudios y diseños hacen parte del acuerdo 180 y en ese orden de ideas los recursos producto de la contribución de los ciudadanos se están invirtiendo en los mismos. 

 

¿Qué se necesita o qué hace falta para empezar las obras del Grupo I?

A la fecha los proyectos incluidos en los Grupos 1 y 2 se encuentran en la fase final de los estudios y diseños y en el proceso de obtención de las aprobaciones por parte de las diferentes Entidades y Empresas de Servicios Públicos.

Estos aspectos  son fundamentales para la estructuración de los procesos licitatorios de obra e interventoría, y para la adquisición predial propia de cada proyecto, conforme a los plazos establecidos en el Acuerdo 180 de 2005 de Valorización.

 

 ¿Por qué tanta demora en obras pequeñas como la calle 106, 116 y 122? ¿Estarán listas para diciembre de este año? 

Todas estarán listas antes de finalizar el año, sin embargo cada una de estas obras ha tenido imprevistos sobre todo en el tema de redes. En una ciudad como Bogotá es muy difícil construir sobre una ciudad ya construida, sumándole a  esto que existe muy poca información sobre lo que hay debajo del pavimento.

 

¿Cuándo se va a reparar la Avenida La Esperanza (paralela al aeropuerto)?

Los estudios y diseños se encuentran en la etapa de aprobaciones por parte de las entidades Distritales y empresas de servicios públicos para proceder a iniciar la formulación de pliegos para las respectivas licitaciones públicas de contratación de obras. Mientras estos procesos se llevan a cabo,  y con el fin de mejorar la movilidad  en esta vía, el IDU realizará arreglos puntuales a lo largo del corredor de la avenida Luis Carlos Galán, paralela al aeropuerto. Se estima que esta actividad se realice a partir del mes de diciembre de 2008.

 

¿Por qué razones no se trabaja en jornada nocturna? 

Son varias las razones que impiden al IDU hacer obras en horas de la noche. La generación de ruido y la imposibilidad de realizar maniobras que requieren de la luz del día son algunas de esas razones. Por ejemplo, las obras de mantenimiento en malla vial local generan traumatismos graves en el horario de descanso de las personas pues los segmentos viales que se intervienen son, en su mayoría, accesos a barrios en los cuales el espacio público es reducido y se encuentran predios en su mayoría residenciales. Se afectarían considerablemente con el ruido de la maquinaria y generaría un impacto negativo para la comunidad

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.