La odisea del RUNT: una página difícil de cargar

Con la finalidad de despejar las principales dudas que generó la autodeclaración, la sección Vehículos quiso hacer todo el proceso en línea pero durante tres días se quedó en el intento de ingresar.

Redacción Motor

05:00 a.m. 15 de mayo del 2009

El ancho del canal, multitud de gente que ingresa antes de que le haya llegado el turno, miles de visitantes que curiosean, el límite de los servidores, en fin. Las excusas pueden ser múltiples y complementarias pero siempre terminan en el mismo punto: la imposibilidad de ingresar a la página habilitada para hacer la autodeclaración en horas normales (8 am a  8 pm).

Un usuario normal, cuyas placas estén dentro del primer plazo, debe insistir por varios días hasta que por fin consiga que le cargue este sitio. En promedio, la mayoría de las personas que pudieron culminar su proceso tardaron entre 8 y 10 días en los que su insistencia, siempre acosada por el afán de cumplir, resultó exitosa.

Sin embargo, y olvidando la imposibilidad de la entrada, algunos de los que pudieron llegar hasta el final quedaron con muchas dudas que se intentarán resolver a partir de la misma experiencia que tuvieron.

Lo primero a tener en cuenta es que además de la página abierta, se debe contar con la tarjeta de propiedad del carro (licencia de tránsito) y el pase (licencia de conducción), porque hasta el Rh del propietario se debe ingresar en los campos habilitados. En este punto, muchos se preguntaron por qué, si los datos que se piden están en los mismos documentos que reposan en las oficinas o concesiones de trámites de tránsito, vuelven a solicitárselos, sobre todo cuando el registro único se debería llenar con los papeles oficiales y no con la gestión de un particular que en muchas ocasiones no está obligado a saber el origen o configuración de su auto.

Siguiendo con el trámite, se debe ingresar la placa para que cargue un formulario con toda la información del vehículo por llenar. Aquí, se tiene que escribir el modelo, la clase la marca, el color, la cilindrada, número de pasajeros, puertas del carro y números de serie del chasis, etc, todo dentro de lo normal, pero un poco más adelante, un usuario desprevenido tendrá problemas cuando le pidan el número VIN, el manifiesto de importación y la fecha en la que el vehículo pasó a ser de su propiedad.

Recuerde que el VIN, o número internacional de identificación del auto por sus siglas en inglés, aparece en la tarjeta de propiedad como Número de serie. En cuanto al manifiesto de importación, lo primero que se debe hacer es saber si su carro es nacional (ensamblado) o importado. Si es inexperto en el tema, una de las soluciones es acudir al listado de precios usados de Revista Motor en donde están claramente definidos, mientras que para el caso de los autos 2009 o 2010 deberá necesariamente consultar al concesionario y/o marca donde realizó la compra. No hay que olvidar que los vehículos ensamblados en el país, o nacionales, tienen un porcentaje de importación que se registra con el número y fecha del manifiesto, incluidos en la parte inferior de una de las caras de la tarjeta, información que se debe omitir pues de lo contrario el registro le arrojará error.

Por último, la fecha en la que el carro pasa a ser de su propiedad es la misma de la expedición de la tarjeta de propiedad.

En seguida, se procede a diligenciar los datos completos del propietario, que incluyen el Rh, y sin los cuales el sistema no le permite completar la gestión

Al final de este largo recorrido se debe hacer clic en el botón de enviar para que quede correctamente guardada la información, pero si existe un error la misma página le indica en dónde está el problema. Al final, no olvide imprimir la constancia de su autodeclaración y el número de la misma para evitarse sanciones 'a posteriori'. El tiempo que se toma realizando esta tarea es de aproximadamente media hora.

Sin embargo, al cierre de esta edición aún siguen llegando preguntas totalmente válidas y puntuales, como la del señor Jorge Lopera que no sabe cómo se realiza una autodeclaración en la que dos o más personas aparecen como propietarios de un mismo vehículo y quiere saber a cuál de todos se debe incluir en el registro. O la de la señora Gloria Zapata espera una respuesta para diligenciar la declaración de su motocicleta porque se encuentra pignorada pues no sabe a nombre de quien inscribir el formulario. O la de Gonzalo García que aún tiene un traspaso abierto de un carro que compró a un tercero que no era el dueño y cuyo propietario original murió hace unos años.

En estos casos, le cedemos la palabra al Ministerio de Transporte.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.