No olvide revisar periódicamente los sistemas de seguridad del vehículo

El principal responsable del funcionamiento de los sistemas activos y pasivos del vehículo es usted mismo. Frenos, suspensión, dirección, luces y llantas deben ser la prioridad.

Redacción Motor

05:02 a.m. 09 de marzo del 2012

Durante décadas, los fabricantes de vehículos han trabajado en la mejora de los mecanismos de seguridad de sus autos con el fin de conservar la vida tanto del conductor, como la de sus acompañantes.

En la actualidad, existen dos tipos: la activa y la pasiva. Sin embargo, por más novedades y tecnología que exista en función de la seguridad, el principal responsable es el mismo conductor, mediante la revisión periódica de los diferentes componentes.

Seguridad activa se refiere a los elementos que contribuyen a proporcionar una eficacia y estabilidad al vehículo en marcha, para que actúen en función de prevenir accidentes.

En este grupo se incluyen sistemas que requieren de mucha atención, como las llantas, la dirección, los frenos, la suspensión y las luces.

Pretender que con la solo revisión técnico-mecánica es suficiente para mantenerlos al día es un error, pues en ciudades donde la malla vial es de tan precaria, los componentes de los autos sufren mucho más de lo normal.

De usted mismo depende, entonces, mantener la seguridad activa al día, si les realiza a sus componentes, al menos cada seis meses, chequeos rutinarios básicos para así evitar sorpresas.

Los frenos

Comience la revisión con el depósito del líquido. Si el nivel está muy bajo, el sistema tiene una fuga. Otra señal es cuando, al presionar el pedal del freno, este se va hasta el fondo.  Todas estas alertas requieren una atención inmediata.

La suspensión

Es la encargada de mantener estable al vehículo y absorber las irregularidades del piso, y su revisión se puede iniciar con el estado de los amortiguadores. Para hacer una prueba, presione la carrocería hacia abajo con las manos, y si emite un 'chillido' o se balancea en más de dos oscilaciones cuando suelta, es un primer indicio de que se deben cambiar. Hágalo por parejas, es decir, los dos de adelante o los dos de atrás al mismo tiempo, sin importar si el otro está en buenas condiciones, pues ambos tienen el mismo tiempo de uso.

La dirección

Para verificar si la alineación está bien, realice la siguiente prueba: mientras conduce el vehículo en zona plana y recta, suelte el timón para verificar que el carro no se va hacia los lados: esto significa que debe ajustar la geometría de la suspensión. Otra forma de descubrir alguna anomalía es mirando el desgaste de los neumáticos, que debe ser parejo y no irregular.

Las luces

Para mirar si están bien 'cuadradas', acerque el vehículo contra la pared hasta que iluminen a 10 centímetros de esta; marque el centro de ambas farolas y dé marcha atrás, hasta unos siete metros. Los centros de las farolas deben situarse 5 cms. por debajo de las marcas iniciales y distanciados 4 más, a cada lado.
*Fuente: Cesvi Colombia

Las llantas

Se deben realizar controles visuales del estado de la banda de rodamiento y de las paredes laterales: el labrado no debe ser inferior al de los testigos que se ubican dentro de los surcos de la llanta, los cuales tiene una altura de 1,6 milímetros e indican la vida útil de la misma. Adicionalmente, los costados no deben tener 'chichones' o cortes. Cámbielas por parejas.

*Con información de Cesvi Colombia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.