Con 'P' de prudencia se escribe prevención

Recomendaciones para una buena conducción. El viaje por carretera no tiene por qué ser una actividad estresante para conductor y pasajeros. Manejando bien puede ser muy gratificante.

Redacción Motor

05:00 a.m. 26 de diciembre del 2008

Paseando por Piedecuesta, Pedro pasó peleles perezosos peligrosamente, pero piso pastoso provocó patinada, precipitándolo por precipicio. Pedro 'pogueó' peñasco por peñasco, paró potrero, partiose pírricos pedazos. 

Provocó percance por proceder pendejamente, pese pedidos permanentes Policía para pensar prudentemente, previos puentes parranderos. Pedro pereció. Parecía puré. 

Con 'P' se escriben prudencia y prevención, dos de los mejores recursos (si no los únicos) que tienen los conductores para que el viaje por carretera sea seguro y, por qué no, gratificante.

Pero la prudencia y la prevención no son exclusivas de las carreteras, si no empiezan desde el momento mismo en que se alistan ellos mismos y preparan sus vehículos. Se trata de protocolos básicos que se deben seguir y que, según un documento del Centro de Investigación y Seguridad Vial (Cesvi) son indispensables para llegar seguros al destino.


El vehículo

Si aún no lo ha hecho, hágalo: lleve su carro al taller para que lo evalúen por completo con el fin de evitar varadas innecesarias en el camino. Su taller de confianza está obligado a mirar el sistema de refrigeración, los frenos, la dirección y la suspensión, al igual que las luces y las llantas.


Para eso son los talleres: para revisar que su carro funcione bien permanentemente, bien sea en la ciudad o por carretera. "Es responsabilidad del conductor verificar que cuenta con el equipo de prevención y seguridad vial, y un botiquín de medicamentos completo, que no esté vencido", advierte el documento de Cesvi.


Igual precaución debe tenerse con los papeles del carro: la licencia de tránsito (tarjeta de propiedad), el pase, el Soat y el certificado de revisión técnico-mecánica. Todos pueden ser requeridos por las autoridades en cualquier momento.


El conductor

No solo es responsable de su propia vida, sino de las de los demás, incluidos los vehículos que circulan por la carretera. El vehículo es un arma, considerado como tal por el Código Penal, de ahí que los incidentes que involucran heridos y muertos terminan por 'empapelar' al culpable.


"Si va a conducir, no consuma bebidas alcohólicas o sustancias alucinógenas, y no emprenda su viaje enguayabado -continúa el documento de Cesvi-. Asegúrese de haber tenido un sueño reparador, de estar descansado y de vestir ropa y zapatos cómodos".


Al conductor le corresponde verificar niveles de líquidos (frenos, agua o refrigerante, líquido del limpiaparabrisas y aceite del motor) e inspeccionar el estado y la presión de todas las llantas (incluida la de repuesto).


Finalmente, está obligado a cerciorarse de que todos los pasajeros (especialmente los niños) viajen bien sentados y con los cinturones de seguridad puestos.


La vía

"Accidentes, derrumbes, problemas de orden público o cualquier imprevisto en la carretera pueden alargar su viaje o impedirle llegar a su destino", reconocen los expertos de Cesvi  y por eso recomiendan informarse bien sobre el estado de las vías que va a recorrer, antes de emprender el viaje.


Es importante también llevar todos los teléfonos de contacto consigo, como los de la compañía de seguros, las líneas de asistencia y la de la Policía. Así conozca para dónde y por donde va, debe salir temprano, armado de un mapa y con gasolina suficiente, por si se hace necesario utilizar desvíos.


No adelantar en doble línea, curva, túnel o paso a nivel y manejar con extrema precaución durante la lluvia son medidas de seguridad mínimas para enfrentar la carretera. 


Practique protocolos

Pisar peatones, planear por precipicios, pelar parachoques, picar parabrisas puede prevenirse practicando protocolos primarios: pernoctar profundamente, parar para posar pies, pisar prudentemente pedales, portar papeles pertinentes. 


Practique prudencia para proteger papás, párvulos, primos, paisanos. Permítales pelear por "Páselas por pendejón", persignarse parados perímetro pesebre, puñetear panderetas, preparar pavo, probar postres, pelar prójimo, parlotear pajarilla, prometer posibles. 


Piense previamente, planifique, peque poco, prefiera pasear.  

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.