¡No pague los partes nacionales en los cajeros!: guía para pagar los que le impongan en carretera

Las multas que le impongan en la carretera sólo se pueden pagar por ventanilla. Si pagó en un cajero electrónico, cometió un error que muy seguramente le ocasionará una multa por mora y además deberá volver a cancelar el valor del comparendo para que no aparezca reportado ante el Simit.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Suponga que va usted manejando por cualquier vía del país, en viaje de negocios o de vacaciones, y de pronto comete una infracción que es percibida por algún agente de la Policía de Carreteras, de los que se encuentran a menudo en la orilla del camino. El agente inmediatamente lo detiene, le informa de la violación y le impone un comparendo. ¿Sabe usted, que no transita con frecuencia ese camino, dónde o como debe pagar esa multa correctamente?

 Lo primero que no debe hacer es salir corriendo a cancelar su comparendo en el primer cajero electrónico que encuentre.  Esto es un mito. Aún no hay un sistema electrónico ni de pago por Internet que permita este servicio en ningún punto geográfico del país.

Si quiere pagar su ¿parte¿ debe hacerse a la idea de que tendrá que hacer fila delante de una ventanilla para hacerlo, ya que por el momento no existe otro sistema para saldar este tipo de deudas adquiridas al cometer una infracción en las vías nacionales.

Además, deberá realizar una serie de pasos antes de alistar el dinero ya que tiene que esperar a que su comparendo sea ingresado en un sistema nacional de información de multas (Simit) y luego ante esta misma entidad solicitar un recibo de liquidación de su infracción que se transforma en el comprobante de pago ante las entidades financieras y de control.

Desinformación y angustia
Sin embargo el común de la gente no sabe que hacer frente a esta situación y cree que la cancelación de esta sanción funciona de la misma forma que para los comparendos impuestos en Bogotá.

Si se le suma a eso, la angustia de que el valor de la multa se duplique, después de los tres días hábiles de impuesta, lo primero que hace la mayoría es irse con la copia del comparendo y tratar de pagar a como dé lugar para evitarse el doble cobro.
 
Pero esto trae como consecuencia más dolores de cabeza, ya que si el pago se realizó en un cajero electrónico nunca será descargado del Simit (Sistema integrado de Información sobre Multas y sanciones por Infracciones de Tránsito), en donde aparecerá como deudor, aunque usted haya obrado de buena fe y haya cumplido a tiempo con su obligación, y sin que nadie le informe de ello. Solamente cuándo vaya a realizar un trámite de vehículos se enterará de su deuda y de la imposibilidad de llevar a cabo su diligencia.

Pero ¿por qué los cajeros electrónicos reciben el dinero y no se hace el descargue de la multa? Esto sucede por dos razones: primero los cajeros están preparados para recibir consignaciones que van dirigidas únicamente a cuentas de la Secretaría de Hacienda Distrital, entidad encargada de recibir la plata en Bogotá y que es también la que luego traslada ese dinero a la Secretaría de Tránsito de la capital por concepto de las multas que se impusieron en las calles bogotanas.

Segundo, el Simit, que es en donde permanece el registro de la multa nacional, es una organización que se encarga de recoger la información que le brindan los entes de tránsito de todo el país y la compara contra la entidad a la que se dirige el dinero de los partes en carreteras nacionales, que en este caso es la Federación Colombiana de Municipios.

Esta última sólo recibe el dinero de las multas a través de dos entidades: AV Villas (Bogotá y en el resto del país) y Bancafé (sólo en Bogotá), con las que tiene un acuerdo de pagos únicamente por ventanillas, de forma que nunca se hace un cruce de información y el pago no aparece como realizado mientras que el deudor seguirá figurando en los listados de morosos que el mismo Simit entrega a los organismos que aprueban los trámites de vehículos.

Así se realiza el pago de la multa
Para que se pueda efectuar el pago de manera efectiva el afectado deben superar dos obstáculos más: primero, esperar que la multa haya sido ingresada en el centro de acopio de ¿partes¿ de la Policía de Carreteras más cercana a la zona donde lo detuvieron y, segundo, que el infractor se acerque a un punto de atención del Simit o a la misma oficina local (en la zona donde está radicado el ¿parte¿) para solicitar una liquidación con su nombre, número de documento y un código de barras. Con este último documento se puede dirigir a cualquier sucursal de los dos bancos mencionados y efectuar el pago.

Aunque parezca increíble, la primera dificultad se convierte en responsabilidad casi exclusiva de la persona que debe pagar, ya que en algunas ocasiones pueden existir demoras en la inclusión de la multa al sistema. La recomendación: no espere a que se cumpla la fecha límite, antes de tres días hábiles acérquese a cualquier Secretaría de Tránsito del país o a un punto de atención a usuarios (Pau) del Simit (en el Terminal de Bogotá o cualquier Sett) para que, con la copia del comparendo, lo ingresen en aproximadamente 20 minutos a la base de datos.

Una vez realizado esto, inmediatamente y ante la misma entidad se debe solicitar la expedición de la liquidación para poder ir a pagar. Una vez cancele, ya podrá respirar tranquilo, pues en menos de tres horas su nombre desaparecerá de los indeseables listados.

Qué pasa si se canceló mal
Sin embargo, muchos que desconocían este procedimiento y pagaron en un cajero, se encuentran reportados como deudores y no pueden realizar ningún trámite vehicular. Para solucionar su inconveniente deben acercarse, siempre con la copia del comparendo, a algún punto de atención de esta entidad en donde entregan la liquidación e informarán que se debe pagar hasta dos veces el valor del ¿parte¿ por saldarlo fuera de la fecha límite.

Para no perder todo el dinero cancelado se puede solicitar el reembolso de la primera suma ante la Secretaría de Tránsito de Bogotá por medio de una solicitud de devolución, pero es un procedimiento engorroso que puede tardar hasta tres meses en el caso de que sea devuelto el dinero. Esta solicitud se tramita ante el Supercade de la calle 26.

Ese es el único valor que se puede recuperar, porque aunque existe una posibilidad de extender un derecho de petición al municipio al que le corresponde el pago de la infracción para que tenga en cuenta la fecha del primer pago y exonere de la mora por la que se duplicó el costo del comparendo, el organismo de tránsito del lugar respectivo alega en todos estos casos no tener un soporte suficiente que de veracidad sobre este hecho.

Esta situación se presenta porque esa ¿plata¿ mal cancelada se la guarda la Secretaría de Tránsito de Bogotá y no la devuelve, ni la cruza con la información de los municipios, por lo que estos no tienen como comprobar que efectivamente se efectuó el pago en la fecha que menciona el usuario (ver nota recuadro 2).

Solicite la liquidación de su multa
Por eso, lo mejor es que si usted vuelve a pasar por la misma ruta antes de que se cumplan los tres días hábiles, deténgase en la oficina de tránsito local donde le fue impuesta la multa o, en su defecto, en la más cercana, información que está obligado a entregar el policía que lo detuvo,  y solicite la liquidación respectiva.

De lo contrario, si tiene que seguir su camino o ya estaba llegando a su destino  puede acercarse a alguno de los puntos de atención al usuario del Simit que se encuentran en Bogotá (Terminal y puntos Sett) o en el resto del país, para que le entreguen la liquidación y salde su obligación.  En caso de que su multa no figure en el sistema, exija que se lo actualicen para que no pierda tiempo.

Negligencia de los entes de tránsito
En algunas ocasiones sucede que aunque se haya cancelado el valor del parte en el mismo lugar donde fue impuesto no se descarga del sistema. Esto sucede porque la entidad de tránsito respectiva no ha enviado su reporte y cuenta con diferentes entidades bancarias según el punto geográfico.

Por eso, si se necesita realizar algún trámite vehicular, la solución es acudir a un punto Simit y volver a pagar. Allí mismo se debe solicitar la devolución del dinero y en un proceso entre esta entidad y el municipio le será devuelto el valor en menos de 15 días.

Para evitarse este ¿doble pago¿ lo mejor es que pague en un punto Simit, que es una entidad seria y consolidada, en donde le garantizarán que su nombre desaparecerá del sistema en cuestión de horas.

Recuerde, que aunque el Simit y la Federación Colombiana de Municipios están trabajando en la implementación de un sistema más cómodo que permita realizar pagos electrónicos, por el momento, y hasta mediados del próximo año, pagar su ¿parte¿ por ventanilla es la única opción para quedar a ¿paz y salvo¿ y para que deje en el camino los temores de ¿cargar¿ con una deuda que lo ponga a dar más vueltas de las necesarias.


PUNTOS DE ATENCIÓN SIMIT EN BOGOTÁ

1. Módulo Amarillo (1) Local 123 del Terminal de Transporte
2. PAU (Puntos de atención al usuario) del Sett
3. Para consultar su estado de cuenta puede ingresar a www.simit.org.co
4. Call center SIMIT: (091 295 43 33)
5. Si necesita efectuar una reclamación puede dirigirse al local 123 del Módulo Amarillo y hablar con el Defensor del Usuario o enviar un correo con su caso a defensorsimit@fcm.org.co


LA STT SE ¿GUARDA¿ LA PLATA
Tantos han sido los casos en los que se han efectuado mal los pagos de los comparendo nacionales que el Simit estima que la Secretaría de Tránsito de Bogotá tiene por ese concepto un poco más de mil millones de pesos que le fueron consignados por error y que no pueden utilizar y tampoco cuentan con los mecanismos para devolverlos. Y auque el Simit le ha propuesto un cruce de información para la devolución del dinero, la Secretaría no ha puesto en marcha ningún proceso.

La situación ha llegado a tal punto que la Federación Colombiana de Municipios interpuso una tutela contra la Secretaría de Tránsito, que fue fallada a favor de la primera entidad para que esa plata vaya a los destinos correspondientes y se salden efectivamente las deudas de los infractores. A pesar de ello y después de varios meses la situación continúa en el mismo punto.


¿QUÉ ES UN COMPARENDO?
Un comparendo, o ¿parte¿ como se conoce vulgarmente, es una orden a comparecer ante un inspector de tránsito frente al cual se demuestra la culpabilidad o no en una infracción de tránsito. Si se paga, la persona estará aceptando que cometió el hecho. Si a los tres días  no se ha cancelado, inmediatamente viene el doble cobro y el comparendo se convierte de forma automática en Resolución.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.