El país completó diez años con el mismo manual de señalización vial

Los elementos usados para señalizar algunas carreteras de Colombia no son los más efectivos y fueron hechos con materiales de baja calidad.

Redacción Motor

05:16 a.m. 04 de abril del 2014

Como se dice popularmente, hay dos noticias: una buena y otra mala. La buena es que este año el gobierno entregará 300 nuevos kilómetros de dobles calzadas para llegar a 2.279 kilómetros en este 2014. Esa es la meta. La mala, es que algunas de estas y otras vías secundarias y terciarias se están señalizando con base en un Manual obsoleto.

Así lo revelaron a EL TIEMPO fuentes de entidades gubernamentales que están muy ligadas a estos temas. El último Manual fue expedido en el 2004. Pero de ahí hasta hoy han surgido nuevas tecnologías y equipos que hacen más segura la conducción para los usuarios de las vías por lo que se requiere con urgencia una actualización y expedición de ese manual. (Ver ¿En qué consiste el Manual de Señalización Vial?)

Las fuentes indicaron que ese atraso se está prestando para que algunos concesionarios y constructores de vías utilicen elementos tales como conos, tachas, señales verticales, maletines, balizas, canecas, tragaluces (ojos de gato), y hasta pinturas de baja calidad que no cumplen con las mínimas especificaciones técnicas.

“Esos elementos, la mayoría de origen chino, al poco tiempo por el efecto del sol y el agua, comienzan a decolorarse y la cinta retrorreflectiva se desprende con facilidad. Se deterioran muy rápido. Y también ocurre lo contrario, algunos concesionarios compran tecnología que el Manual no ha validado. Esto es una paradoja, los dispositivos buenos no están en el manual”, explicó la fuente.

Otro tema sensible es el de la calidad técnica de los elementos usados en la señalización para visibilidad nocturna.

Esto, según los expertos, se obtiene con microesferas de vidrio que actúan como pequeños lentes que recolectan y concentran los rayos de luz emitidos por los faros de los vehículos devolviéndolos a los ojos del conductor. Esto es lo que se conoce como señalización retrorreflectiva y que sirve para que la señalización sea visible de noche.

El problema, agrega una de los expertos consultados, es que “los materiales utilizados en algunas de nuestras carreteras no son los más efectivos precisamente por la baja calidad de los materiales y elementos utilizados”.

Por ejemplo, mientras en Europa exigen que el coeficiente de luminiscencia retrorreflectiva sea de 450 milicandelas (Candela es la unidad básica del Sistema Internacional de Intensidad Luminosa), en Colombia algunas vías registran solo 150 milicandelas. Esto es especialmente importante para conductores mayores o adultos.

En el mundo actual la señalización se ha venido adaptando al desarrollo de los automóviles. Por ejemplo, algunos autos tienen una tecnología que les permite ‘leer’ las líneas de demarcación de una calzada y alertan al conductor cuando éste se sale del carril.

Esta es sólo una parte del problema que tiene una alta incidencia en la seguridad vial. Lo curioso de todo esto es que la actualización ya la hizo un grupo de expertos pero no se sabe porque razones el Ministerio de Transporte no ha expedido la resolución que le dé vida al nuevo Manual de Señalización Vial. Y como si eso no bastara, alguien eliminó un capítulo clave del nuevo manual, el de Especificaciones Técnicas.

Lo que sí existe son una serie de normas técnicas creadas por un grupo interdisciplinario de profesionales aglutinados en el Comité 30 del Icontec en dónde se han venido incorporando algunos elementos necesarios para suplir, en parte, la ausencia de ese manual.

¿En qué consiste el Manual de Señalización Vial?

En términos sencillos, es casi como una 'biblia' para la correcta señalización de las carreteras pues esta es parte fundamental para prevenir y evitar la accidentalidad. Una correcta demarcación vial garantiza “la visibilidad de las señales de tránsito mediante el uso de las correctas dimensiones, símbolos, caracteres y colores, frecuencia de uso, circunstancias en que se usa y tipo de material, entre otras características, tanto en el día como en la noche”.

Un Manual de Señalización Vial también establece los requisitos fundamentales de calidad, seguridad, protección a la salud y medio ambiente para la normalización sobre convenciones, equipos, instalaciones, materiales y demás dispositivos de señalización utilizados en vías terrestres, marítimas y fluviales y señalización aérea.

Desaparece artículo clave en señalización

Entre el 2008 y el 2010 un grupo de expertos, convocado por el Ministerio de Transporte, se dedicó durante a hacer una revisión minuciosa del Manual de Señalización Vial 2004 expedido bajo la resolución 1050 de ese año.

La idea era que ese grupo aportara ideas, criterios e información para actualizar y adecuar dicho manual a las nuevas y cambiantes condiciones del tránsito en vías urbanas y rurales pues por esa época estaban arrancando los proyectos viales de doblez calzadas.

El equipo hizo énfasis en la señalización de las dobles calzadas teniendo en cuenta las mayores velocidades de diseño, los altos volúmenes de tránsito, el mejoramiento de las especificaciones e indicadores de seguridad vial, y en particular, incluyeron recomendaciones especiales de señalización para mejorar la seguridad en los túneles.

A finales del año 2011 el trabajo del equipo fue suspendido y el Ministerio de Transporte presentó una versión preliminar así como la contratación para el nuevo manual. Lo curioso de esa versión preliminar es que fue eliminado el capítulo que regula todo lo concerniente a la construcción y fabricación de la señalización horizontal y vertical, dimensiones, materiales y especificaciones técnicas, entre otros aspectos. “De no regularse este tema se crearía un enorme vacío normativo y se dejaría sin soporte un tema técnico (…) Esto es clave para la seguridad vial”, dijo un experto.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.