Aunque el país presenta alta tasa de accidentes, sólo el 32 por ciento de los vehículos es asegurado

Este porcentaje en su mayoría está compuesto por vehículos nuevos y usados adquiridos mediante algún tipo de financiación, casos en los que las entidades financieras exigen unas pólizas obligatorias.

Redacción Motor

08:21 p.m. 15 de noviembre del 2013

A pesar del riesgo de verse involucrado en un accidente de tránsito o ser víctima del hurto de su vehículo, y tener que responder con su patrimonio ante estas adversidades, existe un bajo nivel de aseguramiento por parte de los propietarios de vehículos en el país.

En la actualidad el número de automotores asegurados es relativamente bajo. Según la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda, a septiembre de 2013, tan solo 2’020.000 unidades cuentan con un seguro voluntario de automóviles de un ponderado de más de cinco millones de vehículos que ruedan en el país.

Según la entidad “este número de vehículos asegurados corresponde al 32 por ciento del parque automotor estimado, y al 58 del mismo, descontando motos, y a pesar de que en el mercado se pueden conseguir pólizas de acuerdo a las necesidades de aseguramiento del cliente y a precios asequibles”.

El grueso de los vehículos asegurados corresponde a los nuevos o usados que al ser comercializados mediante algún tipo de financiación, se le exige al propietario una póliza que ampare el vehículo, y claro, la deuda. Esto significa que una vez el propietario termina de pagar el vehículo, la gran mayoría, no continúa con la póliza voluntaria.

Este hecho preocupa, pues en un país con altas tasas de accidentalidad, donde la responsabilidad civil cobra mayor relevancia, el estar asegurado se convierte en una obligación responsable consigo mismo y con los demás, pues nadie está exento de sufrir una adversidad.

Es importante recordar que la responsabilidad civil es aquella que tiene toda persona que causa un accidente en el que uno o más sujetos sufren lesiones o pierden la vida y/o produzca a su vez, daños a bienes ajenos.

Baja hurto de vehículos

El robo de vehículos es uno de los delitos más frecuentes en el país, el cual deja secuelas psicológicas y lesiones permanentes en las víctimas, junto con la pérdida de su patrimonio. La noticia positiva es que el hurto de automotores ha bajado en el último año.

Según Fasecolda, la información suministrada por las compañías de seguros a septiembre de 2013, reporta que se pagaron por hurto de vehículos 124.156 millones de pesos, 4.6 por ciento menos que lo pagado en el mismo período del 2012.

Este descenso, aunque sea leve, es sostenido en los últimos tiempos gracias en primer lugar, a que los usuarios son ahora más conscientes, no dejan a su suerte los vehículos en las calles y toman las precauciones del caso para evitar que los roben.

Por otra parte, se debe destacar la labor desarrollada por la Policía Nacional y demás autoridades en la desarticulación de las estructuras delincuenciales dedicadas al hurto de vehículos, el fortalecimiento de los sistemas de información, el trabajo de cooperación con la policía aduanera de frontera y de otros países, y la lucha contra el fraude.

Modalidades de robo

De acuerdo con la Policía Metropolitana de Bogotá, el principal método de robo es mediante la utilización de ganzúas con las cuales violan las guardas del vehículo o rompen los vidrios. En algunos casos los delincuentes tienen copia de la llave del automotor.

A esta le sigue la modalidad de atraco. Los delincuentes regularmente simulan un accidente, suplantan a un policía de tránsito, montan un falso retén, utilizan personas como señuelos y en algunos casos bloquean el carro de su víctima con otro vehículo, para robarlo.

El empleo de sustancias tóxicas como la escopolamina también es muy utilizada por los ladrones en la ciudad aprovechando los semáforos y las señales de pare. Los delincuentes regularmente emplean esta sustancia impregnada en objetos, comida o bebidas que al contacto con la piel en solo dos minutos queda alterado el funcionamiento del cerebro. Es ahí cuando los delincuentes bajan a la persona del carro y se marchan en él.

Lo que debe hacer en caso de hurto

*Instaure denuncia ante la Policía Nacional, la Policía Judicial y la Dijin con placa, número de motor, número de chasis, cédula de ciudadanía y descripción fiel de los hechos.

*Comuníquese de inmediato con su aseguradora

*Si la tarjeta de propiedad del vehículo también fue hurtada debe hacer un denuncio ante la Fiscalía el cual debe radicar en la dependencia de Tránsito y Transporte de la Dijin.

No dar ‘papaya’ es la solución

No deje el carro estacionado en la calle, así sea por ‘cinco minutos’. Haga uso de un parqueadero.

Evite los parqueaderos en los que piden dejar la llave del vehículo, pues una de las modalidades más usadas por los ladrones es sacar una copia o duplicado.

No deje a la vista artículos de valor como bolsos, celulares, maletas, y computadores, entre otros.

Procure no comprar artículos o recibir propaganda en la calle.

Cancele la matrícula del vehículo robado

Si no se cancela la matrícula deberá seguir pagando los respectivos impuestos. Para que el vehículo se establezca como hurtado, se pueda hacer la respectiva reclamación ante la compañía de seguros (si este está asegurado), y realizar los trámites de cancelación de matrícula, deben haber transcurrido 60 días para que la Dijin emita un certificado donde manifieste que el vehículo no ha aparecido.

No siempre se llevan el vehículo

De acuerdo con la Policía, la modalidad de hurto de ciertas partes del vehículo, cuando las circunstancias de hora y lugar están a favor del delincuente, son de las más comunes. Espejos, tapas de gasolina, farolas delanteras y traseras, emblemas, empaques del techo, limpiabrisas, antenas y hasta llantas, son los artículos que más se llevan por la facilidad de introducirlos en el mercado negro de autopartes.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.