Panorama de las carreteras nacionales para este fin de año en el que se espera una movilización comparable a la que producirían 7 millones de vehículos

No hay ambulancias, grúas o uniformados que den abasto, si conductores y autoridades no interiorizan primero las normas mínimas de convivencia vial. En las carreteras, hasta los conos arman trancón.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

MANUEL ANTONIO ORDUZ
REDACTOR DE EL TIEMPO

Carrotanques que llevan combustible a las diferentes estaciones de servicio; camiones con líchigos destinados a hoteles, clubes y fincas; buses, busetas y microbuses atestados de turistas; carros parqueados frente al piqueteadero de moda; ciclistas, carretillas, semovientes, peatones¿

Todos ellos forman parte del parque automotor decembrino que, años tras año, se moviliza por las carreteras del país y termina por convertirlas en un interminable trancón, principalmente por cuenta de la indisciplina y el desconocimiento de las normas de tránsito.  

Paralelamente, otro grupo silencioso pero decisivo de actores viales influye definitivamente en la movilidad del país y, en muchos casos, genera caos en lugar de agilizar: la señalización vial.

¿Hay vías en Colombia que tienen una demarcación vial muy antigua ¿reconoce el Brigadier General Luis Alberto Moore Perea, director de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional-. Nosotros hemos recibido quejas de muchos usuarios al respecto y por eso estamos haciendo un estudio con el Ministerio de Transporte para actualizarlas¿.

Según el comandante, son el Instituto Nacional de Concesiones, Inco (en el caso de las vías concesionadas), y el Invías (corredores no concesionados), los encargados de actualizar estos dispositivos, de acuerdo con los parámetros exigidos por Código Nacional de Tránsito y el Manual de Señalización Vial del Ministerio de Transporte.

¿Hace poco hablamos al respecto con el Ministro Gallego, pues aunque los ingenieros viales de esas instituciones son los que determinan la demarcación y la señalización, consideramos que hay sitios en donde, por ejemplo, la topografía permite realizar adelantamientos, a pesar de que los dispositivos viales lo prohíben, agrega Moore Perea. 

Según el brigadier general, eso explica en parte los molestos conos y vallas ambulantes que los uniformados colocan en diferentes puntos de las carreteras y que la dirección de Tránsito y Transporte de la Policía tiene identificados como ¿neurálgicos¿, bien sea porque los conductores los cruzan a exceso de velocidad o porque la señalización presente poco ayuda.

¿Los conos no existirían si los usuarios de la red vial conocieran las normas mínimas de convivencia vial y las autoridades encargadas de actualizar las señales se ciñeran más a las exigencias de nuestra topografía¿, puntualiza Moore.

A veces toca infringirlas
Aunque es cierto que la función de la Policía es hacer respetar las normas, son muchas las inquietudes que les surgen a los conductores respecto a lo que se vive a diario en las carreteras.

La más frecuente es el adelantamiento de vehículos de gran tonelaje, que suelen circular a paso de tortuga y obligan a los más ¿chiquitos¿ a rebasarlos a como dé lugar.

Un sitio crítico: la Línea. Los tractocamiones viajan, uno detrás de otro y a no más de 20 kph, ¿barriendo¿ la berma, mientras una fila interminable de livianos los va pasando a la primera oportunidad.

Si se siguen estrictamente los mandatos del Código Nacional de Tránsito, este cuadro tan común va en contra de una que otra norma:

*La berma invadida por el camión admite únicamente el tránsito de peatones y semovientes, la circulación de vehículos de emergencia y el parqueo provisional de autos varados.
*La doble línea amarilla no les permite adelantar a quienes circulan en cualquiera de los dos sentidos (la Línea es una sola raya amarilla).
*Al circular uno detrás de otro, los tractocamiones infringen la norma, pues el Código de Tránsito prohíbe expresamente ¿armar tren¿ y les exige dejar un buen tramo entre uno y otro para que los puedan rebasar fácilmente.

¿Ese es otro problema de nuestras vías, que se están quedando pequeñas ante el creciente número de vehículos ¿admite el director de Tránsito y Transporte de la Policía-. Nosotros tratamos de que las personas no reciban comparendos en casos como estos, porque la realidad es distinta a lo que está en el papel¿.

Otro ejemplo son las rectas que admiten el adelantamiento (línea amarilla fraccionada), pero que la presencia de conos impide hacerlo. En muchos casos, los conductores se sienten con el derecho a rebasar, y lo hacen al primer descuido de los uniformados. ¿Están infringiendo la norma?

El Código de Tránsito establece jerarquías en cuanto a la señalización vial, así:

1. El agente de tránsito.
2. La señalización temporal (conos o vallas).
3. Los semáforos.
4. La señalización vertical (avisos).
5. La señalización horizontal (pintura sobre pavimento). 

Esto significa que las medidas provisionales establecidas por la Policía de Carreteras tienen prelación sobre las señales de tránsito.

¿Nosotros actuamos siempre teniendo en cuenta estadísticas y cuando vemos que el flujo vehicular desborda lo planeado. Además de mejorar la señalización y controlar la velocidad, los conos y las vallas nos permiten manejar esas rachas de tráfico¿, aclara Moore.

Lo malo de este tipo de medidas tiene que ver con el ¿ritmo¿ de viaje, que se ve interrumpido abruptamente por culpa de elementos ajenos a la carretera. Muchos usuarios se quejan de que, lejos de mejorar la movilidad, los conos contribuyen con el trancón vial y hasta pueden provocar accidentes, en la medida en que toman por sorpresa a quien va manejando. 

Los retenes
Otros actores importantes y relativamente nuevos en las vías son los retenes policiales y militares, que surgieron a raíz de la seguridad democrática implementada por el actual gobierno.

¿Forma parte de lo que llamamos ¿Plan Navidad¿ y se realizan en coordinación con la Policía Nacional y el DAS, con el fin de permitirles a los colombianos una movilización segura -explica el Comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla de León-. Cada cual tiene sus tareas, pero en forma coordinada con las Fuerzas Armadas¿.

Precisamente la directiva 012 del 2004 ¿repartió¿ los principales corredores entre Policía, Ejército y Armada y les asignó diferentes tramos, de acuerdo con el grado de complejidad.

Así, por ejemplo, a la altura de Puentequetame (ruta Bogotá-Villavicencio), los usuarios se encuentran siempre con un grupo del Ejército, mientras que en la zona de los Montes de María advierten la presencia de la Armada y en los corredores de la Sabana de Bogotá pasan por bases móviles de la Policía.  

Actualmente, la Policía Nacional tiene asignados 9.880 kilómetros de los 16.800 que componen la red vial y el resto les corresponde a las dos fuerzas militares, según datos de la Dirección de Tránsito y Transporte de la institución. 

Pero, ¿cómo evitar que esos operativos alteren el tráfico de las carreteras? ¿Hay unas variables que hay que valorar: la comodidad versus la seguridad. Nosotros tratamos de buscar un sano equilibrio para que haya la menor incomodidad posible, sin descuidar la seguridad¿, reconoce el general Padilla.

Según el comandante, sus uniformados detienen vehículos de todo tipo, auque de forma aleatoria para no incomodar el normal flujo vehicular. ¿El uso de tanquetas ha ido disminuyendo lentamente para que no estorben, aunque las mantendremos en algunos sitios críticos¿, añade.

No sobra decir que no solo los conos, los retenes y la señalización son culpables de la reducción de la movilidad: el desconocimiento de las normas y la falta de convivencia vial son determinantes a la hora de un adecuado flujo vehicular. 

Autoridades y concesiones tienen a disposición de los conductores grúas, teléfonos, ambulancias, carros-taller y hasta maquinaria pesada con el fin de garantizarles un viaje rápido y seguro.  

Pero como bien dice el director de Tránsito y Transporte de la Policía, ¿nosotros podemos tener la mejor gente y los mejores equipos, pero si los usuarios de las vías no interiorizan las responsabilidad que les ocupa a cada uno, no estamos haciendo nada¿.


ASÍ FUNCIONA EL ¿PLAN RETORNO¿
¿¿Cómo hace la Policía para convertir una carretera, de un segundo a otro, en una sola vía, sin que se corra el peligro de alguien salga de frente al contraflujo más adelante?¿, es una pregunta frecuente de los usuarios del ¿Plan retorno¿.

Según Luis Alberto Moore, los uniformados realizan esos operativos por oleadas, con el fin de darles paso a quienes necesitan salir de las ciudades y para no interrumpir el tráfico normal de la carretera cuando no se haga necesario.

Para ello analizan el flujo vehicular que llega a los peajes. De la mano de las concesiones, abren todas las casetas de pago para los usuarios del contraflujo, al tiempo que realizan el ¿levantamiento¿ de la vía.

Ese levantamiento consiste en mandar adelante un vehículo de la Policía o de la concesión, que ¿barre¿ la carretera con quienes necesitan ir hacia ¿el otro lado¿. Detrás del último de esos carros, otros uniformados la van bloqueando y les van informando a los que vienen en el contraflujo que tienen toda la calzada para circular seguros.

¿Esas oleadas no son 100 por ciento seguras, no porque pueda salir alguien en contravía, sino porque quienes van subiendo arrancan a toda velocidad, como si estuvieran en una pista de carreras ¿explica Moore-. Nunca hemos tenido accidentes por distracción de quienes pretenden bajar en contravía, pero sí por exceso de velocidad de quienes van subiendo¿. 

Caso distinto es el ¿Plan éxodo¿, que se soluciona parcialmente con los famosos conos y con la prelación de puntos de pago para los que van saliendo de los grandes centros urbanos.


SE VE MUCHO CAMIÓN
La restricción de camiones de 3,5 toneladas o más (sábados de puente, de 8 de la mañana a 6 de la tarde y lunes de puente, de 12 del día a 10 de la noche) permite una mayor fluidez del tráfico.

Esto no quiere decir, sin embargo, que por las 25 vías por donde no pueden circular estos vehículos no viaje ni uno solo. Todo lo contrario. Los conductores particulares han visto cómo, a pesar de ese ¿pico y placa¿ impuesto por las autoridades, son muchos los camiones y carrotanques que andan de un lado a otro, sin mayor problema.

Esto sucede porque los transportadores que llevan productos perecederos o combustibles no están sujetos a la restricción ordenada por la Resolución 4626 del Ministerio de Transporte y porque quienes sí pueden hacerlo se aprovechan de que son ¿ùnicos¿ en la red vial.

¿Dejan represar las mercancías y salen en los horarios en que sus colegas tienen restricción ¿dice Moore Perea-. Aunque están cumpliendo la norma, la incumplen porque arman trancón de camiones, cuando eso es lo que estamos tratando de evitar¿.


¿VIVE COLOMBIA, VIAJA POR ELLA¿
Aunque, a muy buena hora, el Gobierno decidió dejar de utilizar las tanquetas para guiar a los conductores por las vías colombianas, las autoridades viales aún mantienen blindados los corredores turísticos más importantes, dentro de un programa al que llaman ¿Rutas seguras¿. Estos son:

Brisas del Magdalena: Bogotá-Cartagena, desvío a Santa Marta.
Abrazo del mar: Bucaramanga-Cartagena, desvío a Santa Marta.
El sueño de los comuneros: Bucaramanga-Bogotá y viceversa.
Corazón colombiano: Medellín-Bogotá.
Son, sabor y color: Cali-Bogotá.
Aguinaldo boyacense: Bogotá-Monguí.
Tesoros del Caribe: Montería-Paraguachón.
Aires vallenatos: Valledupar-Riohacha.
Cantores de la provincia: Valledupar-Santa Marta.
Ruta del currulao: Cali-Buenaventura.
Edén de Colombia: Cali-Popayán.
Amanecer llanero: Bogotá-Puerto López.
Mopa y los manglares: Pasto-Tumaco.
Vaquianos del Llano: Bogotá-Arauca.
Puertas de la Masona: Neiva-Florencia.
Volcanes del sur: Ipiales-Cali.
Atardeceres gaiteros: Medellín-Coveñas.
Maravillas de Colombia: Bogotá-Cabo de la Vela.
Rumba y sabor: Medellín-Cali.
Bambuco y paisajes arqueológicos: Bogotá-San Agustín.
Sol muisca: Bogotá-Iza.
Razas andinas: Cali-Pasto.
Feria de Manizales: Bogotá-Manizales.
Tango fiestero: Medellín-Manizales.
Ferias de ensueño: Cali-Manizales.
Carnaval de Barranquilla: Montería-Barranquilla.
Paisaje del sol: Valledupar-Barranquilla.


TOP 10 DE LA ACCIDENTALIDAD EN CARRETERAS
1. Invasión de carril.
2. Exceso de velocidad.
3. Imprudencia del peatón.
4. Embriaguez.
5. Imprudencia del ciclista.
6. Fallas mecánicas.
7. Sueño.
8. Impericia del conductor.
9. Superficie húmeda.
10. Imprudencia del motociclista.
Fuente: Dirección de Tránsito y Transporte y Policía Nacional

INTIMIDADES DEL PLAN NAVIDAD
Circularán 7 millones de vehículos (10 por ciento más que diciembre del 2006).
Las vías contarán con 300 nuevos uniformados.
Los uniformados circularán en 369 nuevas motocicletas, tres busetas y siete camiones doble cabina.
La Policía contará con cinco nuevas unidades de criminalística para el levantamiento e investigación de accidentes.
Coomeva donó 22 nuevos puestos de control, con 268 conos, 44 vallas tipo barricada, 34 lámparas ¿flasher¿, 24 resaltos, 44 paletas ¿pare-siga¿ y 34 linternas patrulleras.
*Cualquier queja o anomalía, marque en su celular #767 o escriba a areaseguridad@gmail.com.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.