Así está el panorama del robo de accesorios de vehículos en Bogotá

El mercado negro de lujos y accesorios volvió a poner de moda que en ciertos semáforos y calles le desvalijen el carro.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Como hace 25 años, ya no se puede pasar por ciertos puntos de la ciudad, sobre todo algunos semáforos, como el de la calle 63 con Caracas, o la calle 19 con 13, sin que algún ¿vivo¿ le quite la tapa de la gasolina, un emblema o un bocel.

Incluso, una de las marcas más afectadas es Renault, con sus modelos Clio, Twingo, Logan, Symbol y Megane, a los cuales les roban las tapas que cubren el tanque de la gasolina.

Los delincuentes se las comenzaron a robar porque vieron que era un negocio redondo hurtarlas y venderlas por 50 mil pesos en algunos almacenes piratas del sector de La Playa y del 7 de Agosto.

Como en los concesionarios la tapa valía unos 100 mil pesos y la pintada de la pieza aproximadamente 50 mil, darla por menos de la mitad generaba el círculo vicioso, gracias a algunos usuarios que preferían ahorrarse una platica y comprar el ¿segundazo¿, que no era otra cosa que otra tapa robada, de las mismas características de la suya.

Casos reales
Un lector escribió a EL TIEMPO una carta quejándose de que a su Clio le habían robado la tapa de la gasolina. La víctima fue al sector de La Playa y compró una idéntica, tan sospechosamente parecida que resultó ser la misma que le habían robado, pues la identificó por unas marcas especiales que le había hecho.

Otra persona entró a un parqueadero ¿su carro ya sin la tapa¿, y el funcionario del establecimiento le dijo que se la conseguía por 50 mil pesos. ¿Yo me negué rotundamente, pues prefiero pagar otra vez por una nueva y legal que continuar con este círculo vicioso y comprar robado¿, dice el afectado, quien prefirió mantener su nombre en reserva.

La solución, antes de la semana pasada era, al mejor estilo del adagio popular, ¿vender el sofá¿, es decir ponerles ¿por 40 mil pesos¿ una cerradura especial a las tapas para que fuera más difícil arrancarlas.

Ante el número de quejas de los usuarios pidiendo que tanto las autoridades o las marcas hicieran algo para frenar esta ola de robos, Sofasa-Renault decidió rebajar el costo de las mencionadas tapas a 34.800 pesos, incluido el IVA, y así desestimular el hurto de esos elementos.

¿La estrategia consiste en disminuir significativamente el costo del repuesto, de su pintura y de su instalación con el objetivo de desestimular esta práctica ilícita¿, dice el comunicado de Sofasa-Renault, en asocio con su red de concesionarios.

Qué dice la policía
EL TIEMPO habló con el comandante de la Policía de Bogotá, el coronel Rodolfo Palomino, y dijo que lo que las autoridades están haciendo es realizar operativos sorpresa por lo menos una vez a la semana sobre los sectores en los que con mayor frecuencia se venden autopartes robadas, como son el 7 de Agosto, la Estanzuela (La Playa) y un sector en el área del barrio Venecia, al sur de la capital.

El operativo consiste en visitar aquellos locales sospechosos de comercializar partes robadas, se les inspecciona la mercancía y se coteja con la respectiva factura. ¿Autoparte sin factura, autoparte que se incauta¿, afirma el coronel Palomino.

El comandante también hizo referencia al carrusel de partes robadas que se forma a partir de un carro que es dado en pérdida total, ya sea por hurto o accidente: ¿Ese carro lo desguazan y distribuyen sus partes en el mercado de los repuestos usados¿, comenta. Y agrega: ¿En ocasiones un mismo repuesto, por ejemplo la tijera de un carro, lo venden varias veces¿.

También explica que los robos de estos elementos en los semáforos y en las calles reflejan un grave problema social, y es que estos ladrones lo hacen para cambiar dichas partes por drogas.

RECOMENDACIONES
Finalmente, el comandante de la Policía recomienda a los usuarios ponerles a los elementos que más se roban, como ¿stops¿, copas de rines, espejos, emblemas y tapas de gasolina, algún tipo de dispositivo de seguridad para que no sea tan atractivo.

Sugiere también marcar dichas partes con el número de la placa del vehículo para que sea menos fácil de comercializar.

Palomino dice que por parte de la policía fortalecerán los registros de datos sobre los almacenes sospechosos y continuarán con los operativos sorpresa en los locales de venta de repuestos de segunda.

También invita a la ciudadanía a no comprar repuestos usados, por riesgo de convertirse en parte de la cadena de ese mercado ilegal.
Finalmente, de manera ideal comenta que en Colombia se debería adoptar una medida que ha funcionado bien en México, y es que cada concesionario reponga el repuesto robado sin cobrarle al cliente, de tal forma que estos elementos pierdan valor en el mercado ilegal: ¿El ladrón de una de estas partes se encartaría, pues nadie se la compraría¿, puntualiza.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.