¿Qué pasa con las acciones preventivas en carretera?

¿Qué pasa con las acciones preventivas en carretera?

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

¿En los últimos tres años, los accidentes de tránsito han dejado a su paso alrededor de 5.400 personas muertas al año; sin que se observe una reducción significativa como la que se venía presentando a partir del año 1998, cuando la cifra llegaba a 7.607 personas muertas.

Son más de 2.000 personas las que evitaron morir en accidentes viales, entre  1998 y el 2004, que no obstante llegaron a disminuciones estadísticamente insignificantes.

Tales reducciones obedecen a un esfuerzo solitario que comenzó en 1996, cuando el legislativo le confío al sector asegurador la administración de unos recursos que los colombianos aportan cuando compran el seguro obligatorio de accidentes, y le asignó la tarea de la prevención vial, a la cual se le sumaron algunas administraciones locales

Hoy, 12 años después, las reducciones se han frenado, y los peatones siguen atravesándose por cualquier parte y pereciendo por el afán, el descuido y la pereza.

Los motociclistas continúan muriendo de manera alarmante y creciente y se han convertido en los mayores autores de atropellos (21,6 por ciento de total); el 21 por ciento de las muertes se produce por exceso de velocidad y el 10 por ciento por embriaguez. Las lesiones no fatales tuvieron un incremento del 6,4 por ciento el año pasado respecto a las del 2005, al pasar de 35.597 a 40.114.

Aquí caben las preguntas: ¿Se acabó la creatividad y el conocimiento? ¿Por qué la población no responde a las acciones de prevención, si es que las hay? ¿Qué sucede? ¿Por qué las cifras no ceden? ¿Qué fenómenos se suman a la problemática? ¿Qué las ha estancado? ¿Es necesario modificar las acciones preventivas adelantadas hasta el momento para conseguir mejores resultados o hemos dejado de hacer algo que hacíamos bien?

Decisión de la gente

En la violencia vial, a diferencia de la violencia política, todos podemos intervenir y tomar decisiones positivas para reducirla. Las pérdidas en vidas humanas en el conflicto armado son cerca del 38 por ciento ¿2.068 personas muertas¿ de las que deja la violencia vial.

Ninguna de estas muertes debería ocurrir, pero debemos pensar que en esa misma forma, con esa decisión de Estado, con ese mismo valor y entereza, hay que afrontar el problema de la accidentalidad en el tránsito (¿). 

Es el momento de pensar en una cruzada nacional alrededor de una política de estado; debe existir un liderazgo claro del gobierno en la gestión de la seguridad vial, con acciones plasmadas en planes nacionales, departamentales y locales, sujetos al escrutinio de los entes de control, de las veedurías ciudadanas, y a la rendición de cuentas, para que no se queden escritos.

*Artículo enviado por el ingeniero Jorge Humberto Rozo Gómez, especialista y consultor en prevención y seguridad vial.

PRIMERO LA EDUCACIÓN 

Hay que partir de la familia como núcleo de la sociedad y donde se concentran los grupos objetivos de la prevención: escolares, estudiantes universitarios, empleados y obreros, independientes, ejecutivos y directivos, y hasta los desempleados; cada uno jugando su rol en el tránsito. 

¿Cómo llegar con el conocimiento y la información? A los estudiantes, a través de las instituciones educativas; a los empleados, por intermedio de los patronos, y a todos por medio de la comunicación masiva con creatividad.

El conocimiento y las buenas prácticas deben partir del hecho que la seguridad vial es el resultado de la interrelación entre el comportamiento adecuado de los usuarios, el diseño apropiado y buen estado de la infraestructura vial, y el funcionamiento óptimo del vehículo, bajo condiciones normales del medio ambiente, que unidos confluyen en la ausencia de riesgo o daño.

Hay que construir el conocimiento en tránsito y seguridad vial en escuelas y colegios. No se entiende por qué las instituciones educativas no asumen esa responsabilidad sin vacilación e incluyen dentro de sus programas educativos la educación en tránsito y seguridad vial. ¿Será que no vale la pena la muerte de 380 niños menores de 15 años que perdieron la vida en accidentes de tránsito durante el año 2006, 193 en su condición de peatón?

El Estado debe controlar y exigir la expedición de la licencias de conducción; introducir las auditorías de seguridad vial a los proyectos viales y no construir vías inseguras; ejercer el control policivo y aplicar el rigor de la Ley a aquellas personas que hagan caso omiso de las recomendaciones de prevención y no acaten las normas.

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.