Pasión por los autos del creador de Tintín, en un libro

Hergé era fanático por los carros deportivos y de. En sus páginas aparecen carros de todos los gustos y épocas.

Redacción Motor

05:17 a.m. 04 de mayo del 2012

Cuando aparecieron los primeros trazos de las aventuras de Tintín, su creador, un joven de 22 años, fotógrafo e ilustrador del diario Le XXéme Siécle de Bruselas (Bélgica), tan solo podía acceder a los vehículos cuando se asomaba por la ventana de su casa o caminaba por las calles de la ciudad.

Eran tiempos de vacas flacas, o mejor, de sueldos bajos, pero cargados de motivaciones como viajar y, por supuesto, comprar carro. Quizá por ello decidió emprender un periplo alrededor del mundo a través de Tintín y su mascota Milú, y tal vez también por ese motivo les dio tanta relevancia a los vehículos en sus páginas.

"Ellos tienen que moverse rápidamente y de forma segura", habrá pensado en aquel entonces. Georges Prosper Remi, conocido artísticamente como Hergé, era un amante de los vehículos deportivos y de lujo, especialmente de los italianos, que lo atraían por sus diseños y glamour.

Eso lo motivó a 'montar' a Tintín en cuanto 'fierro' le llamara la atención, aunque con una gran ventaja que no tienen el común de los mortales: ninguno le pertenecía al reportero. El aventurero los pedía prestados o eran alquilados y hasta robados por él, sin que nadie se atreviera a cuestionarlo.

Según el libro Tintín, Hergé y los coches, traducido por la editorial Zendrera Zariquiey de Barcelona (España), en los libros de Tintín se pueden identificar, al menos, 69 modelos de diferentes marcas y orígenes, desde el Ford T hasta el Lincoln Continental, y otros emblemáticos como Porsche, Mercedes-Benz, Lancia, Triumph, Jaguar, Cadillac y Citroën.

También camiones, buses, taxis, grúas, remolques y hasta el vehículo de guerra de El loto azul pasaron por la pluma de este genio de la ilustración que cumplió el sueño de 'conducir' cuanto vehículo quiso gracias a las peripecias de Tintín y su fiel Milú y personajes como el capitán Haddock, Hernández y Fernández y el profe Tornasol.

Algunos de los carros:

Ford T: 'Tintín en el Congo'
Lincoln Torpedo Grand Sport: 'Los cigarros del faraón'.
Willys CJ: 'Objetivo: la luna'.
Cadillac Fleetwood convertible sedán: 'Tintín en el Tíbet'
Opel Olimpia Cabriolet: 'El cetro de Ottokar'.
Ford V8: 'Las 7 bolas de cristal'
Volkswagen Transporter: 'El caso Tornasol'.
MG 1100: 'La isla negra'.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.