Los peatones son los más vulnerables, de cada 10 personas que mueren en accidentes de tránsito, tres son peatones

Incluso un conductor cuando se baja del vehículo se convierte en peatón. Todos somos peatones y, si continuamos comportándonos como hasta el momento, la probabilidad de morir en un accidente de tránsito es muy alta.Estas son algunas cifras de accidentados en la vía que van a pie.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

De cada 10 personas que mueren en accidentes viales tres son peatones; el 31,5 por ciento del total de las muertes en esas circunstancias, mientras que el 21,7 por ciento de los heridos ocurridos en el país hacen parte de este grupo de la población. 

Género y edad

El índice de muerte de peatones hombres es casi tres veces el de las mujeres. El año pasado perecieron en accidentes de tránsito 1.278 y 448 hombres y mujeres, respectivamente. Como es de esperarse, la mayor parte de estas muertes corresponde a personas económicamente activas entre los 18 y 59 años, quienes acumulan el 47 por ciento del total.

Sin embargo, se distinguen dentro del total de muertes dos grupos que requieren especial atención: los niños, con el 11 por ciento, y los adultos de 60 años en adelante, con el 40 por ciento. Si se incorporan en el primero los jóvenes entre 15 y 17 años, la cifra supera el 12 por ciento. Entre niños y adultos se concentra un poco más de la mitad de las muertes de peatones.

Zona de ocurrencia

Los atropellos fatales no son exclusivos de las áreas urbanas, aunque éstos prevalecen, con el 80 por ciento (1.387) del total de muertes; un no despreciable  18 por ciento (304) se produce en carreteras y áreas rurales.

Tipo de vehículos y clase de servicio

Según las cifras, los motociclistas se han convertido en los principales autores de los atropellos; el conflicto entre moto y peatón (el peatón que se atraviesa por cualquier parte de la calzada y el motociclista que circula entre carriles y vehículos) dejó el año pasado 372 peatones muertos, lo que representa el 21,6 por ciento del total.

Le siguen los automóviles, con el 20 por ciento (346 peatones), incluidas 91 muertes ocasionadas por conductores de taxis.
El transporte colectivo de pasajeros (buses, busetas y microbuses) se vio involucrado en la muerte del 15 por ciento (260) de los peatones y el de carga en el 11 por ciento (192).

Escolaridad

Es triste comenzar con esta cifra, pero 16 (9,3 por ciento) de los peatones muertos durante en año 2006 cursaban el preescolar; la cuarta parte tenía estudios primarios, la mitad de ellos completos; tan solo la décima parte tenía educación secundaria parcial o total, y un 2 por ciento era técnico o había cursado la educación superior.

Si no se incluye dentro de la educación escolar el comportamiento en el tránsito, es muy probable que esta situación no cambie.

Ocupación

Hay una larga lista de ocupaciones de los peatones muertos en calles y carreteras del país, pero se destacan dentro de ellos las amas de casa y las personas dedicadas al hogar, con 198 muertes; los estudiantes, con 134; los agricultores, con 101; los pensionados, con 87; de oficios varios, con 62; comerciantes, con 59; vendedores ambulantes, con 58; empleados, con 55; obreros, con 38; indigentes y recicladores con 30; conductores, 28; mecánicos, 20; loteros, cinco; además de los desempleados que dejan su cuota importante de muertes, con 65 casos.

Estas cifras identifican los grupos de población hacia quienes se deben dirigir las acciones de prevención; hay una estrecha relación entre la escolaridad, las ocupaciones y la muerte de los transeúntes, así como la necesidad de que los patronos intervengan en la sensibilización de sus empleados para la interiorización de comportamiento previsivos. 
Jorge Humberto Rozo Gómez es especialista y consultor en prevención y seguridad vial. jorgehrozog@gmail.com

CONDUCTAS RIESGOSAS

Se ha establecido con claridad que los peatones con mucha frecuencia caminan por fuera del andén (75 por ciento); cruzan sin usar los puentes ni los pasos peatonales (69 por ciento); cruzan por la mitad de la cuadra (64 por ciento); suben y bajan del bus lejos de los andenes (62 por ciento); esperan el bus fuera del andén (52 por ciento) y cruzan sin mirar a ambos lados (48 por ciento), dentro de las más representativas. Pero también se ha establecido que más del 90 por ciento considera las anteriores conductas sumamente peligrosas.

FACTORES DE RIESGO

Estas conductas ¿en su mayoría¿ los peatones las justifican así: por el afán (75 por ciento), por distracción (12 por ciento) y por pereza (9 por ciento). ¿Qué hacer para que ellos antepongan el cuidado de su vida a la prisa, se fijen al pasar y dejen de ser perezosos? Hay que decirles de manera clara, sin interpretaciones, qué hacer y cómo hacerlo.

El uso continuo de los medios de comunicación masiva, apoyados en acciones de control e intervención en la calle, son un buena alternativa; además si se complementan con acciones en las empresas, el efecto va a ser mejor.

PATRÓN DE LA ACCIDENTALIDAD VIAL DE PEATONES

Con esta información, que se ha venido presentando recurrentemente, es posible crear un patrón que permita diseñar acciones de prevención y controlar los factores de riesgo:
Como buena parte de la población tiene un empleo formal, hay que acudir a la responsabilidad social de las empresas para emprender acciones informativas y desencadenar en los empleados comportamientos seguros en el tránsito.

Los niños son un grupo afectado por los accidentes; se requiere una participación decidida de las instituciones educativas y de la familia.

Los adultos mayores necesitan más cuidado familiar y la intervención de las asociaciones de pensionados, y de las entidades prestadoras de salud para el desarrollo jornadas de información sobre el riesgo de los accidentes de tránsito con respecto a la edad. 

Hay que llegar a las amas de casa a través de sus gustos, aficiones, o sitios que frecuenta, como las telenovelas, la radio, las tiendas, el supermercado y los productos que consume.
Una buena proporción de estudiantes está afectada por los accidentes de peatones; por ello hay la necesidad urgente de la formación en tránsito en los distintos niveles de educación y eso está en manos de las instituciones educativas.

El comportamiento en la vía debe ir dirigido a los grupos de vendedores ambulantes.

Debe existir un escenario para llegarles a los peatones en las juntas de acción comunal y las parroquias.
 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.