Bogotá: Pedaleando sin control

La bicicleta como medio de transporte parece estar acelerando a un ritmo mayor del que el Distrito puede controlar, tal como ocurrió con las motos.

Por Redacción Motor

12:42 p.m. 16 de febrero del 2018
Pedaleando sin control

Pedaleando sin control

No hay duda de que una de las principales intenciones de esta administración es que la mayor parte posible de las personas en Bogotá se movilice en bicicleta. Sin embargo, parece que la ejecución de soluciones reales para proteger a quienes lo hacen, y sobre todo la cultura vial que esto requiere, no están pedaleando al mismo ritmo.

El 21 de octubre de 2016 se firmó la Ley 1811 “Por la cual se otorgan incentivos para promover el uso de la bicicleta en el territorio nacional y se modifica el Código Nacional de tránsito”. Una de las modificaciones, por ejemplo, se centró en que los ciclistas deben ocupar un carril.

Dada su vulnerabilidad en la vía es apenas lógico que se busque protegerlos lo más posible, ya sea por medio de ciclorrutas, bicicarriles o incluso vías compartidas donde tienen prelación. Decisiones que no siempre son bien recibidas por los usuarios de otros medios de transporte, pues el espacio que les quitan no es aprovechado por quienes se quiere beneficiar. Es decir, los usuarios de bicicleta no están usando los carriles o vías exclusivas que se han dispuesto para ellos.

Por tal razón es que el descontento de los conductores de vehículos particulares no es infundado. Toda la señalización e infraestructura que se ha dispuesto para los ciclistas, que en casos como el de los bicicarriles desemboca en una reducción de las calzadas para vehículos, seguramente ha sido costeada con el dinero de los impuestos que pagan los propietarios de estos últimos.

Otorgarle privilegios a quien decida utilizar la bicicleta como medio de transporte por supuesto que es válido (¿Por qué no habría de serlo?), pero así como piden respeto lo mínimo sería que los demás medios de transporte reciban el mismo trato por parte de ellos. Además, si supuestamente son ‘héroes cívicos’, no deberían centrarse únicamente en su propio beneficio sino en el general de la movilidad de la ciudad.

Pedaleando sin control

.

Ser “la solución” o una alternativa de transporte no puede llegar al punto de entorpecer al resto del tráfico, así como tampoco debe traducirse en una supremacía vial.

Lo que esto nos dice, o demuestra, es que por encima de las alternativas que se quieran ofrecer para sortear la colapsada movilidad capitalina debe haber una fuerte inyección de cultura vial y ciudadana. Y para complementarlo, tal como ocurre con los demás medios de transporte, debe haber un fuerte control por medio de las autoridades para buscar que cumplan las normas.

Sin embargo, estos controles parecen brillar por su ausencia. Aunque en algunos ‘Patios’ se suelen encontrar bicicletas inmovilizadas que nunca han sido reclamadas por sus propietarios (y que seguramente nunca lo harán), no se ven, por ejemplo, retenes exclusivos para bicicletas como sí se ven para motocicletas. ¿Tendrá que ver el hecho que para estas últimas prácticamente toda infracción conlleva inmovilización?

El resultado que se ve a diario en las vías es una anarquía total por parte de algunos ciclistas, quienes suelen pedir todo a cambio de poco o nada, con el agravante (aunque alivio para ellos) de que no hay ningún tipo de autoridad pendiente.

Pedaleando sin control

.

Al cruzar puentes deben bajarse de la bicicleta y ‘llevarla en la mano’, pero son pocos quienes cumplen. Se utiliza el dinero pagado por propietarios de vehículos para quitarles espacio en vía e invertir en ciclorrutas, bicicarriles y su respectiva señalización, pero la inseguridad obliga a los ciclistas (dicen ellos) a no usarlas. Piden el respeto y espacio por parte de conductores de otros vehículos, pero rara vez hacen lo mismo por los peatones con quienes comparten andenes. Hacen énfasis en su vulnerabilidad, pero son más los que van sin casco y prendas reflectivas.

Mientras que los ciclistas, o ‘biciusuarios’, pedalean sin control (y casco, iluminación y protección), la falta de cultural vial y ciudadana, así como de soluciones que vayan más allá de las siempre presentes campañas de concientización y señalización en vía, luchan por mantener el ritmo.

Un paso al que solo nos seguiremos alejando (o al menos no acercando) a los objetivos planeados por la actual administración de establecer a la bicicleta como un medio de transporte realmente seguro.

Pedaleando sin control

.

Bicicletas: esto es lo que dice la Secretaría de Movilidad

Contactamos a esta secretaría para conocer cómo han enfrentado a los usuarios de este medio de transporte.

Para conocer qué ha hecho la actual administración para controlar a los ciclistas, así como las cifras de comparendos e inmovilizaciones (si es el caso), contactamos a la Secretaría de Movilidad de Bogotá y esto fue lo que nos contestaron.
En cuanto al tramo de subida al alto de Patios, en la vía a La Calera, el esfuerzo e inversión (de 493 millones 719 mil pesos) se han centrado básicamente en señalización que incluyen tanto señales verticales, pictogramas de bicicletas, demarcaciones de velocidad máxima y zonas escolares, entre otros.

Adicionalmente, la Secretaría también dice haber realizado operativos de control en 2017 para ciclistas en este tramo. Entre los resultados de estos registraron 212 comparendos para ciclistas. A propósito de esto, también nos aclararon que los comparendos a estos usuarios son asociados a la cédula, se puede acceder al beneficio del curso de pedágogico, así como a la impugnación del mismo, y se pueden pagar en los SuperCade.

En cuanto a cifras generales de comparendos, en 2017 los ‘biciusuarios’ sumaron un total de 7.621. Haciendo un promedio, fueron unos 635, así que al compararlo con los 23 que según la SDM se registraron en enero de 2018, o el comportamiento ha mejorado drásticamente o los controles se redujeron en la misma medida.

El (no) uso de prendas reflectivas y luces entre las 6:00 pm y 6:00 am del día siguiente, así como del casco, que según la ley son obligatorios, son las principales causales de comparendos, pero la única infracción que conlleva inmovilización es la A.11, “Transitar por zonas restringidas o por vías de alta velocidad como autopistas y arterias”.

Lea las respuestas completas de la Secretaría de Movilidad.

Noticias recomendadas

Más noticias

Opulencia: Las berlinas del Salón

La gama de gran lujo es de poca rotación por sus costos, pero siempre tiene su clientela. En Corferias hay varias de estas máquinas.

Agenda de actividades a motor

Se vienen la válida final del Campeonato TC 2000 Colombia y la edición 33 de las 6 Horas de Bogotá.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.